Maurice Ferré – Sobre El Anexionismo

Maurice Ferré – Sobre El Anexionismo

Lo del anexionismo es relativo. El territorio puertorriqueño fue “anexado” en 1898. El status ciudadano fue determinado con la ciudadanía estadounidense otorgada en 1917. Pero la ciudadanía que nos dieron a los puertorriqueños no fue con todos los derechos, porque la Constitución de EEUU otorga algunos derechos a través de los estados federados. La historia de EEUU ha sido una continua batalla entre los 50 estados soberanos y la Unión (singular), el país como estado

Maurice Ferré

Maurice Ferré

nacional soberano: los Estados Unidos vs. Estados Unidos.

Los puertorriqueños que residen en la Florida, ya 750,000 y los más de 4 millones que vivimos en los 50 estados, sí tenemos la plenitud garantizada por la Constitución. No así los 3.75 millones de conciudadanos de la Isla.

La pregunta fulminante es si el anexionismo del futuro estado 51 de la Unión conlleva la anexión cultural. Si se juzga por el pasado, la respuesta es sí: Nuevo México, California, Arizona, Hawai. Todos esos antes territorios cedieron su previa cultura y asumieron la cultura prevaleciente anglosajona de la Unión durante los cien años de anexionismo norteamericano. La pregunta sobre si la Constitución sigue la bandera, aunque el Tribunal Supremo falló que no, aún es ambigua. Pero, en cuanto a nosotros los puertorriqueños, ya no tiene importancia. Lo importante no son los cinco votos decisivos del Tribunal Supremo, sino la opinión de los votantes del territorio de Puerto Rico, y luego la determinación del Congreso de EEUU.

Todos los tratados o acuerdos con el Congreso norteamericano del pasado se referían a la anexión del territorio y de sus habitantes a Estados Unidos. La única excepción a esta regla fija fue el Tratado de París de 1898, donde EEUU asume el título propietario del territorio de Puerto Rico y deja en veremos los derechos civiles y el status político. El comentarista constitucionalista Abbott Lawrence Lowell, en su artículo de noviembre de 1899, del Harvard Law Review, usa a las Islas de Guano (hoy parte de Ecuador) como punto de referencia a Puerto Rico. Es decir que una cosa es poseer y otra es formar parte. Termina Lowell con esta frase final devastadora: “Estas reglas se basan en otros derechos garantizados a los ciudadanos, muchos que son aplicables solo a pueblos cuya evolución social y política han sido cónsonas con las nuestras”. Así pensaban en el Washington de fin de siglo.

La pregunta contemporánea entonces sería, si después de 113 años de tutelaje y evolución social y política, Puerto Rico es hoy cónsono con los 50 estados.

Como el Estado Libre Asociado (ELA) ha sido por casi 60 años dominante en la historia de Puerto Rico, colonia o no, constitucional o no, es imposible ignorarlo. Es decir, ningún plebiscito que ignore al ELA tendrá validez en Washington. Si el problema es el ELA, no hay otra salida para Puerto Rico hasta que la Estadidad derrote en un plebiscito al ELA. Las recomendaciones de buena fe de los comités de agencias nombrados por los presidentes George W. Bush (2005) y Barack H. Obama (2010) para recomendar solución al status político de Puerto Rico, sencillamente incluyen las realidades constitucionales, pero no las pragmáticas. Que pongan todas las opciones en un referendo: estadidad, independencia y estadolibrismo. Si insisten en un segundo plebiscito, que sea el segundo referéndum entre las dos que logren más votos. Eso sí, los dos plebiscitos, uno detrás del otro, antes de noviembre del 2012. La estadidad ganará.

l gobernador de Puerto Rico en el 2013, si gana la estadidad el plebiscito, tendría que convocar una constituyente para redactar la constitución del estado 51. En esa constituyente se protegerá nuestra cultura. Después de ser aprobada, la constitución se sometería a la aprobación del pueblo puertorriqueño y conjuntamente comenzaría el proceso partidista de seleccionar dos senadores federales y cinco (o seis) congresistas con voz y voto, según el plan Tenesí. Esto se convertirá en tema candente para la elección presidencial del 2016. Para entonces el voto hispano será determinante en una docena de estados.

La obra importante de los puertorriqueños pro estadidad dentro de seis años será en esos estados de la Unión que determinarán no solo la entrada del primer (y único) estado hispano de la Unión norteamericana, sino las condiciones de esa entrada.

La anexión de Puerto Rico a Estados Unidos ya ocurrió hace mucho tiempo. Lo que falta es la igualdad ciudadana que según la constitución solo se puede otorgar a través de la estadidad. Esto dependerá mucho más de Puerto Rico que de Washington.

Ex alcalde de Miami.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/