Urgencia fiscal que pocos entienden

NR – Hay que entender a Albi, nieto de don Luis A. Ferré, inteligente pero persona trrastornada desde pequeño, Neo-Comunista Fabricante de Miseria que odia apasionadamente todo lo que represente su Abuelo, y que es el que realmente dirige el actual gobierno. Hasta los economistas controlados por Albi predicen lo mal que van e irán las cosas. Es que AGP es peor peor de lo que la gente se cree. AGP por sus caprichos regala los fondos públicos a sus AMIGOTES, a multillonarios como Ricky Martin, propone aumentar los gastos en el presupuesto por &723 Millones en tiempos de austeridad y no se ocupa de los problemas que se acrecentan. La formula de AGP al es al desastre, por eso hasta líderes del PPD están diciendo que el objetivo de AGP es quebrar a las familias Pro-USA de Puerto Rico para que se muden, bajar la población a Dos Millones y declarar la República Chavista.

22 de mayo de 2013

Urgencia fiscal que pocos entienden

Economistas coinciden en que la Isla aún no internaliza lo vital que es enderezar las finanzas del país y propiciar el crecimiento económico

A juicio de Juan Lara, los efectos de una degradación serían por mucho más prolongados y devastadores que aquellos que cause la nueva imposición. (Thinkstock)

Por Joanisabel González /joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com

La ampliación del impuesto sobre las ventas y uso (IVU) a los servicios corporativos o B2B no tendrá un efecto significativo en los precios ni afectará considerablemente la competitividad de Puerto Rico como lugar de negocios.

La controversial propuesta, empero, toca a las puertas del sector privado y de Puerto Rico, porque sus distintos grupos o sectores de interés no han entendido la urgencia de encausar un ajuste fiscal y asegurar que la economía crezca.

Así piensan los economistas Juan Lara y Orlando Sotomayor, quienes, aunque en lados opuestos en torno al impacto del IVU en los servicios B2B, coinciden en que la Isla todavía atraviesa por un proceso de ajuste fiscal que se hará más difícil cuanto más se postergue.

“El B2B a los servicios es un impuesto para salvar al país de una crisis financiera. De ahí es que nace esto”, dijo el economista Juan Lara a El Nuevo Día. Lara, quien hace unos seis meses dijo a El Nuevo Día que el país tendría que encarar aumentos en impuestos y tarifas de utilidades públicas, sostuvo que los efectos de una degradación serían por mucho más prolongados y devastadores que aquellos que cause la nueva imposición.

“Es como preocuparse por una picada de mosquito cuando hay un toro que viene a embestir”, prosiguió el catedrático de Economía de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras.

Lara asesora al Departamento de Hacienda en el tema. Específicamente, Lara ha analizado el impacto económico de la nueva disposición contributiva, aunque no participó de su diseño.

Si se aprueba el proyecto cameral 1073 sin cambios (y de acuerdo con el presupuesto recomendado), a partir del fiscal 2014, la mitad de los ingresos del IVU saldrían de los servicios B2B. Por ello, el sector empresarial ha dicho que no está dispuesto a aceptar otra carga de tal magnitud.

Según Lara, el IVU en los servicios B2B supone más ingresos al Fondo General y menos impacto al consumidor que aplicar el IVU a los medicamentos recetados o los alimentos.

 

Si se necesita tanto dinero, ¿por qué el Gobierno propone bajar el IVU a 6.5%?

“Las autoridades gubernamentales querían dar a la gente ese beneficio. No es un asunto técnico, sino la preferencia de los gobernantes”, dijo.

El economista recordó que el proyecto que se radicó para allegar $1,440 millones al nuevo presupuesto también incluye otras disposiciones. Entre estas, el tope en deducciones por intereses hipotecarios y la sobretasa a individuos con ingresos mayores de $200,000. Por otro lado, se creó un impuesto a las “megatiendas” y se modificó el arbitrio a las foráneas. Esta última disposición, a ser pagada por el sector industrial, supone además otros $360 millones al fisco.

La peor parte

No obstante, Lara reconoció que la iniciativa del Gobierno afectará ciertos negocios y sectores con más fuerza.

Ese sería el caso de pequeñas empresas, por lo que la postura de la Legislatura de eximir a ese grupo sería adecuada, dijo Lara.

En el caso de una compañía de publicidad, por ejemplo, su modelo de negocios descansa en la contratación de servicios profesionales, como son talentos, productores o diseñadores. En el sector de la construcción prevalece la misma dinámica en ciertos casos, pues los desarrolladores o contratistas generales contratan servicios de arquitectura, ingeniería, plomería o electricidad.

En contraste, el principal coste operacional de un banco o cooperativa no es la contratación de abogados o contadores, sino su nómina o la intermediación del dinero y, en este último caso, tanto el dinero como los intereses están exentos del IVU, explicó el economista.

Según Lara, es poco probable que la imposición tenga un efecto cascada en los precios, pues al cabo de ocho años de recesión, “con una economía local tan deprimida”, transferir el coste no es factible.

Agregó que la inflación en la Isla permanece por debajo de 2% y, el año pasado, hubo varios meses en los que los precios de los bienes o servicios bajaron en lugar de subir.

Costo real y enorme

Para Sotomayor, en cambio, la ola impositiva “es real y enorme”.

De entrada, recordó que los cambios al IVU vienen de la mano de un alza en el agua y la luz. Todo ello será el equivalente a un alza al IVU de 14%.

“(Los aumentos) representan una política fiscal contraccionista en medio de una recesión y tendrán el efecto de agravarla. Provocarán desempleo e inflación a la misma vez”, sostuvo el catedrático de Economía en la UPR en Mayagüez.

Así las cosas, Sotomayor está convencido de que el ciudadano se verá afectado por vía doble: desempleo y precios más altos.

Sin haberse concretado los cambios propuestos, los números de empleo más recientes muestran que entre abril del 2012 y abril pasado, Puerto Rico ha perdido unos 25,400 empleos asalariados.

Espiral fiscal

“El país está a punto de que se le corte la tarjeta de crédito. En ese momento, tendremos que cuadrar el presupuesto público a pulso y esto quiere decir subir los impuestos todavía más o despedir empleados públicos”, dijo Sotomayor.

Como resultado, Puerto Rico continúa atrapado en una espiral fiscal.

“Hay un déficit, se cierra con más impuestos o menos gasto. Esta acción provoca una recesión y la recesión, a su vez, genera más déficit”, dijo el catedrático de Economía de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, al recordar que en otros países tal espiral ha terminado con el impago de la deuda soberana.

“Ante la falta de estrategias y políticas de crecimiento, los que residan en esta Isla en el futuro podrán esperar ajustes fiscales cada vez más traumáticos y dolorosos”.

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/