Los peligros del poder

Los peligros del poder

30 de marzo de 2012 – Opinión – 

“Si el PNP gana las próximas elecciones podrían sentarse las bases para convertirse en un partido hegemónico. De suceder, podría caer en los mismos excesos que el PRI y el PPD”

SUMINISTRADA

Mario Ramos Méndez

Historiador

Buscando en mi biblioteca, encontré un coloquio celebrado en México en 1990, titulado: ‘El Siglo XX: la experiencia de la libertad’donde los panelistas, entre otros, eran Enrique Krauze, Octavio Paz y, el hoy Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa. Este último afirmó que México era la “dictadura perfecta”, y no una “dictablanda”, como en broma sugirió el propio Krauze. Las características, según Vargas Llosa, eran un partido inamovible, una retórica que lo justifica todo, el reclutamiento de intelectuales, se presenta de manera camuflada como un partido de izquierda, concede espacio a la crítica si le conviene, hace concesiones a los opositores, que a fin de cuentas son ficticias y siempre tiene una demagógica justificación para las desigualdades sociales.

A Vargas Llosa le reacciona el sabio mexicano, Octavio Paz. Este afirma que “lo de México no es dictadura, es un sistema hegemónico de dominación, donde no han existido dictaduras militares. Hemos padecido la dominación hegemónica de un partido”. Con esto Octavio Paz significó que bajo un sistema democrático de elecciones libres no puede haber dictadura, aunque sí puede haber autoritarismo. Por más de 70 años México tuvo un sistema de partido hegemónico que hasta el mismo Enrique Krauze llamó “La Presidencia Imperial”. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) dominó cómodamente la política mexicana sin amenaza de oposición alguna. Eso llegó a su fin en 2000 con la elección de Vicente Fox.

Puerto Rico tuvo una experiencia análoga a la de México. Desde 1940 a 1968 fue gobernado por un solo

Vargas Llosa, Alvaro

partido que en cada elección sacaba, no menos, del 60% de los votos emitidos en las urnas. Siempre ganó todos los distritos senatoriales y representativos. Igualmente los municipios, con excepción de 1948 y 1960, que perdieron a San Lorenzo a manos del Partido Estadista Republicano. Por eso le llamaban a este pueblo el Estado 51.

La gobernación del Partido Popular durante estos años fue hegemónica. Partido y Gobierno era, prácticamente, lo mismo. Los pocos espacios de libre expresión que había eran concedidos por el aparato gubernamental a su pura conveniencia. El PPD, como el PRI en México, reclutó a intelectuales, pintores, artistas y escritores y los colocó en la Universidad de Puerto Rico y en las agencias del Gobierno: Instituto de Cultura; Canal 6 y División de Educación de la Comunidad del Departamento de Instrucción Pública. Incluso, hasta se llegó a hablar de un supuesto ‘cuerpo místico’ del Partido Popular.

Durante estos años de gobierno Popular hubo excesos contra toda oposición política que fuera una amenaza para la conservación del poder y la estabilidad política del partido. Los independentistas fueron perseguidos a mansalva y cuando su partido no quedó inscrito, les tocó el turno a los estadistas. En el trayecto tuvieron un fuerte enfrentamiento con la Iglesia Católica (Véase a Carlos Mendoza Acevedo, El Partido Acción Cristiana en la política puertorriqueña (1959-1965)).

Todo se dio, no solo por la arrogancia del poder de los líderes del Partido Popular de esos años, sino por la ausencia de un sistema de frenos y contrapesos que sirviera de renovación, al menos, en las ramas ejecutiva y legislativa. Recordemos que, de manera absoluta, el Partido Popular controló durante todos esos años las tres ramas de gobierno; que incluye la judicial también, y que hasta el día de hoy sigue bajo su dominio, aunque no absoluto, pero sí administrativo. De igual manera, controló los municipios con sus legislaturas municipales. Fue un poder hegemónico como nunca se ha visto en la historia política de Puerto Rico.

Cuando el Partido Popular pierde las elecciones de 1968 a manos del Partido Nuevo Progresista la realidad sociológica puertorriqueña no distaba mucho de 1940. Había arrabales, las desigualdades sociales seguían siendo enormes y los niveles de pobreza y de desempleo eran igualmente altos. Había mayor riqueza, pero no había justicia social. Por eso, la retórica institucional de que la pobreza y la desigualdad fueron erradicadas bajo el ELA es una falacia de las más grandes.

A partir de 1968, comienzo de la política moderna en Puerto Rico, el PNP ha ganado más elecciones que el Partido Popular y las que perdieron fueron por divisiones internas o por la corrupción, como las de 2000. El PNP ha rebasado la cifra del millón de votos en dos ocasiones: 1996 y 2008. Por lo que nos muestra la historia, si el PNP gana las próximas elecciones podrían sentarse las bases para convertirse en breves años en un partido hegemónico. De esa manera, le sería más fácil cambiar la historia en términos de status. De suceder, podría caer en los mismos excesos que el PRI y el PPD, en sus momentos. El PNP todavía no ha superado el síndrome de la corrupción, aunque Fortuño ha enfatizado la limpieza en su gobierno y el respeto por la moral pública.

La única manera para el PNP evitar los excesos una vez su cualidad de partido hegemónico sea consumada es, desde ahora, limitar los términos de los puestos electivos, mejor que reducir el tamaño de la Legislatura. De esa manera se estarían creando los frenos y contrapesos reales que una situación como esa necesita.

Comentarios a: marioramosmendez@yahoo.com

Posesión de ayer: la nacionalidad cultural en la estadidad.

Por: Mario Ramos Méndez / ISBN: 1-932271-87-2
Precio: $20.00
www.editorialislanegra.com

El libro de Mario Ramos Méndez, “Posesión del Ayer: la nacionalidad cultural en la estadidad”, va a abrir muchos ojos en Puerto Rico. Más importante, creará conciencia. El libro, meticulosamente investigativo, nos recalca la puertorriqueñidad de los líderes republicanos y estadistas tradicionales de nuestro pasado. Decía mi tío, Luis A. Ferré, (QPD), “Mi nación es Estados Unidos y mi patria es Puerto Rico”. La historia puertorriqueña está repleta de profundo sentir patriótico por múltiples estadistas, desde el Dr. José Celso Barbosa hasta Ferré. La obra intelectual de Mario Ramos Méndez validará este sentir histórico.
–Maurice A. Ferré
Finalmente, Mario Ramos nos trae a las posturas de fin de siglo. Retrotrayéndose a 1984, su relato reintroduce la tesis del Estado Hispano, pertinente hoy a principios del siglo XXI. El autor concluye significando el nacionalismo cultural del movimiento anexionista por 100 años. La estadidad, concluye, con acento puertorriqueño, así fue y así siempre será. Es su esperanza. Sustenta esa esperanza con proficiencia profesional que incluye más de treinta páginas de citas bibliográficas para cada capítulo y una extensísima y detallada bibliografía que sé, él se ha leído con fruición. Me honro en prologar este libro porque ha descompuesto nuestro tradicional circo de tres pistas políticas para recomponer una sola pista para todos los sectores: EL PUERTORRIQUEÑISMO.
–Juan Manuel García Passalacqua, 2006
Mario Ramos Méndez, nació el 17 de septiembre de 1960 en Ponce, Puerto Rico. Completó un Bachillerato en Filosofía en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, y una Maestría en Historia en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Actualmente estudia Derecho en la Universidad Interamericana de P.R. Fue incluido en el libro Poetas de Yauco: Antología (1991) y en el libro Poetas y Poesía en Yauco (2000). Fue colaborador del mensuario El Cronista, periódico del área suroeste de la Isla. Fue Secretario de la Asociación de Inspectores de Juegos de Azar; panelista del programa radial Análisis Político; miembro de la Organización de Comunicadores y Periodistas Indepen-dientes de Puerto Rico (O.C.P.I.); y miembro del grupo de discusión política Diálogo Interméstico Puertorriqueño, de donde surgió el libro ¿Hacia Dónde va Puerto Rico?: Territorio, Ciudadanía e Identidad. La labor del Diálogo Interméstico Puertorriqueño, editado por Maurice Ferré.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

One Response to Los peligros del poder

  1. Pingback: Camaleónico Punto Verde | Estado51PRUSA.com

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/