La competitividad importante

http://colondearmas.com/

La competitividad importante

Published December 14, 2012 | By Carlos A. Colón De Armas

La competitividad a la que se refieren la mayoría de las personas cuando hablan sobre el tema consiste de aumentar las probabilidades de que empresas de afuera establezcan operaciones en Puerto Rico, lo cual no es malo.  El problema es que mientras todo el esfuerzo se va en atraer esas inversiones, nos olvidamos de que el futuro desarrollo económico de la Isla, y el mejoramiento de nuestra calidad de vida, no dependen de esas empresas.ECONOMISTAS

El futuro bienestar de Puerto Rico depende de que las empresas cuya base de operaciones está en la Isla puedan ser competitivas exportando bienes y servicios en mercados globales.  La competitividad de esas empresas, y más específicamente, de los productos y servicios que éstas ofrecen, es lo que debería preocuparnos.

Una forma de contribuir a mejorar esa competitividad es identificando las áreas en las cuales instituciones o empresas localizadas en Puerto Rico pueden ser exitosas exportando bienes y servicios hacia mercados internacionales.  Veamos algunas de éstas.

Educación:  Puerto Rico tiene varias instituciones que ofrecen una alta calidad de educación universitaria (a nivel de bachillerato, maestría y doctorado) a un costo mucho más accesible que en otros lugares.  Esto podría contribuir al desarrollo de una importante industria de exportación de servicios educativos basada en atraer a estudiantes de todas partes del mundo, particularmente de la América latina y de los estados de Estados Unidos, a educarse en nuestra Isla.  Esa calidad universitaria también debe incluir labores de investigación dirigidas a desarrollar nuevas tecnologías, servicios y productos sobre los cuales basar el futuro progreso de la Isla.

Agricultura:  En nuestra Isla existe un caudal de conocimientos sobre técnicas dirigidas a maximizar y optimizar la producción agrícola.  A eso deberíamos añadirle el desarrollo de operaciones dirigidas a procesar y añadirle valor a esos productos agrícolas, y un decidido esfuerzo para  mercadearlos mejor.  Si esto hacemos, en Puerto Rico hay un potencial económico adicional en nichos que ya se están explotando como, por ejemplo, plantas ornamentales, mangó y café gourmet, al igual que en otros que todavía no se han desarrollado a su máximo potencial.  Entre estos últimos nos parece propio resaltar dos productos en particular.  En primer lugar, la leche UHT, que no en todos los países se produce y cuya alargada vida contribuye a su exportación.  En segundo lugar, las iguanas verdes (“gallinas de palo”), que se han propagado en la Isla y se han convertido en un problema, gustan al paladar de personas en otros países.  Por lo tanto, si procesamos esa carne, y la exportamos, podemos resolver el problema de propagación de esos animales en la Isla y, a la misma vez, contribuir al desarrollo de una nueva industria de exportación en Puerto Rico.

Servicios médicos:  La alta calidad de los servicios médicos que se ofrecen en Puerto Rico ofrece la oportunidad de establecer en la Isla instalaciones dedicadas a ofrecerle servicios médicos, con énfasis particular en procedimientos quirúrgicos especializados, a personas que puedan viajar a la Isla a obtener esos servicios.  Por otro lado, en Puerto Rico se está experimentando una marcada tendencia hacia el envejecimiento de la población.  Esa realidad, que en muchos aspectos puede representar un problema, puede convertirse en el agente catalítico que nos lleve a cultivar un peritaje en el desarrollo de procedimientos y centros de servicios para el cuido de esta población.  Esto no solamente serviría para atender a nuestras personas mayores, sino que también podría contribuir a crear en la Isla una industria dedicada a exportar ese peritaje y esos servicios.

Servicios profesionales:  Al igual que en la medicina, en Puerto Rico existe un gran número de profesionales en áreas tales como la ingeniería, arquitectura, finanzas, contabilidad y otros similares que también son susceptibles a la exportación.  Aunque algunas de esas profesiones requieren licencias y están reguladas por diversos países, se podrían establecer alianzas estratégicas entre profesionales del patio y de otros lugares para hacer esto posible.

Agua embotellada:  Puerto Rico tiene muchas fuentes de agua, y este producto es tan popular en el mundo, que el mismo podría servir de base para operaciones de exportaciones a base de una tecnología relativamente simple.

Nuestros competidores no están en países como Singapur, Irlanda y Corea del Sur.  En esos países están los competidores de las multinacionales que tienen operaciones en la Isla.  Los competidores de las firmas puertorriqueñas están en América Latina y Estados Unidos.  Si no acabamos de entender eso vamos a seguir desarrollando estrategias para lidiar con molinos de viento mientras los países vecinos nos siguen pasando por el lado.

Ya nos pasó con República Dominicana en el turismo.  No dejemos que nos siga pasando con todo lo demás.

– – – # # # – – – http://colondearmas.com/

16 de diciembre de 2012

Carta al Gobernador Electo

La economía de Puerto Rico no está pasando por un mero ciclo recesionario, la economía de Puerto Rico sufre una condición de estancamiento.

Por Elías Gutiérrez / Economista

Estimado señor Gobernador Electo:

 

Deseo por este medio dejar constancia de lo que considero el mejor curso de acción, si de contribuir al bienestar del país se trata.

Esta es la primera vez que me siento compelido a escribir una carta al gobernador electo. No creo que esta misiva llegue a sus manos. Lo más probable es que sea recibida por un ayudante y referida a la oficina que atiende las miles de comunicaciones que son normalmente recibidas en Santa Catalina. No obstante, si no sigo mis instintos no podré dormir tranquilo. Por eso he decidido hacerla una carta abierta.

Como usted sabe, soy economista y profesor de planificación en la Universidad de Puerto Rico (UPR), donde llevo 42 años en la cátedra. He ejercido en la práctica privada y he colaborado desinteresadamente con la mayoría de los gobernadores de Puerto Rico desde el segundo término de Rafael Hernández Colón. Dirijo la Escuela Graduada de Planificación Salvador M. Padilla de la UPR desde 1998.

Hago el recuento de mi experiencia porque pienso que me da autoridad para hacerle los planteamientos que desarrollo a continuación.

En primer término, debo decirle que la economía de Puerto Rico no está pasando por un mero ciclo recesionario. No, la economía de Puerto Rico sufre una condición de estancamiento. Ello hace que las recetas que se derivan de la teoría desarrollada por John Maynard Keynes sean inefectivas en nuestra disyuntiva.

Nuestro problema no consiste de una insuficiencia en la demanda agregada que pueda compensarse por el gasto público. Para complicar aun más la situación actual, el nivel de deuda acumulada por el gobierno y por el sector privado de la economía de Puerto Rico no permiten continuar financiando gastos con el propósito de estimular la demanda agregada. De ahí que la “creación de empleos” no puede lograrse desde el sector público.

Puerto Rico confronta una insuficiencia de riqueza productiva, una insuficiencia de capital. La plataforma de producción de la economía se ha encogido. Peor aún, la que permanece en operación sufre de obsolescencia.

Algo similar ocurre con el “capital humano”. La calidad del sistema educativo del país, en todos los niveles, no llega a los niveles requeridos para mantener la población en edad de trabajo en posición de añadir valor a la economía del mundo. Aquí radica el grave problema del país. Con estas limitaciones no es posible competir en la economía global.

El gobierno como obstáculo

Temo que las promesas de campaña le perseguirán los próximos cuatro años. El sistema político electoral ha logrado que en el léxico dominante se hayan colocado los bueyes detrás de la carreta.

Los puestos de trabajo no pueden ser “creados” por el gobierno. En todo caso, es el sector privado el que puede hacerlo. No obstante, lo hará solo si hay necesidad de cada puesto. Es decir, si se justifica en función de la contribución que se espera de cada uno a la actividad productiva de la empresa que lo demanda.

Nuestro gobierno se ha convertido en un obstáculo para la producción, para el proceso que añade valor a la economía, para la operación cotidiana de las actividades productivas, para la acumulación de capital -que es esencial para generar producción-, y para las transacciones que permiten el funcionamiento de la economía moderna. En síntesis, nuestra economía no es viable.

Hoy día, el gobierno de Puerto Rico estimula la dependencia de tres cuartas partes de la población de forma directa o indirecta. Esa dependencia ha sido financiada con ahorros provenientes de los Estados Unidos y por impuestos extraídos a la clase media residente en Puerto Rico. Ese es el “modelo económico” del que tanto se habla. Un modelo que comenzó con el objetivo de la producción y ha derivado a uno en donde el consumo y la destrucción de valor son objetivo y resultado.

Señor gobernador electo, el gobierno tiene que reconocer finalmente que se ha convertido en una pesada carga para nuestra sociedad. La estrategia requerida es, pues, una que conllevaría la reducción inteligente, pero significativa, del sector público en favor de la expansión del sector productivo privado.

Sé que lo que estoy indicando choca con idearios y plataformas políticas. Esa realidad es la que ha impedido que, hasta la fecha, no hayamos logrado aceptar la realidad y acometer las acciones necesarias.

Mientras fue posible recurrir al crédito para financiar la posposición de este amargo despertar, esa fue la conducta de todos los gobernadores que le han antecedido. Me temo que usted no tendrá esa ventaja.

El objetivo rector estratégico deberá ser la expansión de la plataforma de producción. Para ello será necesaria la acumulación de capital productivo. Todas la medidas que tome desde la gobernación deberán ir dirigidas a alcanzar ese objetivo estratégico. El resto caerá por su propio peso. Recuerde, no hay margen para financiar la postergación.

 

Elías R. Gutiérrez, Ph.D.

Wall Street eyes PR population loss

By : KEVIN MEAD
kevin@caribbeanbusinesspr.comcb.pr@gmail.com

A falling population presents a growing range of challenges for Puerto Rico and is now raising red flags on Wall Street regarding the island’s economic and fiscal future.

Slashing the island government’s credit rating, Moody’s Investors Service cited the “declining population” as it pointed to Puerto Rico’s “weak” economic outlook, one of four key drivers of its downgrade on Thursday.

“Economic growth prospects remain weak after six years of recession and could be further dampened by the commonwealth’s efforts to control spending and reform its retirement system, both of which are needed to stabilize the commonwealth’s financial results,” Moody’s said. “The lack of significant economic growth drivers and the commonwealth’s declining population have also reduced prospects for a strong economic recovery.”

Moody’s also blamed Puerto Rico’s high and growing debt levels, lackluster revenue growth and large structural budget gaps, and lack of meaningful pension reform as prime movers behind the downgrade to just one notch above “junk” grade. A shrinking and aging population can impact each of those three categories.

A preliminary CARIBBEAN BUSINESS review of previous ratings actions by Standard & Poor’s, Moody’s and Fitch didn’t turn up mentions of Puerto Rico’s population decline.

There has been an exodus of Puerto Rico residents amid the marathon local economic recession. Puerto Rico’s population fell by 2.2 percent over the past decade, according to 2010 Census statistics, shedding stark light on a demographic shift that represents a range of challenges for the island including the prospect of less federal funding, increased pressure on the financially ailing public-pension system and a dramatically aging population with fewer financial resources.

Puerto Rico’s population was pegged at 3,725,789 in the 2010 Census, down from the 3,808,610 residents registered in the 2000 Census. It marked the first time the island population has declined between census counts. A 2011 update tabbed Puerto Rico’s population lower still at under 3.67 million, representing a loss of 56,594 residents last year.

There are roughly 4.7 million Puerto Ricans living in the states. Nearly a third of Hispanics of Puerto Rican origin in the 50 states and D.C. were born in Puerto Rico, according an analysis of 2009 American Community Survey data by the Pew Hispanic Center.

The flow Puerto Rico residents leaving for the U.S. mainland was highlighted in new Census Bureau data that showed 76,218 people residing in the U.S. last year lived in Puerto Rico one year earlier.

The exit of people seeking work in the states and the related issue of “brain drain” have grabbed headlines, but Puerto Rico’s population drop is only partly due to people leaving the island.

Connected to the flight of young Puerto Ricans and professionals to the mainland is a falling local birth rate and a quickly aging population that economists and demographers warn will pose increasingly greater challenges to the island. Human resources executives note that those problems extend to island businesses.

“That means less people working, saving, investing, consuming and contributing to pay off the debts incurred by the commonwealth with bondholders and pensioners,” Sergio Marxuach, policy director for the Center for the New Economy, told CARIBBEAN BUSINESS online.

Puerto Rico is among just two dozen national statistical areas around the world that lost population between 2005 and 2010, according to a United Nations report issued last year.

As the global population topped 7 billion after an unprecedented surge of 1 billion over the past 12 years, Puerto Rico and 23 countries actually saw declines.

They are mostly former Soviet Republics and Eastern European countries. According to the latest U.N. count, of the 24 nations that registered population falls between 2005 and 2010 only Puerto Rico, Germany and some small island nations were not from this region.

Puerto Rico’s population growth slowed to a crawl between 2000 and 2010, posting an average annual increase of less than 0.5 percent during the period, according to Census statistics. That was the smallest population increase over a decade since at least the 1950s when it was 6.3 percent. The island’s population grew 15.4 percent in the 1960s, 17.9 percent in the 1970s, 10.2 percent in the 1980s and 8.1 percent in the 1990s.

Puerto Rico’s population growth rate over the past decade was less than half that of the U.S.

The island’s aging population, meanwhile, is getting grayer by the year, according to Census counts.

The percentage of the population over 65 years old was 7.9 percent in 1980, 10 percent in 1990, 14 percent in 2000 and 15 percent in 2010. Projections show that the under-40 population will drop by more than 300,000 by 2020, while the over-40 crowd will grow by 275,000. The population of islanders older than 70 is forecast to rise by 75,000 over that time.

Projections show that by half of the local population will be over age 50 by 2050.

Meanwhile, Puerto Rico’s birth and fertility rates have both fallen sharply since the onset of the island’s economic downturn — further evidence that few forms of birth control are as effective as the economy.

Both rates are among the lowest in the nation, and experts believe the trend is tied to the economy. Women with money worries may feel they can’t afford to start a family or add to it.

Puerto Rico’s birth rate fell to 11.3 births per 1,000 total population in 2010, according to the federal Centers for Disease Control. The birth rate was 12.4 at the start of the island island’s economic recession in 2006. Only seven states have lower birth rates.

The fertility rate in Puerto Rico was 54.3 in 2010, down from 57.2 in 2006. The fertility rate is the number of births per 1,000 women aged 15-44 years. Only four states had lower fertility rates in 2010.

There were 41,159 births in Puerto Rico in 2010, down from 48,597 births in 2006.

The national birth rate dropped for the third straight year, with declines for most ages and all races, according to the federal report.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/