LDC: La jaula de monos

La jaula de monos

12 de octubre de 2012 – OpiniónPolíticaPuerto Rico – 

“Nadie en la manada está exento de la pobreza extrema, la narco criminalidad, la politiquería, la burocracia, la dependencia en guineos mafafos, el analfabetismo funcional, y las pésimas condiciones de la jaula”

Permítanme contarles una fábula. Pero antes, como buen mono, confieso mi aversión. Mientras más estudio la chiflada política puertorriqueña y las contradicciones de nuestra cambiante opinión pública, más me convenzo de que este país no tiene más ‘democracia’, ni más libertad electoral que las que pueden tener la Cuba castrista del unipartido unipersonal de los Castro y la Venezuela caudillista y ‘sociolista’ del ‘más votado’ dictador, comandante Hugo Chávez. En los tres países caribeños, los sistemas están diseñados para nunca cambiar. Cada régimen tiene salvaguardas y retrancas para obstaculizar verdaderas revoluciones de cambio.

Fabulo ahora. El Estado Libre Asociado está diseñado como una pequeña jaula de monos en la que los amos domadores no son las manadas de simios, sino el empresariado dueño del circo. Para preservar la jaula colonial, por décadas se nos ha acondicionado a pensar que las culpas recaen sobre los monos enanos que invaden el palo más alto. El régimen nos ha dividido en manadas de gorilas, chimpancés, macacos y otras especies exóticas en peligro de extinción, que se la pasan trepando, jodiéndose y bajándose unos a otros, peleando por los pocos plátanos que nos dan por el alambre. La jarana predomina. Los amos del circo se divierten manipulando y timoneando la guerra entre simios por el maní. La jaula está diseñada para que dominen los ancestrales gorilas coloniales. Pero Dios libre que a alguno se le ocurra la monería de tratar de destruir la jaula. Porque entonces, los amaestradores harán lo indecible para asustar a los monos a que no se puede salir ni romper la ‘perrera’ que nos protege de los peligros y vicisitudes del mundo exterior, donde nos amenazan la libertad, la igualdad y la unidad de propósito.

Espero que ningún cabrón mico tome esta metáfora para implicar que de alguna manera el autor tiene visos de racista. En esta cárcel, todos somos ‘monísimos’.

Todo esto viene a cuento, porque he venido narrándoles con lujo de detalles y patrones históricos ya consagrados en trillados libretos, la forma y manera en que los amos no tan benévolos manipulan y timonean elecciones para proteger sus propios intereses millonarios. Los resultados de la última encuesta de la prensa circense son el punto de inflexión de la más reciente carga y operativo para manipular la opinión pública. Las contradicciones de los monos atrapados en la jaula no se hicieron esperar. Más del 80% de los pobladores están apestados con la cochambra de la jaula colonial. Pero las culpas se las atribuyen a los macacos arriba en el palo. Los desesperados y añejos gorilas de la base, son pintados como la gran salvación. La insatisfacción ha vuelto a ser redirigida a la especie y color del mono y no a los estrechos confines de la jaula. Hoy cambiamos el “mira que linda” por el “mira que mono”.

La manada tiene que ser controlada. Su ira, coraje y frustración tienen que ser concentrados para apear los macacos de arriba.  El 51% de la manada quiere mantener la jaula como está. El 39% desea cambiarla, pero no explica en sus monerías las razones del porqué. Al igual que en los plebiscitos del 67, 93 y 98, los defectos y la maldición de la jaula permanecen intocados e incólumes. Los amos se ríen solos, gorditos y contentos. La manada está dividida a partes iguales. Su cruel juego de racionar plátanos, maní y guineos, regresará los gorilas al tope del palo.

Y la jaula continuará llenándose de excremento y vaciándose de simios despavoridos, que agarran el primer bejuco aéreo para vivir más tranquilos en los confines amistosos de los pantanos de la Florida.

El castigo del éxodo toca a todos por igual. Nadie en la manada está exento de la pobreza extrema, la narcocriminalidad, la politiquería, la burocracia, la dependencia en guineos mafafos, el analfabetismo funcional, y las pésimas condiciones de la jaula. Todos: simios, micos, chimpancés, gorilas, mandriles, orangutanes, macacos, lémures y hasta los bermejos monos ‘pathos’; todos y la mitad de sus críos están desesperados por escapar.

Son pocos los que piensan que el problema no se resuelve emigrando, sino implotando la jaula, desobedeciendo y desatendiendo las órdenes y la manipulación de los amos del medio. No se les ocurre, porque han sido acondicionados al miedo, al odio entre manadas y a creer que los problemas estructurales de la jaula se resuelven cambiando un mono sabio por uno más pendejo.

“Monkey see, monkey do”.  El eterno cambia-cambia de monos produce la ilusión de una mejoría que nunca llega. Y al cabo de los 90 días de cualquier elección, el diálogo se convierte en monólogo, la monomanía vuelve a eructar, el monopolio de los amos queda intacto, y la monotonía y el monoloro continúan abonando a la monstruosidad de la jaula. El régimen de los dioses prevalece, porque nuevamente el entorno queda hecho un mono y nadie, nadie, como dice el poeta, ni el místico ni el suicida, es capaz de asaltar y cortar los alambres de la jaula.

En esta triste fábula de la jaula colonial, donde manda el amo mediático imperial, todo mono sabe palo que trepa. Y colorín colorado, esta monada de cuento, es de los de nunca acabar…

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/