‘La Nueva Agenda de Status’ es un engaño Parte 1 y 2

NR – Los intelectuales de Puerto Rico, especialmente los Profesores Universitarios que conocen de cerca los Tarjetazos de los AGP’s, están comenzando a pensar en forma realista, racional y objetiva. La Separación es emocionalista (El ELA pone en riesgo la Ciudadanía Americana), y la Estadidad es seguridad y progreso.

‘La Nueva Agenda de Status’ es un engaño Parte 1

13 de junio de 2012 – OpiniónPolítica – 

En un obvio intento electorero por neutralizar la gran derrota y el daño que la predica soberanista le causó en las elecciones del 2008, el PPD aprobó en su asamblea anual ‘La Nueva Agenda de Status’.

EL VOCERO/ Archivo/ Tania Dumas

En un obvio intento electorero por neutralizar la gran derrota y el daño que la predica soberanista le causó en las elecciones del 2008, el PPD aprobó en su asamblea anual ‘La Nueva Agenda de Status’. Esta pretende sustituir –por lo menos hasta después de las elecciones– el compromiso con el ELA Soberano del programa del 2008. Pretende además esconder la realidad de que el PPD está dominado por soberanistas, quienes acomodaticiamente hoy guardan silencio en espera de un triunfo electoral para imponernos su ideología con una amañada asamblea constituyente. La primera oración de la ‘Nueva Agenda’ dice: “el PPD reafirma que el ELA es la opción de status que mejor representa las aspiraciones del Pueblo de Puerto Rico. Bien gobernado por quienes reconocen su potencial, el ELA ofrece las mayores oportunidades de progreso y desarrollo integral para cada puertorriqueño, frente a la Estadidad o cualquier modalidad de Independencia”.

Si “bien gobernado por quienes reconocen su potencial” se refiere a:
• La forma en que lo gobernaron Sila Calderón y Aníbal Acevedo Vilá, quienes gastaron $14 billones en contratos para favorecer a sus amigotes y subsidiar a los directores de campaña, comentaristas radiales y al presente candidato García Padilla.
• El déficit de $3.2 billones que dejó al salir la administración de Aníbal del poder.
• El déficit de alrededor de $300 millones que dejaron en la UPR.
• La quiebra del Sistema de Retiro del ELA.

Si así gobiernan quienes reconocen su potencial… entonces no hay esperanza para el ELA.BENEFICIOS DE LA ESTADIDAD

Continúa afirmando la ‘Nueva Agenda’: “El PPD se reafirma en la vigencia del ELA como cuerpo político autónomo, fundamentado en un pacto de unión establecido en el 1952, basado en el ejercicio de la soberanía del pueblo de Puerto Rico, que no está ni debe estar sujeto a los poderes plenarios del Congreso de Estados Unidos. Reconocemos, sin embargo, que existen diferencias de criterios en el pueblo puertorriqueño en cuanto a nuestra relación política con Estados Unidos”.

La realidad es que lo que existe es la Ley 600, no un pacto. El Informe de la Casa Blanca del 2005 Sobre el Status de Puerto Rico dice lo siguiente: “El 3 de julio de 1950, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley Pública 600 (conocida como la Ley de Relaciones Federales de Puerto Rico) otorgándole a Puerto Rico el derecho de establecer un gobierno y una constitución para la administración interna del Gobierno de Puerto Rico y para asuntos de incumbencia estrictamente local. Esta expresamente reafirma los términos del Acta Jones de 1917. El 4 de junio de 1951, el 75.6% del electorado de la Isla favoreció la Ley Pública 600 en un referéndum. El pueblo de Puerto Rico aprobó una nueva constitución con 80% de los votos en un referéndum celebrado el 3 de marzo de 1952”.

Decir que “no está ni debe estar sujeto a los poderes plenarios del Congreso de Estados Unidos” es un engaño. Todos los informes sobre Puerto Rico de los presidentes Clinton, Bush y Obama reconocen que Puerto Rico es un territorio no incorporado sujeto a los poderes plenarios del Congreso. Esa es la realidad jurídica y constitucional. Señalar que “ni debe estar” es solo un deseo de los que quisieran que así fuera. Pero la realidad es la que es. ¿Acaso pretenden hacernos creer que todos los presidentes y el Congreso con sus recursos legales están equivocados y el PPD está en lo correcto? El Informe de la Casa Blanca de Bush, del 2007, en la página 6 dice lo siguiente:
… “en tanto el Departamento de Justicia (Federal) concluyó en 1959 que Puerto Rico permanece como territorio no incorporado y como se ha señalado antes, el Tribunal Supremo, aunque reconoce que Puerto Rico ejerce una autonomía sustancial bajo el presente sistema de ‘Commowealth’ ha sostenido que Puerto Rico permanece totalmente sujeto a la autoridad congresional bajo la Cláusula Territorial”.

Más adelante señala:“La Constitución de Estados Unidos no permitiría la propuesta de un Nuevo ELA porque la tierra bajo la soberanía de Estados Unidos tiene que ser o un estado o un territorio…si la tierra no está incluida en ningún estado tiene que ser necesariamente gobernada por y bajo la autoridad del Congreso”.

Señala además: “Aunque el Congreso tiene libertad para permitir a un territorio ejercer poderes de autogobierno (como el Congreso ha hecho respecto a Puerto Rico), este no puede restringir la autoridad de un futuro Congreso sobre ese territorio. …un futuro Congreso tiene que tener el poder de desautorizar compromisos contenidos en un acuerdo (pacto) entre el Gobierno federal y uno de sus territorios, independientemente de los términos de ese acuerdo. Así entonces, la propuesta de un nuevo ELA que algunos han sometido contemplando un nuevo status para Puerto Rico no está permitida por la Constitución de Estados Unidos”.Foto del perfil

El Informe de la Casa Blanca de Obama, siendo un poco más diplomático, en la página 28 dice lo siguiente:
“Con la opción de Estado Libre Asociado, Puerto Rico seguiría regido, como lo está ahora, por la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos. El actual sistema gubernamental de Estado Libre Asociado en Puerto Rico tiene origen en un conjunto de medidas promulgadas (caracterizadas, ya sea, como legislación o pacto). Actualmente, Puerto Rico tiene significativa autonomía política local. El Grupo de Trabajo considera que nunca se debe reducir ni amenazar esa autonomía. …conforme a las conclusiones legales a las que han llegado previos informes de Grupos de Trabajo, un aspecto de algunas de las propuestas para un estado libre asociado sigue siendo problemática en términos constitucionales: las propuestas que crearían una relación entre Puerto Rico y el Gobierno federal que no podrían alterarse excepto por mutuo consentimiento. Previos informes de Grupos de Trabajo han tratado este asunto. El gobierno del presidente Obama ha examinado desde una nueva perspectiva el asunto de las cláusulas de consentimiento mutuo y ha concluido que no sería posible poner en práctica dichas disposiciones porque un Congreso futuro podría optar por modificar la relación unilateralmente. (El Congreso también podría optar por aprobar legislación que va en contra de un tratado con un país o aprobar medidas a las que se opone uno o más estados.)”

Continúa señalando la ‘Nueva Agenda’: “Asimismo reconocemos el derecho del Pueblo a decidir el status de su preferencia sin una indebida e impropia manipulación del proceso. Por ello, nos reafirmamos en que todo proceso de status tiene que ser verdaderamente democrático y fundarse en los principios de equidad y trato justo”.

“En marzo del 2011, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio el paso histórico de comprometerse a apoyar “cualquier esfuerzo justo y transparente para determinar la voluntad del pueblo puertorriqueño” (Informe del Grupo de Trabajo del Presidente sobre Status de Puerto Rico, Pág. 26. Ese compromiso lo reiteró durante su visita a Puerto Rico”.

“Desgraciadamente, el gobernador (Luis) Fortuño Burset, el comisionado residente Pedro Pierluisi y el PNP han desaprovechado el compromiso del Presidente. En su lugar, han legislado un proceso plebiscitario que no es ni justo, ni transparente”.

Para determinar la preferencia de status, el Informe de Obama menciona varias opciones: uno o dos plebiscitos, asamblea de status y asamblea constituyente. A pesar de que la Comisión apoyaría cualquier forma para determinar la voluntad del Pueblo, esta tiene una preferencia por un sistema que conlleve la celebración de dos plebiscitos.

La Nueva Agenda de Status del PPD es un engaño (Parte II)

20 de junio de 2012 – OpiniónPolítica – 

El plebiscito legislado por el actual gobierno para el 6 de noviembre contiene dos preguntas en la misma papeleta, lo cual es equivalente a los dos plebiscitos preferidos por la Casa Blanca. En la primera pregunta solicita que se vote si deseamos o no quedarnos como estamos, con el ELA colonial.

El plebiscito legislado por el actual gobierno para el 6 de noviembre contiene dos preguntas en la misma papeleta, lo cual es equivalente a los dos plebiscitos preferidos por la Casa Blanca. En la primera pregunta solicita que se vote si deseamos o no quedarnos como estamos, con el ELA colonial. En la segunda pregunta nos pide que si votamos que no queremos quedarnos como estamos –un voto por el ‘NO’ en la primera pregunta– entonces escojamos de tres alternativas la que preferimos: Estadidad, Independencia o ELA Soberano.

¿Como es que el “proceso plebiscitario no es ni justo ni transparente” cuando se les pone en la papeleta de votación el ELA como está y el ELA Soberano que habían puesto en su programa político del 2008? ¡Que ahora electoreramente hayan recogido vela y quieran definir al ELA de otra forma para tratar de venderle al País una imagen menos separatista y más proamericana que la anterior, es otro cantar!

No podemos olvidar como Alejandro García Padilla apoyó con vehemencia en las pasadas elecciones un programa de gobierno que le propone al País un ELA Soberano, siendo íntimo colaborador de Aníbal en esta tarea. Así como cuando ambos gritaban: “Aquí los que mandamos somos los puertorriqueños”. Tampoco olvidemos como Alejandro ha dicho que quiere la menor intervención posible del Gobierno federal en la Isla, ya que considera a Estados Unidos como un país extranjero con una idiosincrasia muy distinta a la nuestra. El mismo que ha expresado inequívocamente que no quiere el voto presidencial para Puerto Rico. Mientras que el 83% del partido que él preside lo desea.

Continúa señalando la Nueva Agenda: “Previendo lo anterior, el Grupo de Trabajo del Presidente recomendó que si el plebiscito ‘no produce un resultado decisivo a corto plazo, el poder ejecutivo, el Congreso y las partes interesadas en Puerto Rico se esfuercen lo más rápidamente posible para redactar legislación federal (Informe, pág. 36) que proporcione información clara sobre cada opción antes de la votación (Informe, pág. 34) y delinee la serie de pasos que deben darse para que cada una de las opciones de status se haga realidad, sin necesidad de otro acto del Congreso (Informe, pág. 34.) Es decir que sea autoejecutable’. En enero de 2013 el gobernador del Estado Libre Asociado, Alejandro García Padilla, y el comisionado residente, Rafael Cox Alomar, junto a los presidentes de los partidos políticos que representan opciones de status y que deseen unirse a este esfuerzo, le solicitará al Presidente de Estados Unidos que ponga en marcha la recomendación número 7 del Informe del Grupo de Trabajo sobre Status del Presidente e inicie el proceso de redacción de legislación para ofrecerle al pueblo de Puerto Rico la oportunidad de votar por aquellas opciones de status que el Presidente y el Congreso estén dispuestos a ofrecer por legislación autoejecutable. Este proceso habrá de darse en diálogo con todos los partidos políticos y sectores de la sociedad civil, con la Casa Blanca y el Congreso”.

Con esta nueva postura de la Nueva Agenda se pretende crear confusión entre el electorado para producir un resultado falto de claridad que le envié al Presidente y al Congreso un mensaje que los obligue a implantar la recomendación número siete del último informe de la Casa Blanca que señala:

“Si los esfuerzos en la Isla no ofrecen un resultado claro a corto plazo, el Presidente debe apoyar y el Congreso debe aprobar legislación que entre en vigor automática­mente y especifique anticipadamente para el pueblo puertorriqueño un conjunto de opciones aceptables de status que Estados Unidos está comprometido políticamente a llevar a cabo en su totalidad. Esta legislación debe conllevar el compromiso de Estados Unidos de cumplir con la decisión de Puerto Rico (siempre que sea una de las opciones de status especificadas en la legislación) y debe especificar la manera en que se tomaría dicha decisión. El Grupo de Trabajo recomienda que, para fines del 2012, el poder ejecutivo desarrolle, redacte y colabore con el Congreso para poner en vigor la medida propuesta”.

No debemos esperar que nos resuelvan el problema del status desde afuera. La idea de que sea de la Presidencia y el Congreso de donde venga la decisión sobre nuestro futuro político sería una vergüenza, ya que significaría que nosotros no queremos o no podemos tomar una clara decisión respecto a un asunto de vital importancia para esta y futuras generaciones.

Señala la Nueva Agenda:

“Si en un plazo de un año, la Casa Blanca no ha cumplido con su compromiso, entiéndase, que el Presidente no haya presentado un proyecto de ley ante el Congreso para encaminar una consulta en la que Estados Unidos se comprometa a acatar en su totalidad la decisión del pueblo de Puerto Rico, el Gobernador impulsará una Asamblea Constitucional para atender el tema del status. A esos efectos, el PPD se compromete formalmente a legislar para constituir una Asamblea Constitucional de Status”.

Darle un plazo de un año a la Casa Blanca para que actúe y amenazar con una asamblea constituyente es una pretensión irresponsable ya que en estos momentos no se sabe a ciencia cierta si el presidente Obama será reelecto.

Independientemente de eso, el informe de Obama aclara lo que es una asamblea constituyente y las reservas que tiene respecto a esta. En la página 31 del informe de Obama se señala lo siguiente:

“…Sin embargo, si (como se menciona abajo) la legislación del Congreso se compromete a respetar el resultado de una decisión tomada por el pueblo puertorriqueño, se reducen las ventajas de la asamblea constituyente. Cualquier cambio hecho por una asamblea constituyente a las opciones de status mencionadas en la legislación podría invalidar la promesa hecha por Estados Unidos o por lo menos requerir una medida adicional del Congreso que refleje consentimiento de los cambios hechos.

Un desafío adicional a una asamblea constituyente es la selección de delegados para esa asamblea. Los esfuerzos de extensión del Grupo de Trabajo indicaron que habría discrepancia significativa sobre la manera de elegir a los delegados. Sería posible elegir delegados, pero no está claro si ese proceso sería mejor que el concepto del propio plebiscito.

El tipo más común de asamblea constituyente sugerido fue uno que en sí se definirían las opciones de status, que luego se someterían a una votación popular. Con esa estrategia, la asamblea constituyente definiría las opciones de status (o escogería una sola opción a presentarse al Pueblo), desarrollaría un proceso y redactaría la boleta, que luego presentaría al pueblo puertorriqueño, el cual votaría en un referendo. La asamblea constituyente podría realizarse antes o después de una votación por el Congreso que defina las opciones de status. Si la asamblea es antes de la decisión del Congreso, las opciones de status definidas por la asamblea podrían entrar en vigor solamente con la aprobación del Congreso. Si el Congreso no otorga dicha aprobación, es posible que sea necesario volver a convocar a la asamblea constituyente para considerar otras opciones. Si la asamblea constituyente es posterior a la decisión del Congreso, la asamblea podría aprobar las opciones de status definidas por el Congreso o modificarlas, pero cualquier modificación entonces requeriría aprobación adicional por parte del Congreso”.

Imagínese el lector el escenario de un triunfo del ELA Soberano en la consulta plebiscitaria, un triunfo de un candidato que cambia de opinión de acuerdo a como sopla el viento y una asamblea constituyente amañada. ¡Ese nefasto escenario es un riesgo que no nos podemos correr!

************************

EdaLy GL
Aquí recordando lo que Luis Muñoz Marín decía…

“Soy puertorriqueño. Ciudadano de los Estados Unidos. Inmensamente orgulloso de ambas cosas.”

MUÑOZ MARIN PIDE QUE LA ISLA VOTE POR PRESIDENTE

Propone plan a subcomité del Congreso
WASHINGTON, 6 de abril de 1960. (Especial para El Mundo).

Hablando hoy ante el subcomité de lo judicial de la Cámara, el Gobernador Luis Muñoz Marín propuso que el Congreso dé, a todos los ciudadanos americanos residentes en comunidades americanas fuera de los límites continentales, la oportunidad de votar por el Presidente y Vicepresidente de Estados Unidos.
——————–
O sea que como ALEJANDRO GARCIA PADILLA no quiere que votemos por el Presidente de los E.U. <– va en contra de su Líder Mayor LMM … HAY QUE SANCIONARLO Y SACARLO DE LOS PUESTOS QUE TIENE EN EL PARTIDO??

LO DIJO JOHN AYER, AGP TIENE PROBLEMAS DE ANGER MANAGEMENT.
http://youtu.be/2HZgM1ZvFO4
¿¿¿En Serio??? – Así es García Padilla

www.youtube.com

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

One Response to ‘La Nueva Agenda de Status’ es un engaño Parte 1 y 2

  1. Pingback: CENTENARIO DE NUESTRA CIUDADANIA AMERICANA EN 8 DIAS | Estado51PRUSA.com — PR sin USA, No es PR; USA sin PR, No es USA.

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/