Por fin comenzamos

Por fin comenzamos

9 de noviembre de 2012 – OpiniónPolíticaPuerto Rico – 

“Los resultados del plebiscito certifican la muerte de la colonia y dan comienzo a un proceso de descolonización en que Puerto Rico podrá entrar como el estado 51 de la Nación”

EL VOCERO / Archivo

Por primera vez en la historia el pueblo de Puerto Rico ha rechazado la condición política en que vive. De igual manera que otros países resolvieron sus condiciones políticas lo hicimos el martes los puertorriqueños. Con alrededor de un 54 por ciento pudimos derrotar a la colonia y hoy, sin que haya dudas, los anticolonialistas somos la gran mayoría. Sin embargo, los que creen que Puerto Rico no es una colonia son, desgraciadamente, un respetable 46 por ciento.

Por años, por no decir más de un siglo, distintos líderes puertorriqueños han luchado para salir de esta charca colonial que ha tenido diversos nombres a través de la historia. El nombre como disfraz le ha ocultado al Pueblo la trágica realidad de inferioridad política que hemos tenido los puertorriqueños bajo dos imperios: España y Estados Unidos.

Los resultados del plebiscito certifican la voluntad de todos y certifican la muerte de la colonia y del mal llamado Estado Libre Asociado, y dan comienzo a un proceso de descolonización en que Puerto Rico podrá entrar como el estado 51 de la Nación en igualdad de condiciones que los otros 50 estados. Este plebiscito, distinto a los tres anteriores, es de una importancia enorme y fundamental porque contenía la pregunta clave que debió hacerse hace años: “¿Está usted de acuerdo con mantener la condición política territorial actual?”

Los tres plebiscitos anteriores nunca pudieron resolver la actual condición de inferioridad política, como sugiere la pregunta plebiscitaria, y se convirtieron en concursos de simpatías o encuestas electorales que manifestaron el sentimiento del Pueblo en ese momento con los gobiernos de turno. El Pueblo votó sofisticadamente por un cambio de gobierno y por un cambio en su condición política. Ninguna excluye la otra y en ambas con esperanza de llegar a mejores tiempos.

Sin embargo, el caminar que apenas comienza estará lleno de abrojos y espinas. Porque es una realidad que un sector del Pueblo ve al movimiento estadista como conservador y de derecha, sin ser esa la realidad política y cultural de los estadistas. La fama endilgada, no ganada, tiene sus comienzos en la década del 60 cuando el Partido Socialista, que presidía Juan Mari Bras, enfiló sus cañones hacia el Partido Nuevo Progresista como estrategia para detener la Estadidad y evitar la asimilación, según ellos. Fue este partido el gestor del ‘melonismo’ en 1972. Estrategia que adquiere carta de ciudadanía en las elecciones de 1980 con la consigna de “El gobierno araña que todo lo daña”.

El Partido Nuevo Progresista nunca se defendió de estos ataques. Siendo un partido anticolonialista y de reafirmación de la personalidad cultural del puertorriqueño bajo la Estadidad hizo caso omiso de estos ataques de la izquierda, que durante esos años fungió como rabiza del Partido Popular. Fue en esas elecciones de 1980 cuando se hacía público lo que antes no se atrevía a decir ni en privado: votar Popular es una estrategia para detener la Estadidad y llegar a la Independencia.

La izquierda, ya fosilizada, definió el debate contra el movimiento estadista y le sirvió de perro de presa al colonialismo partidista en Puerto Rico. Eso redundó que un gran sector del Pueblo se haya creído por años que el movimiento estadista es uno de carácter asimilista, retrógrado y excesivamente conservador. La población electoral del movimiento estadista convive en el mismo espacio geográfico y temporal que los miembros de las demás ideologías y su comportamiento social es igual al de ellos.

Ese contubernio político no adelantó en nada la solución al problema de nuestra condición política territorial. Al contrario, lo agravó. Y aunque, a lo largo de los años, le ha creado problemas al Partido Popular, que hoy día sufre la fisura ideológica que esto conlleva, le benefició muy poco al movimiento estadista. Pues el liderato político de este movimiento nunca ha hecho gestión alguna para proyectar la verdadera cara de la Estadidad en Puerto Rico: un movimiento anticolonialista y de reafirmación de la personalidad cultural del puertorriqueño.

Aunque los líderes del Partido Popular seguirán en el junte político con los miembros de esa izquierda fosilizada y obstaculizando toda gestión descolonizadora, el movimiento estadista debe hacer la gestión de proyectar su verdadera cara ideológica con rostros políticos frescos que no tengan el desgaste de la falta de credibilidad y la holgazanería política, como casi siempre sucede. Más ahora, que, reafirmada en tres elecciones consecutivas, nuestro sistema es de dos partidos políticos y no tres. Eso lo tiene que internalizar el liderato estadista.

Comentarios a: marioramosmendez@yahoo.com

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/