El Verdadero Cox Soberanista

NR – Cox (el auto-proclamado como la Reencarnación de Albizu Campos) cree que Estados Unidos es un país extranjero, no tiene fuerza moral para estar hablando de política nacional y tratando de tirar cortinas de humo para tapar el hecho de que en la Colonia estás sujeto a lo que decida el Congreso a nivel Nacional. Cuando tenga la inteligencia para darse cuenta  de que se necesita el Voto Presidencial y Congresistas para tener poder político real, entonces que escojan sus ideales a nivel Nacional y los debatan! Cox cree en declarar la guerra al Congreso, eso es absurdo.

Este Cox (quitenle el Alomar que le conviene) es el mismo que desconoce el funcionamiento del gobierno federal. Cox dijo hace una semana que va a hacer gestiones con Educacion Federal para comprar mas productos de Puerto Rico para comedores escolares. No sabe el petulante que los programas de comedores son administrados y financiados por Agricultura Federal (USDA). Pero nadie en el PNP le contesta los disparates ni a Rafael Cox ni a Alejandro Garcia. Vea La Campaña de la Desesperanza y en el Indice sobre los del ELA Soberano.

Eduardo Kicinski – El problema de Cox Alomar es que se cree superior a los demás y la gente lo percibe. Cuando uno tiene estudios graduados de universidades prestigiosas tiene que recordar que el valor de las personas no se lo da su título, sino los valores que posee.

Cox Alomar exhorta a Pierluisi a denunciar a los republicanos de la Cámara baja

Piensa es muy pasivo ante la votación del miércoles en favor de derogar la reforma federal de salud

POR ELNUEVODIA.COM    8 de julio de 2012

WASHINGTON –  El nuevo esfuerzo de los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos por derogar la reforma federal de salud y poner en peligro cerca de $700 millones adicionales anuales que recibe Puerto Rico en fondos de Medicaid  es otra amenaza para la Isla, según el candidato popular a comisionado residente en Washington, Rafael Cox Alomar.

Los que le ayuden saben que es La Reencarnación de Albizu

“Esto es un ejemplo más para nuestro pueblo de lo que representan los republicanos, aquí en Puerto Rico y en Estados Unidos, porque son iguales”, indicó Cox Alomar, al criticar la “pasividad” del comisionado residente Pedro Pierluisi en torno a la votación que la mayoría de la Cámara baja federal ha programado para el miércoles.

“Pierluisi trata de minimizar este asunto tan serio. Pareciera que no se atreve a atacar a los republicanos de frente, ya que su jefe político y gobernador, Luis Fortuño, es un republicano de los más derechistas y recaudador de fondos para congresistas republicanos”, señaló.

En vez de considerar el voto del miércoles como un ejercicio simbólico, Cox Alomar afirmó que Pierluisi debe “activar todas las fuerzas pro Puerto Rico en Washington para poder defendernos adecuadamente”, “solicitar un turno y expresarse en contra de la medida” desde el hemiciclo de la Cámara baja federal.

“No hacerlo, es aliase con los republicanos y sus intenciones.  El candidato  (presidencial) republicano Mitt Romney, que tanto Fortuño defiende, ya amenazó a la nación americana entera de derogar el plan de salud del presidente (Barack) Obama si llegara a ganar en noviembre. Lo que busca, y en palabras de uno de sus asesores, es establecer un plan dirigido al libre mercado. Eso es un eufemismo para esconder la realidad: lo que quieren es que el que más dinero tenga en el bolsillo, es el que mejores servicios de salud tendrá”, agregó Cox Alomar.

Las normas federales de cabotaje sobre Puerto Rico

April 26, 2012

Las normas federales de cabotaje sobre Puerto Rico

Lcdo. Alberto Rodríguez, Abogado
Opinion – El vocero

No importa como usted defina el status de Puerto Rico, colonia, territorio o Estado Libre Asociado, la realidad es que operamos y vivimos integrados a Estados Unidos en el aspecto legal, gubernamental y de negocios.

La Oficina de la Contraloría General (GAO) ha comenzado un estudio sobre el impacto de las normas federales de cabotaje en la economía de Puerto Rico. Sectores empresariales someterán sus recomendaciones y estudios basados en el impacto que pueda tener las leyes de cabotaje sobre su industria. El estudio por la oficina investigativa del Congreso, no partidista, es bienvenido siempre y cuando no se limite a si un producto en particular tendrá ahorros si se permite transporte marítimo entre la Isla y los otros estados de la Nación con barcos que no sean de Estados Unidos.

No importa como usted defina el status de Puerto Rico, colonia, territorio o Estado Libre Asociado, la realidad es que operamos y vivimos integrados a Estados Unidos en el aspecto legal, gubernamental y de negocios. Esa integración al sistema americano debe evaluarse al cambiar una ley federal, especialmente si aplica a los demás estados y territorios. No podemos pedir paridad en fondos federales sin pagar contribuciones federales y pedir a la vez, que las leyes de cabotaje no apliquen a la Isla para ahorrarnos unos dólares. No debemos darle trabajo a empresas marítimas de otros países que no aportan ni un chavo a las necesidades de los puertorriqueños.
Siempre debemos apoyar que se consuma los productos locales, lo hacen los demás 50 estados. También debemos apoyar que se consuman los productos nacionales, desde los automóviles americanos, computadoras, alimentos, maquinaria, etc. Por patriotismo, pero también porque es un buen negocio para nosotros. Mientras más fuerte sea la economía americana, igual de fuerte será la nuestra. Al presente, se discuten recortes en el presupuesto federal, incluyendo recortes en las ayudas federales a la Isla, ejemplo, las becas Pell. Pregunto, ¿las naciones dueñas de los barcos que sustituirían a los barcos americanos, nos darán dinero para las becas Pell?

El GAO podrá hacer un estudio de dólares y centavos limitado al costo de transporte de un producto entre la Isla y los demás estados. Si el estudio reflejara una carga demasiado onerosa para la economía de la Isla, hay que actuar pero analizando este problema dentro del marco de nuestra relación con Estados Unidos. No podemos alegar que una lata de habichuelas que se compra con la tarjeta del PAN saldría mas barata si se trae con un barco de bandera Libia para luego pedir paridad de fondos del PAN.

En resumen, mucho cuidado con la posición asumida con las leyes de cabotaje. Evitemos que un ahorro mínimo salga caro al final por asumir una postura jaiba, no cooperando con la economía nacional al querer salirnos de las leyes de cabotaje, pero a la vez reclamar fondos federales como si fuéramos un estado de la Nación.

************************

Comentarios sin editar en El Azote sobre Cox:


Luis Dávila Colón
  TEMA #4–COLAPSO LA CAMPANA DE COXIS PALOMAR? PORQUE ESTA TAN ENCABRONAO CON LA VIDA? ES MISTER SIMPATIA?
    • Michel Gilormini ‎$$$$$$$$$$$$$$$ billetes pocos billetes $$$$$$$$

    • Millie Rdz Baralt Mejia El tipo es un elitista acomplejado… Escuche a unos populetes decir que Cox era superior a Pierluisi, porque habia estudiado en Harvard bla bla. Nada mas lejos de la verdad. Cuando Cox habla, no logra “contacto” con la gente ni la realidad. Se a quedado encerrado en su mundo, puro intelecto…. Esa es la rabia que tiene, se llama frustración!!!

    • John E. Mudd En mi libro, si se graduó de Harvard, tiene presunción de MORON. Ejemplos, Obama y Aníbal Acevedo Vilá.

    • Millie Rdz Baralt Mejia ‎John E. Mudd, aclaro: “Nada mas lejos de la verdad” que el Cox sea superior a Pierluisi…. el estudio en Cornell, Oxford, Harvard… Esa es su frustración que sus diplomas adornan las paredes de su oficina, pero no le sirven para llegar a la gente humilde de los barrios de PR. Se a quedado en la “botella” que aprendió…

    • John E. Mudd Yep. El verdadero temple de un profesional es en la práctica, no el salón de clase.

    • Jose A. Rivera-Jiménez Inteligencia emocional….

    • Marilou Rivera La política no es para todo el mundo, quizás el funcionará muy bien en el mundo intelectual y catedrático, para la política hay que tener carisma y obviamente Cox no la tiene.

    • Millie Rdz Baralt Mejia Los “diplomas” son importantes. Pero no son garantia de “estabilidad emocional y madures” … El loco que mato a 12 en el cine, James Holmes, lo llamaban; ratón de biblioteca, se pasaba estudiando. Se graduo con honores en neurociencia de la Univ. de California. Los Diplomas de Cox, solo sirven para adornar su oficina…

    • Jose Olmos No es lo mismo con guitarra que con violin.

    • Jose Olmos Yo no entiendo como una persona puede estudiar tanto ir a las mejores escuelas del mundo y llegar a conclusiones tan disparatadas. Lo peor es que proyecta imagen de todo poderoso y que todo lo sabe.

Investigación de un Voluntario:

Cox Alomar no le teme a la soberanía


vie, 29 de abril de 2011
ElNuevoDia.com / NOTICIAS
Por: por_elnuevodia_com
Por ELNUEVODIA.COMDice que el ELA necesita evolucionar y eliminar sus elementos coloniales 

Rafael Cox Alomar dejó claro esta mañana que no hay que tenerle miedo al concepto de “soberanía” y que es evidente que el Estado Libre Asociado (ELA) tiene “elementos coloniales” y necesita evolucionar.

El Estado Libre Asociado como está necesita una evolución necesita, una transformación y eso es más que evidente. Y no tengo ningún temor en decirlo, que tiene unos elementos coloniales que son deficientes para Puerto Rico“, afirmó Cox Alomar. 

 

Con tono de voz firme, el aspirante a la comisaría en Washington por el Partido Popular añadió que “Yo no tengo ningún problema en decir que el problema más grande, el elemento colonial más definitorio de la relación actual  es que el Congreso legisla indiscriminadamente para Puerto Rico, sin que los puertorriqueños tengamos absolutamente nada que decir“. 

Asimismo, en entrevista radial (Radio Isla), el también abogado y autor de varios libros dijo que no hay razón por la cual haya que temerle a conceptos como de “soberanía”  pues inclusive en el preámbulo de la Constitución del ELA se utiliza esta palabra.

http://www.adendi.com/archivo.asp?num=39327&year=2011&month=5&keyword=Rafael%20Cox

Poniendo y plasmando una visión


dom, 1 de mayo de 2011
EL NUEVO DIA / NOTICIAS
Por: por_israel_rodriguez_sanchez
israel.rodriguez@elnuevodia.com<

¿Cuál es su visión de un Estado Libre Asociado (ELA) desarrollado?

El problema fundamental del ELA en este momento es que el Congreso legisla, pasa leyes que nos afectan a nosotros en todos los órdenes, pero nosotros no tenemos poder para inteponer nuestros intereses en el Congreso. Ese es el problema más grande del ELA.

¿Coincide en que Puerto Rico es una colonia?

Me parece que la relación actual tal y como está configurada tiene modalidades coloniales con las cuales tenemos que acabar.

¿Apoya el voto presidencial para los puertorriqueños?

Nunca he visualizado la evolución del ELA a través de la concesión del voto presidencial. Yo visualizo el desarrollo del ELA y la participación nuestra en esa relación con Estados Unidos a través de mayor autoridad y de más herramientas económicas y políticas. Nosotros podemos dejar sentir nuestra voz utilizando otras herramientas y teniendo mayor poder acá en relación con la unión dentro de una relación de consentimiento mutuo y a través de la ciudadanía americana.

¿Qué usted opina de los soberanistas en el PPD?

A mí me parece que los soberanistas hacen un planteamiento legítimo de que el ELA necesita evolucionar y ellos ven la evolución del ELA conforme el modelo del Pacífico, que es el modelo de la república de las Islas Marshall, de los estados federados en la Micronesia y de la República de Palau. Y ese es un modelo que tiene graves deficiencias y que a mí me parece que no se ajusta a la realidad histórica, económica, política de Puerto Rico.

*******************************

Investigación de un Voluntario:

NR – Adjunto transcripción de discurso de Cox Alomar en la Fundación Luis Muñoz Rivera el 21 julio de 2008 en donde demuestra sus verdaderos colores nacionalistas.
 
Cuando lean la transcripción del discurso que se incluyen, podrán darse cuenta de que Cox tiene una visión antipática de Estados Unidos y solamente se aprovechó de su Pasaporte para adelantar sus intereses particulares, como ir a estudiar a Cornell y luego usar su Pasaporte Americano (donde precisamente dice Nationality: United States) para ir a Oxford en England y luego continuar estudios de Leyes en Harvard. Con la típica actitud elitista de muchos en el liderato popular, como Bhatia y José Alfredo Hernández Mayoral, gracias a las oportunidades de haber podido asistir a excelentes colegios en donde la enseñanza en inglés era de primera, tuvo esas oportunidades que el liderato popular le quiere negar a su pueblo ya que como dijo García Padilla (“no vamos a permitir un transplante de lengua”), cuando Fortuño anunció el Programa de Escuelas Bilingues para hacerle justicia social a los menos afortunados para que tengan las mismas oportunidades que los elitistas populares tuvieron de poder estudiar en universidades en el “mainland” y así expandir sus horizontes. Esto a pesar de las críticas que el propio ignorante de García Padilla le hizo a aquellos que tuvimos la oportunidad de ir a Colegios bilingües y estudiar en Universidades en Estados Unidos continentales, cuando dijo en la Convención del PPD que el estudió en la “Upi” que es “la que realmente enseña”, sin percatarse que estaba ofendiendo a muchos de sus correligionarios de partido, entre estos al propio Cox, a su candidata a la Alcaldía de San Juan y conocida defensora de la República Asociada, Carmen Yulín Cruz, así como a Bhatia, Angel Rosa y a José Alfredo, entre otros.

Palabras de Cox (Candidato a Comisionado Residente escogido por el Candidato a Gobernador por el Partido Popular; Alejandro García Padilla)

 El mensaje que allí le dejó a su joven hijo Luis nos aplica a todos los puertorriqueños que creemos en esta corriente política y comulgamos con el principio rector de la autonomía. Y cito: “A mi hijo, cuando llegues a la edad del pensamiento y de la acción, lee estas páginas borrascosas y recuerda que tu padre pasó por la vida trabajando, luchando. Alcanzarás tiempos mejores. Trabaja, lucha.”

 [Pero] ¿Y cuál es esa ruta? ¿Cuáles son esos valores? ¿Cuáles son esos principios? ¿Cuál es la tarea ante nosotros? ¿Qué obstaculos se interponen hoy día en nuestro camino? En fin, ¿dónde estamos y hacia dónde tenemos que ir los puertorriqueños de esta parte del Siglo 21?

 Vivimos en un mundo en el cual los grandes motores económicos ya no residen exclusivamente en los Estados Unidos y sus aliados europeos. Hoy China, India, Brasil se yerguen como formidables competidores por derecho propio.

 … un Puerto Rico sin un esquema moderno y creativo para desarrollar una infraestructura de futuro sobre la cual activar un nuevo y más dinámico motor económico; un Puerto Rico subyugado a leyes de cabotaje arcaicas; en donde la brecha entre los que tienen y no tienen se acrecenta cada día más; un país a la merced de un Congreso que legisla y negocia tratados sin prestar atención a nuestras particularidades y difíciles realidades.

 Para sobrevivir, competir y salir hacia adelante Puerto Rico tiene que adecuarse y posicionarse sobre la base de una nueva plataforma político constitucional

Puerto Rico no puede permanecer con las manos atadas — sin poderes para potenciar su entrada en el nuevo escenario internacional y para desde allí defender sus intereses y sus causas, las cuales por nuestras particularidades geográficas, demográficas y sociales no coinciden con aquellas de los 50 estados de la Unión Americana.

 Nuestro sistema político-constitucional o se atempera a los nuevos tiempos y evoluciona a la luz de mayores poderes o dejará de ser instrumento de trabajo efectivo puesto al servicio del país, y eventualmente desaparecerá.

 Y la única dirección viable para ambos es la forja de mayor autonomía para Puerto Rico sobre la base del fortalecimiento mutuo. Al igual que Puerto Rico, los Estados Unidos atraviesan hoy por un momento crítico. Su economía hoy languidece asediada por una guerra costosa en vidas y en recursos.

Hoy los intereses de los Estados Unidos están bajo acecho en esta parte del mundo, la cual es vital para su seguridad y prosperidad. Nuevos competidores económicos, ideológicos y militares han entrado en escena.

En vista de su lacerada imagen internacional, la restructuración de su relación con Puerto Rico es pieza clave en lo que debe de ser la nueva política norteamericana hacia la América Latina y el Caribe. Un Puerto Rico erguido de pie, en pleno fragor productivo que sea interlocutor hemisférico y que a través de su prestigio y relaciones comerciales en el continente cimente una nueva relación Norte – Sur.

 la autonomía tiene que constituir herramienta a través de la cual adelantar el desarrollo integrado del Pueblo de Puerto Rico; desarrollo que redunde en la creación de mayor riqueza material y espiritual y en su más justa y equitativa distribución. Autonomía que apuntale el verdadero carácter de los puertorriqueños; que es el de un pueblo no de gente indolente con mano extendida en búsqueda de limosna compasiva, sino el de un  pueblo de gente trabajadora y luchadora que aspira a ser no mero espectador sino actor participante por derecho propio, y con la frente en alto, en ese nuevo escenario internacional.

 Y para hacer de Puerto Rico esa nación viril, heroica y fuerte que imaginó Muñoz Rivera y que queremos todos los puertorriqueños, hay que estar dispuestos a luchar con su mismo arrojo, con su misma fuerza …
Los retos son muchos, la ruta empinada y la tarea impostergable. La hora de la gran definición se avecina. Urge que nosotros, al calor del ejemplo inspirador de Muñoz Rivera en el umbral de su sesquicentenario, crucemos la cordillera central de nuestros días  henchidos de esperanza; en el convencimiento de que la edificación de un proyecto autonomista de futuro, que esté a la altura de las aspiraciones del Pueblo de Puerto Rico, requerirá de toda nuestra fuerza y fe en nosotros mismos. Y para descargar esa obligación histórica, que hemos asumido los herederos ideológicos del héroe moral de Barranquitas, hay que erguirse y combatir.

 ¡Esa es la misión de nuestros tiempos!

NR – Si estas no parecen ser las palabras de un independentista, no vería mucha diferencia en ellas. Claramente, Cox tiene una visión antipática de Estados Unidos y solamente se aprovechó de su pasaporte para adelantar sus intereses particulares, como ir a estudiar a Cornell y luego usar su Pasaporte Americano (donde precisamente dice Nationality: United States) para ir a Oxford en England y luego continuar estudios de Leyes en Harvard. Con la típica actitud elitista de muchos en el liderato popular, como Bhatia y José Alfredo Hernández Mayoral, gracias a las oportunidades de haber podido asistir a excelentes colegios en donde la enseñanza en inglés era de primera, tuvo esas oportunidades que el liderato popular le quiere negar a su pueblo ya que como dijo García Padilla (“no vamos a permitir un transplante de lengua”), cuando Fortuño anunció el Programa de Escuelas Bilingues para hacerle justicia social a los menos afortunados para que tengan las mismas oportunidades que los elitistas populares tuvieron de poder estudiar en universidades en el “mainland” y así expandir sus horizontes. Esto a pesar de las críticas que el propio ignorante de García Padilla le hizo a aquellos que tuvimos la oportunidad de ir a Colegios bilingues y estudiar en Universidades en Estados Unidos continentales, cuando dijo en la Convención del PPD que el estudió en la “Upi” que es “la que realmente enseña”, sin percatarse que estaba ofendiendo a muchos de sus correligionarios de partido, entre estos al propio Cox, a su candidata a la Alcaldía de San Juan y conocida defensora de la República Asociada, Carmen Yulín Cruz, así como a Bhatia, Angel Rosa y a José Alfredo, entre otros.
****************************

1
LUIS MUÑOZ RIVERA
El Héroe Moral de Barranquitas
Discurso pronunciado por el Dr. Rafael Cox Alomar
en ocasión del 149º aniversario del natalicio de Don Luis Muñoz Rivera
Barranquitas, Puerto Rico
21 de julio de 2008
————————————————————————————————–
Saludo
Mis primeras palabras son de agradecimiento a la ex Senadora Victoria Muñoz
Mendoza y a la Junta de Directores de la Fundación Luis Muñoz Marín por haberme
cursado esta invitación a tomar la palabra en la tribuna de Barranquitas. Quiero destacar la
presencia del Gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Honorable Aníbal
Acevedo Vilá; del ex Gobernador Honorable Rafael Hernández Colón; del alcalde de
Barranquitas, Honorable Francisco López; del alcalde de Caguas, honorable William Miranda
Marín; del ex Alcalde de San Juan, honorable Héctor Luis Acevedo y demás alcaldes,
legisladores y jefes de agencia.
————————————————————————————————–
I. Introducción: Un Hombre y su Época
Compatriotas,
Venimos hoy a Barranquitas de todos los rincones de Puerto Rico a
conmemorar la vida de un hombre y toda la intensidad de una época. Venimos
a este camposanto a rendirle tributo al hombre que en su tiempo fue la
‘encarnación del autonomismo’ puertorriqueño; al hombre que en momentos2
difíciles no se rindió; no claudicó; no se entregó no se doblegó, sino que ante
los obstáculos más temibles se irguió y combatió. Venimos a replantear un
ideario; venimos a retomar una ruta; venimos a reconfigurar un proyecto
histórico que no desaparició aquel 15 de noviembre de 1916 con la muerte del
héroe moral de Barranquitas sino que permanece vivo en la consciencia
colectiva de todos los puertorriqueños que aspiramos a vivir en un Puerto Rico
que ejerza sin obstáculos su autoridad para articular soluciones puertorriqueñas
a problemas puertorriqueños. La lucha por la autonomía política plena, por la
cual combatió a brazo partido el gestor de la Carta Autonómica, se hace hoy
más apremiante que nunca antes. Venimos pues hoy al corazón de la montaña
para decirle de frente a Luis Muñoz Rivera que sus luchas son nuestras luchas;
que sus causas son nuestras causas; que su ejemplo aún nos inspira y su coraje
moral nos fortalece; que hoy sus herederos ideológicos, anque inmersos en una
coyuntura difícil y compleja, estamos en pie de lucha por la forja de un nuevo
proyecto autonómico que se ciña a los retos y realidades que enfrentamos los
puertorriqueños de esta parte del Siglo 21.
Los peligros de hoy ya no son los compontes del despótico Gobernador
español Romualdo Palacio, ni el suplicio de los palillos, ni el destierro, ni el
cautiverio en las bóvedas del Morro, ni la aterradora guardia civil española. Los
peligros de hoy son otros, aunque no menos formidables. El autonomismo en
nuestros días está bajo acecho aquí y en Washington.3
Aquí en Puerto Rico el embate frontal de un federalismo centralizante,
inimaginable para los miembros de la generación del ’52 e inexistente al
momento del establecimiento del Estado Libre Asociado, ha ido minando
decisivamente la vitalidad de ese Estado Libre Asociado para potenciar el
desarrollo cualitativo de nuestra civilización puertorriqueña. Bajo la coyuntura
actual el consentimiento genérico, abierto e ilimitado que le fue concedido al
Congreso para que legisle sin restricción alguna sobre Puerto Rico se hace ya
insostenible — este vestigio colonial no sólo es anti-histórico y altamente
indigno, sino que es lesivo a nuestra capacidad para articular y encausar un
proyecto de revitalización nacional de futuro. Mientras esta condición continúa
exacerbándose en Puerto Rico, en Washington se ha venido conformando una
oposición concertada, más encarnizada y más estridente que nunca antes,
contra la posición autonomista. Detrás de los 2 Informes del ‘Task Force’ de
Casa Blanca sobre el ‘status’ de Puerto Rico, publicados en diciembre de 2005 y
2007 respectivamente, se ocultan tras un manto de aparente legitimidad los que
siempre han querido impugnar la viabilidad constitucional de cualquier
replanteamiento de nuestra relación con los Estados Unidos dentro del cauce
autonomista. La estrategia que a todas luces persiguen es la de transubstanciar
las recomendaciones contenidas en esos informes deformadores de la realidad
en legislación congresional para así sacar de carrera definitivamente al
autonomismo y abrirle las puertas, de par en par, sin el concurso democrático4
de nuestras mayorías electorales, a la incorporación sin consentimiento; que no
es otro cosa que el territorio incorporado o más bien el limbo político. ¿Y
dónde queda entonces el derecho inalienable del Pueblo de Puerto Rico a
escoger libre y democráticamente su futuro? En la nada. Obviado. Ignorado.
Ninguneado. Silenciado.
Por eso ante esta coyuntura tan precaria se impone la obligación
impostergable de retomar la bandera del autonomismo con la sagacidad y el
coraje moral que le sobró al hijo que le nació a don Luis Muñoz Barrios y a
doña Monserrate Rivera Vázquez un 17 de julio de 1859. Fue precisamente
aquel hijo de la montaña — nacido en una modesta casa terrera de piso y cielo
raso a pocas cuadras de aquí — el que en el momento más agonizante para el
autonomismo: a sólo meses de la desoladora muerte de Baldorioty en Ponce;
cuando todavía algunas voces en el seno del Directorio de su Partido
Autonomista clamaban con resignación por la concesión de una tímida
autonomía administrativa; cuando el flagelo de las poderosas huestes
incondicionales de Pablo Ubarri Capetillo (Conde de Santurce) amenazaban
con apagar la llama encendida en la histórica Asamblea de Ponce fue ‘que del
riñón de la sierra barranquiteña, un jíbaro recio […] duro en la resistencia y en
las acometidas e indomable en el valor personal,’ cruzó la cordillera central
dejando atrás el verde de Barranquitas — cual César el Rubicón — para
ponerse al pie del cañón y desde Ponce dar la batalla por Puerto Rico. Desde5
ese verano de 1890 en adelante Muñoz Rivera no cejó en su empeño por
alcanzar un régimen de gobierno propio digno para Puerto Rico. Sólo la
muerte lo separó de esa lucha.
Fue precisamente en este período de epifanía patriótica que Muñoz
Rivera, en carta a doña Micaela S. De Cepeda Taborcías, declaró y cito: que
‘ante el peligro, los reptiles se arrastran y huyen; los hombres, se yerguen y
combaten.’ Y Muñoz Rivera se irguió y combatió.
II. Muñoz Rivera: El Hombre que se Yergue y Combate
Se irguió y combatió contra el absolutismo asfixiante del Reino Español,
que componteó por medio de sus temerarios esbirros a centenares de
autonomistas y que encerró de forma sumaria en las oscuras mazmorras del
Morro a un moribundo Baldorioty de Castro;
Se irguió y combatió contra la temible guardia civil española, que lo
arrestó injustificadamente en 42 ocasiones, y que al momento de cruzar la
cordillera central camino a su destino en Ponce lo detuvo, cerca de este lugar,
para intentar doblegar su ánimo y desalentar su empresa libertadora;
Muñoz Rivera se irguió y combatió contra la ausencia de libertades
civiles en Puerto Rico, ausencia legitimada por la tacaña constitución española
de 1876;6
Se irguió y combatió contra el narcisismo ideológico, contra la ortodoxia
inflexible y la lucha fraticida en las entrañas mismas de su propio Partido
Autonomista;
Muñoz Rivera se irguió y combatió contra la decepcionante y
desesperante incomprensión del nuevo poder metropolitano en Washington
hacia su recién adquirida colonia caribeña.
Mientras Betances, Basora y Hostos desde París, Nueva York y Santiago
de Chile intentaban encender la tea revolucionaria contra el despotismo español
en la isla, Muñoz Rivera atrincherado desde la resistencia interna
(trinchera igual de honorable y hasta más arriesgada que el exilio) marchó a
Madrid en busca del tan ansiado pacto autonómico, reservándose el derecho de
regresar por Nueva York de la mano del liderato de la Sección Puerto Rico del
Partido Revolucionario Cubano para de ser preciso luchar por la emancipación
de su tierra.
Contra viento y marea, Muñoz Rivera se mantuvo firme ante el ataque
inmisericorde de muchos de sus propios compañeros de partido
inflexiblemente aferrados al dogma republicano; en el momento decisivo de la
lucha tampoco se acobardó ante el peso de la justicia colonial española
ensañada en su contra la cual lo condenó a cárcel por el simple delito de
defender ‘al débil contra el fuerte’ y al ‘oprimido contra el opresor;’ el hijo de la7
montaña se mantuvo tan constante como la Estrella del Norte a pesar de las
devastadoras circunstancias que zarandeaban su espíritu.
Con tan sólo 38 años, Muñoz Rivera logró alcanzar lo inimaginable: la
Carta Autonómica de 1897, que si bien es cierto su concesión guardó estrecha
relación con el estallido de la segunda guerra de independencia de Cuba bajo el
liderato inspirador del Apóstol Martí, no es menos cierto que sin el coraje
moral de Muñoz Rivera ese paso no se hubiese alcanzado. Carta Autonómica
que significó la vendimia de su vida política y que al sol de hoy constituye el
paso más avanzado jamás alcanzado por Puerto Rico en el terreno de las
libertades constitucionales.
Ante el trágico retroceso del paso alcanzado no se entregó; tal cual el
Sísifo de sus versos marchó hacia adelante. Ni el asalto de la turba republicana,
ni el injusto juicio en su contra por defenderse de esa feroz acometida terciaron
su determinación. Todo lo contrario. Con su verbo y acción posibilitó la
abolición del gobierno militar norteamericano y la subsiguiente eliminación de
la opresiva Ley Foraker.
Muñoz Rivera puso a vibrar las consciencias con su ejemplo. Su coraje
moral era inexpugnable — insobornable. Ese coraje moral que no es otra cosa
que esa inusual cualidad humana, mucho más escasa que la inteligencia o la
bravura en combate, pero que es indispensable en aquellos que quieren cambiar
el mundo — como advirtió el Senador Robert Kennedy en Sur África poco8
antes de su muerte. Y esa, la del coraje moral, era la cualidad definitoria del
carácter de Muñoz Rivera, la que consumía su consciencia, su espíritu, su alma.
No se equivocó entonces su archirrival político, José Celso Barbosa
cuando dijo que con la muerte de Muñoz Rivera la patria perdía a su ‘más
ilustre luchador.’
III. El Testamento Político de Muñoz Rivera: El Coraje Moral
Nosotros aprendimos con Hostos, El Inmortal, que “los pueblos deben
consagrar sus grandes natalicios: no tanto a regocijarse, cuanto a examinarse; no
tanto a enorgullercese, cuanto a estimularse, no tanto a hincharse de vanidad,
cuanto a robustecerse de consciencia.”
Y para fortalecer esa consciencia, para darle brújula y sentido de
dirección a la celebración de este natalicio tenemos que examinar
acusiosamente el significado de la gesta de Luis Muñoz Rivera para los hijos de
esta tierra en pleno Siglo 21.
La pregunta ante nosotros es clara: cómo darle vitalidad al ideario de
Muñoz Rivera y de ahí sustraer la energía vital con la cual acometer con
precisión los retos que enfrentamos en nuestros tiempos. Para enfrentar
esta tarea es menester acudir a su testamento.
El héroe moral de Barranquitas nos dejó por escrito de forma clara y
contundente, en la dedicatoria a su poemario Tropicales — publicado en 1902
durante su angustioso y autoimpuesto exilio en Nueva York, su testamento9
orientador. Ahí nos trazó la ruta, que ahora nos toca recorrer a nosotros. El
mensaje que allí le dejó a su joven hijo Luis nos aplica a todos los
puertorriqueños que creemos en esta corriente política y comulgamos con el
principio rector de la autonomía. Y cito: “A mi hijo, cuando llegues a la edad
del pensamiento y de la acción, lee estas páginas borrascosas y recuerda que tu
padre pasó por la vida trabajando, luchando. Alcanzarás tiempos mejores.
Trabaja, lucha.” Ese es el camino que tenemos que recorrer, una ruta
enmarcada en trabajo y lucha, para poder encarrilar la vida de Puerto Rico
conforme los valores y principios que nosotros, al igual que Muñoz Rivera,
sustentamos.
[Pero] ¿Y cuál es esa ruta? ¿Cuáles son esos valores? ¿Cuáles son esos
principios? ¿Cuál es la tarea ante nosotros? ¿Qué obstaculos se interponen hoy
día en nuestro camino? En fin, ¿dónde estamos y hacia dónde tenemos que ir
los puertorriqueños de esta parte del Siglo 21?
Los puertorriqueños de hoy sin duda vivimos tiempos revolucionarios.
Vivimos al filo de un momento único en la historia de la humanidad.
Esta primera década de Siglo 21 ha deslindado las fronteras de un nuevo e
incierto tablero geopolítico; a la vez que ha redefinido los parámetros de un
nuevo orden económico internacional sin precedentes. La concatenación de
los mercados a través de una infraestructura tecnológica digital; la abolición de
las fronteras jurídicas y financieras; el estallido de una modalidad más10
fundamentalista y por ello más letal del terrorrismo internacional ha desatado
toda una marejada de fuerzas que inciden dramáticamente en nuestras
posibilidades de futuro. Vivimos en un mundo en el cual los grandes motores
económicos ya no residen exclusivamente en los Estados Unidos y sus aliados
europeos. Hoy China, India, Brasil se yerguen como formidables competidores
por derecho propio. La ratificación por parte de los Estados Unidos de
tratados de libre comercio con Centroamérica, República Dominicana, Chile y
más recientemente Perú; junto a la proliferación de tratados bilaterales de
inversión entre los Estados Unidos y nuestros vecinos caribeños y
latinoamericanos constituyen nuevos retos para Puerto Rico. Un Puerto Rico
abatido por la severa crisis económica mundial; con una tasa de desempleo que
sigue subiendo en espiral; con un sector privado aún muy aletargado y sin
volumen para propiciar nuestro despegue económico sostenido; un Puerto Rico
sin un esquema moderno y creativo para desarrollar una infraestructura de
futuro sobre la cual activar un nuevo y más dinámico motor económico; un
Puerto Rico subyugado a leyes de cabotaje arcaicas; en donde la brecha entre
los que tienen y no tienen se acrecenta cada día más; un país a la merced de un
Congreso que legisla y negocia tratados sin prestar atención a nuestras
particularidades y difíciles realidades.
Por eso se hace imprescindible que Puerto Rico detente mayores
poderes para hacerle frente a las nuevas circunstancias que le rodean. Mayores11
poderes para incursionar con soltura en mercados extranjeros que
tradicionalmente no hemos penetrado; mayores poderes para conforme
nuestras particularidades brindarle garantías de gobierno a gobierno a
inversionistas extranjeros ávidos de poner a trabajar su capital en Puerto Rico;
mayores poderes con los cuales podamos afinar nuestras ventajas comparativas
para así competir de tú a tú en el mundo; mayores poderes para forjar nuevas
alianzas comerciales con nuevos socios caribeños, latinoamericanos, europeos y
asiáticos que aceleren el afianzamiento de nuestra incipiente economía de la
información; y que redunden en la reducción de los altos costos de energía;
mayor radio de acción para asegurar el financiamiento eficiente y creativo de
una más versatil infraestructura tecnológica, energética, de autopistas,
aeropuertos y megapuertos, de talente internacional, que nos conecte al mundo.
Para sobrevivir, competir y salir hacia adelante Puerto Rico tiene que
adecuarse y posicionarse sobre la base de una nueva plataforma políticoconstitucional a través de la cual desplegar todo su ingenio, toda su fuerza
creadora, todo su potencial transformador.
Ante el nuevo estado de las cosas alrededor del mundo, Puerto Rico no
puede permanecer con las manos atadas — sin poderes para potenciar su
entrada en el nuevo escenario internacional y para desde allí defender sus
intereses y sus causas, las cuales por nuestras particularidades geográficas,12
demográficas y sociales no coinciden con aquellas de los 50 estados de la Unión
Americana.
Nuestro sistema político-constitucional o se atempera a los nuevos
tiempos y evoluciona a la luz de mayores poderes o dejará de ser instrumento
de trabajo efectivo puesto al servicio del país, y eventualmente desaparecerá.
La lucha por la autonomía política plena, por el ejercicio de mayores
poderes y por el reconocimiento de nuestra soberanía (que no es otra cosa que
la autoridad natural que nos asiste como nación para ordenar nuestra vida
libremente), no constituye en si misma un rechazo a los Estados Unidos; somos
ciudadanos americanos, condición jurídica que nos vincula en nuestro carácter
individual indisolublemente con aquella nación — pero tenemos que
transformar nuestra relación con los Estados Unidos conforme los tiempos
revolucionarios que vivimos.
Tanto para nosotros como para ellos es imperativo transformar nuestra
relación. Y la única dirección viable para ambos es la forja de mayor autonomía
para Puerto Rico sobre la base del fortalecimiento mutuo. Al igual que Puerto
Rico, los Estados Unidos atraviesan hoy por un momento crítico. Su economía
hoy languidece asediada por una guerra costosa en vidas y en recursos.
Hoy los intereses de los Estados Unidos están bajo acecho en esta parte
del mundo, la cual es vital para su seguridad y prosperidad. Nuevos
competidores económicos, ideológicos y militares han entrado en escena. En13
esta parte del Siglo 21 los norteamericanos necesitan tanto como nosotros una
nueva vía. En vista de su lacerada imagen internacional, la restructuración de
su relación con Puerto Rico es pieza clave en lo que debe de ser la nueva
política norteamericana hacia la América Latina y el Caribe. Un Puerto Rico
erguido de pie, en pleno fragor productivo que sea interlocutor hemisférico
y que a través de su prestigio y relaciones comerciales en el continente cimente
una nueva relación Norte – Sur. Esto será vital para Washington en este primer
tercio de Siglo 21.
Lejos de ser inconstitucional o incompatible con el sistema federal
norteamericano, como predican algunos, la realidad es que tal como advirtió el
Juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Felix Frankfurter “en el
texto de la Constitución americana no hay nada que le impida al Congreso
negociar paso a paso nuevas formas de gobierno con jurisdicciones soberanas
especiales a la luz de las necesidades de estas últimas y de los Estados Unidos.”
De lo que se trata es de voluntad política; no de imposibilidades jurídicas.
En el análisis final, la autonomía tiene que constituir herramienta a través
de la cual adelantar el desarrollo integrado del Pueblo de Puerto Rico;
desarrollo que redunde en la creación de mayor riqueza material y espiritual y
en su más justa y equitativa distribución. Autonomía que apuntale el verdadero
carácter de los puertorriqueños; que es el de un pueblo no de gente indolente
con mano extendida en búsqueda de limosna compasiva, sino el de un14
pueblo de gente trabajadora y luchadora que aspira a ser no mero espectador
sino actor participante por derecho propio, y con la frente en alto, en ese nuevo
escenario internacional.
IV. Conclusión: Nuestra Lucha Continuará
Muñoz Rivera alcanzó divisar los lineamientos de ese Puerto Rico al cual
debemos aspirar todos los puertorriqueños de nuestros tiempos. En los versos
de uno de sus más conmovedores poemas, titulado “No Hay Redención”
(Nulla Est Redemptio) advirtió,
Y cito:
Noble y altivo, generoso y bravo; de robustez y de entusiasmo lleno;
dueño del mundo y del deber esclavo; alma fogosa, corazón sereno;
brazo nervudo, voluntad entera; la fé por guía, la razón por freno; la
libertad por única bandera; sin la cobarde sumisión del paria; sin el
brutal instinto de la fiera; así en mis sueños de ambición precaria, quise
en mi patria contemplar un día, no la turba rebelde y tumultuaria que
en algarada inútil se extravía, sino el pueblo viril, heroico y fuerte que
sin vanos alardes desafía […]
Y para hacer de Puerto Rico esa nación viril, heroica y fuerte que
imaginó Muñoz Rivera y que queremos todos los puertorriqueños, hay que
estar dispuestos a luchar con su mismo arrojo, con su misma fuerza, con su15
misma determinación, con su mismo tino estratégico, con su mismo
compromiso inexpugnable, con su misma entrega, con su mismo coraje moral.
Y hoy desde este camposanto, a 149 años de su natalicio, es justo y
necesario que le ofrendemos a Muñoz Rivera las mismas palabras que un dia él
le dedicó a su propio padre en señal de honda admiración y sentida solidaridad;
por eso hoy le decimos a Muñoz Rivera: “Padre, infundiste en nuestros
espíritus, abiertos a todas las impresiones, el culto del honor y el sentimiento
del deber. […] Éste … es un homenaje a tu memoria venerada y bendecida.”
Compatriotas,
Los retos son muchos, la ruta empinada y la tarea impostergable. La
hora de la gran definición se avecina. Urge que nosotros, al calor del ejemplo
inspirador de Muñoz Rivera en el umbral de su sesquicentenario, crucemos la
cordillera central de nuestros días henchidos de esperanza; en el
convencimiento de que la edificación de un proyecto autonomista de futuro,
que esté a la altura de las aspiraciones del Pueblo de Puerto Rico, requerirá de
toda nuestra fuerza y fe en nosotros mismos. Y para descargar esa obligación
histórica, que hemos asumido los herederos ideológicos del héroe moral de
Barranquitas, hay que erguirse y combatir.
¡Esa es la misión de nuestros tiempos!
Muchas gracias y que Dios Bendiga a Puerto Rico.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

One Response to El Verdadero Cox Soberanista

  1. Pingback: Cuesta arriba la recaudación de fondos para Cox Alomar | Estado51PRUSA.com

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/