La humanidad del héroe

NR – Jugar en las ligas menores es el ELA, jugar en las Mayores es la Estadidad.

La humanidad del héroe

27 de abril de 2012 – Opinión – 

“Esa extraordinaria carrera como jugador de Grandes Ligas ha ido a la par con una silenciosa vida de ser humano ejemplar con corazón lleno de amor al prójimo.”

AP / LM Otero

Lo primero que viene a la mente sobre Iván Rodríguez es su extraordinaria habilidad para jugar béisbol. Nunca antes en la historia de las Grandes Ligas ha habido un jugador que se haya desempeñado en la receptoría con la versatilidad atlética y el dominio de los fundamentos como lo hizo Iván. Por esta difícil posición han pasado extraordinarios peloteros como Bill Dickey, Yogi Berra, Roy Campanella, Johnny Bench, Thurman Munson, Carlton Fisk, Ted Simmons, Jorge Posada, Sandy Alomar, Benito Santiago, Mike Piazza y Jason Varitek. Todos extraordinarios receptores y todos reconocidos como estrellas y jugadores dominantes en su tiempo.

Iván Rodríguez jugó por espacio de 21 años en las Grandes Ligas. En su primer año con los Rangers de Texas apenas tenía 19 años de edad. En esa temporada, Nolan Ryan –leyenda que había acumulado un total de 7 juegos sin hits ni carreras– era todavía lanzador del equipo. Junto a Iván, había otros puertorriqueños en el equipo que se destacaron también como estrellas; entre ellos, Juan ‘Igor’ González, que ganó dos veces el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

La carrera de Iván Rodríguez ha sido de las mejores en la historia, y tal vez la mejor en la posición que él jugó y se destacó durante toda su vida como atleta. Iván jugó la cantidad récord de 2,427 juegos en la receptoría, superando a Carlton Fisk, ahora segundo, quien jugó en dicha posición en 2,226 juegos. Bateó 2,844 hits, colocándose número 43 en todos los tiempos. Quinientos setenta y dos (572) dobles, para colocarse número 20 en la lista de todos los tiempos en ese renglón, también. Por su potente brazo, cosechó un envidiable 46 por ciento en jugadores capturados en intento de robo de base para un total de 661 fusilados en su carrera. Además, cosechó 13 Guantes de Oro, la mayor cantidad en la historia para un receptor, y jugó en 14 Juegos de Estrellas. A eso le sumamos que fue el Jugador Más Valioso en la temporada de 1999 y miembro de los Florida Marlins, que ganaron la Serie Mundial en el 2003. Sin embargo, esa extraordinaria carrera como jugador de Grandes Ligas ha ido a la par con una silenciosa vida de ser humano ejemplar con corazón lleno de amor al prójimo que, tal vez, no tenga igual en nuestra tierra.

Sucede que le habían diagnosticado a mi hermana una extraña condición que, aunque podía ser madre –la maternidad es un estado espiritual que siempre nace en el corazón–, impedía que ella pudiera tener hijos. Son asuntos biológicos que se manifiestan como arcanos en la brevedad de la vida. Luego de sacudir el golpe por la pertinaz noticia, mi hermana y mi cuñado decidieron adoptar un hijo, sin imaginar lo difícil que en Puerto Rico es semejante tarea. Sin embargo, luego que la madeja procesal para la adopción revelara lo tedioso del proceso, gracias a Iván y a Maribel –su primera esposa–, decidieron que el mejor lugar para convertirse en padres era Texas.

La amistad que tanto mi hermana Bruni y mi cuñado Moncho tenían con Iván y Maribel es de solidez tal que las hermosas sorpresas son un complemento de la misma. Cerca el nacimiento del bebé, mi hermana y mi cuñado se enteran que el costo total de la adopción era de $30 mil. Es ahí que Iván sale en su auxilio y ofrece prestarles dicha cantidad. La reacción de Bruni y Moncho fue de hondo agradecimiento, pero de rechazo a la oferta ante la imposibilidad de pago. Todo esto se dio en la casa que Iván había comprado en Miami, pues el héroe boricua había firmado con los Marlins.

Al día siguiente, mientras tomaban el café, Iván Rodríguez le indica a mi hermana que olvidara su preocupación, pues él mismo les regalaría el dinero necesario para que pudieran tener un hijo y sentir el hermoso milagro de ser padres. No está demás decir que Bruni y Moncho estallaron en lágrimas y que la ansiedad se apoderó de ellos, pues son estas las hermosas sorpresas que complementan y describen la verdadera amistad.

Llega agosto del 2002 y había que viajar a Texas a buscar el bebé y llevar los $30 mil. En el comedor de su casa Iván hace el cheque por la cantidad requerida. Bruni y Moncho se van hacia el aeropuerto de Miami y emprenden vuelo hacia Texas. Se van sin hijo, pero regresan como padres y con lágrimas de felicidad. Ese es el milagro de la existencia. Meses después mi sobrino Iván André –hoy pelotero de Pequeñas Ligas– fue bautizado en la Catedral de San Juan. Iván y Maribel son los padrinos. Gracias a ellos, también, yo soy tío. Esa es la humanidad del héroe.

Comentarios a: marioramosmendez@yahoo.com

Posesión de ayer: la nacionalidad cultural en la estadidad.

Por: Mario Ramos Méndez / ISBN: 1-932271-87-2
Precio: $20.00
www.editorialislanegra.com

El libro de Mario Ramos Méndez, “Posesión del Ayer: la nacionalidad cultural en la estadidad”, va a abrir muchos ojos en Puerto Rico. Más importante, creará conciencia. El libro, meticulosamente investigativo, nos recalca la puertorriqueñidad de los líderes republicanos y estadistas tradicionales de nuestro pasado. Decía mi tío, Luis A. Ferré, (QPD), “Mi nación es Estados Unidos y mi patria es Puerto Rico”. La historia puertorriqueña está repleta de profundo sentir patriótico por múltiples estadistas, desde el Dr. José Celso Barbosa hasta Ferré. La obra intelectual de Mario Ramos Méndez validará este sentir histórico.
–Maurice A. Ferré
Finalmente, Mario Ramos nos trae a las posturas de fin de siglo. Retrotrayéndose a 1984, su relato reintroduce la tesis del Estado Hispano, pertinente hoy a principios del siglo XXI. El autor concluye significando el nacionalismo cultural del movimiento anexionista por 100 años. La estadidad, concluye, con acento puertorriqueño, así fue y así siempre será. Es su esperanza. Sustenta esa esperanza con proficiencia profesional que incluye más de treinta páginas de citas bibliográficas para cada capítulo y una extensísima y detallada bibliografía que sé, él se ha leído con fruición. Me honro en prologar este libro porque ha descompuesto nuestro tradicional circo de tres pistas políticas para recomponer una sola pista para todos los sectores: EL PUERTORRIQUEÑISMO.
–Juan Manuel García Passalacqua, 2006
Mario Ramos Méndez, nació el 17 de septiembre de 1960 en Ponce, Puerto Rico. Completó un Bachillerato en Filosofía en la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, y una Maestría en Historia en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Actualmente estudia Derecho en la Universidad Interamericana de P.R. Fue incluido en el libro Poetas de Yauco: Antología (1991) y en el libro Poetas y Poesía en Yauco (2000). Fue colaborador del mensuario El Cronista, periódico del área suroeste de la Isla. Fue Secretario de la Asociación de Inspectores de Juegos de Azar; panelista del programa radial Análisis Político; miembro de la Organización de Comunicadores y Periodistas Indepen-dientes de Puerto Rico (O.C.P.I.); y miembro del grupo de discusión política Diálogo Interméstico Puertorriqueño, de donde surgió el libro ¿Hacia Dónde va Puerto Rico?: Territorio, Ciudadanía e Identidad. La labor del Diálogo Interméstico Puertorriqueño, editado por Maurice Ferré.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/