Suspensión del chófer de La Fortaleza: Por Escuchar WAPA Radio

{La persecución a los Pro-USA por Agapititos es la mayor en toda la historia. En todas las Agencias y Departamentos existe un estado de guerra civil, los Populares-Chavistas persiguiendo a los Pro-USA, y los Pro-USA defendiéndose, y nadie trabaja ni prestan los servicios públicos. Cuando Sila la Oficina del Contralor compilo información malusándose $40 Millones en los casos de discrimen Anti-USA’s, pero ahora con los Agapititos es mucho peor: Ya ha costado Billones.}

Castigo insólito para chofer en La Fortaleza

Don Misael llevaba 25 años de servicio como chofer en Fortaleza. (wanda.vega@
gfrmedia.com) 

Misael Santana Urrutia fue suspendido de empleo y sueldo por cambiar la emisora del radio del vehículo oficial que conducía.

Un chofer de La Fortaleza, con 25 años de servicio en la Mansión Ejecutiva, y a quien le faltan meses para jubilarse con un aparente récord de excelencia, fue suspendido de empleo y sueldo por un mes tras alegarse que violó una directriz del administrador de la Oficina del Gobernador. Su “gravísimo pecado”: haber cambiado el radio del vehículo oficial que conducía, de una emisora gubernamental, Radio Universidad (WRTU), a un programa de noticias en la banda AM.

El insólito castigo a don Misael Santana Urrutia, de 65 años, se basa en un memorando que circuló el administrador de la Oficina del Gobernador, Harold González Rosado, el 2 de mayo pasado en el cual “se dispone que los vehículos sintonicen las emisoras WIPR o Radio Universidad”. El memo explica que “estamos comprometidos en (sic) patrocinar las estaciones de radio del Pueblo de Puerto Rico… la programación de ambas estaciones está dirigida a fomentar la cultura y sirven de foro a los exponentes de las artes”.

“Es un horror, lo suspenden de empleo y sueldo sin una vista, sin el mínimo debido proceso de ley, lo sientan a hacer una declaración jurada sin tener oportunidad de consultar un abogado, la sanción no guarda proporción con la falta, no tiene que ver con los deberes de su puesto, no es que incumplió la Ley de Tránsito ni fue negligente; esto es ridículo”, sostuvo el asesor legal del empleado sancionado, Wilbert Méndez.

Una gran ironía en este caso es que don Misael, además de ser un humilde empleado público, es un valioso recurso de la cultura tradicional boricua por ser uno de los escasos artesanos que se dedica a elaborar los barriles o tambores utilizados en la música de la bomba y los panderos de la plena. “Yo apoyo a Radio Universidad y la escucho hace más de veinte años, porque ellos tienen programas de música puertorriqueña, de bomba y plena, yo hasta he participado en los maratones para recaudar fondos y contribuí con $50”, se lamentó el hombre.

SUSPENDIDO POR ESCUCHAR NOTICIA

El chofer de Fortaleza Misael Santana habla sobre el castigo que le impusieron por cambiar de emisora radial en un vehículo oficial.

 El “grave” incidente

El 18 de julio pasado, don Misael estaba transportando a dos funcionarias de La Fortaleza desde el estacionamiento del “motor pool”, en los predios del Castillo del Morro, hasta las oficinas de la mansión ejecutiva cuando terminó un programa que escuchaba en Radio Universidad y cambió a una estación de noticias, según explicó.

Las empleadas Joanna Morales, una supervisora de Servicios Generales y Diana Galiñánez, quien se desempeñaba al momento como asesora auxiliar II con salario de $66,000, le cuestionaron que cambiara la emisora, según don Misael. Morales le sacó en cara la directriz sobre las radioemisoras. “Eso no es malo, yo no estoy oyendo una cosa chabacana, tengo derecho a informarme”, dice don Misael que les respondió.

Casi tres meses más tarde, el 14 de octubre, le entregan una carta en donde el asesor legal Ángel Robles Candelaria le indica que está realizando una investigación sobre un incidente en donde Santana estuvo involucrado el 18 de julio y lo cita para que preste declaración jurada. Don Misael acudió a la cita el 17 de octubre. Indicó que el licenciado Robles le dijo que tenía derecho a defenderse y hacer una declaración jurada. “Yo le digo que no tengo nada que esconder, yo no he hecho nada malo, no he ofendido a nadie así que hice la declaración y la firmé”, sostuvo.

Tres semanas después, sin celebración de vista alguna, lo citan a la oficina de Recursos Humanos, donde le informan verbalmente que estará suspendido de empleo y sueldo. Le entregan una carta del administrador de la Oficina del Gobernador, González Rosado, en la que se le notifica que se le suspende efectivo el 7 de noviembre. No obstante, la carta no indica formalmente la duración de la suspensión ni qué día tiene que regresar.

En la carta, González le imputa haber violado el reglamento de personal de la Oficina de diciembre de 2012.

¿Visos de ilegalidad?

“Si no le dieron una vista informal eso es ilegal”, dice el abogado laboral Alejandro Torres, consultado por este diario. La proporcionalidad entre la sanción y la alegada falta es un principio del Derecho y esa medida no es proporcional”, explicó Torres.

“La suspensión o la destitución son penas capitales para un empleado porque les priva del sustento, eso (el incidente de la radio), en todo caso lo que conlleva es una advertencia -si es la primera ocasión- o una amonestación”.

Tanto Torres como el licenciado Méndez, en entrevistas separadas, coincidieron en que existe también el principio de que las medidas disciplinarias laborales se aplican en forma progresiva. Es decir, que en primeras faltas se va desde advertencias, amonestaciones verbales o escritas y, solo ante alguna conducta reiterada, puede ameritar una suspensión.

Méndez apunta que la suspensión de empleo y sueldo, sin una vista administrativa, “solo se impone cuando hay actos graves, lo que obviamente no es el caso”. “De hecho, el memorando no dice que no se puede cambiar la estación en ningún momento”, señaló Méndez.

Más irregularidades

El 27 de noviembre, don Misael presentó una solicitud de revisión de la determinación administrativa ante la Oficina del Gobernador.

Don Misael no sabe si se debió a su solicitud de revisión, pero parece ser que alguien evaluó su caso por alguna razón. El jueves, 5 de diciembre lo llamó por teléfono una nueva directora de Recursos Humanos y le dijo que se presentara a trabajar al día siguiente. Es posible que personal de ese departamento se percatara de que la carta de suspensión ni siquiera tenía la fecha en la que el empleado debía reintegrarse a las labores.

Ese día llegó a la casa de don Misael un mensajero con una carta idéntica a la notificación inicial de la suspensión, pero corregida con la información de que la sanción terminaba el 6 de diciembre. Para los efectos, el empleado fue notificado de esto un día laborable antes de la fecha en la que se debía reportar.

Doble golpe

La situación ha afectado a don Misael al punto de que tuvo que buscar ayuda psiquiátrica. “Yo caí en depresión, tuve que buscar ayuda; yo que no bebía pastillas para nada, ahora si no me meto una pastilla, no me duermo…eso es una película que se te queda rodando en la mente. Yo busco el porqué, si yo no he ofendido a nadie, yo que antes me acostaba a las 7 de la noche… y (ahora) eran las 3 y las 4 de la mañana y yo despierto, pensando en eso, ahí y ahí… qué yo he hecho si no he hecho nada malo y ahora tengo un montón de medicamentos que tengo que meterme para dormir y para estar relajado”, sostuvo.

El salario mensual de Santana, tras una vida de servicio, es de $1,670 y su cheque neto quincenal es de $583.34. Su esposa, doña Virgen Rivera, tiene problemas de salud y el ingreso de él es la única entrada en la casa. “Imagínate, esa guagua paga $476, los ‘biles’ de luz no bajan de los $200, pagas la luz y hay que hacer compras, te viene el agua, el teléfono, entonces lo poquitito que tienes ahorradito, yo creo que si me quedan $400 en el banco es mucho para volver a pagar la guagua ahora el día 20, que me toca…se me fue todo, yo no puedo dejar de pagar la guagua que es lo que tengo para moverme”, sostuvo.

Don Misael aseguró que el único incidente laboral anterior que recuerda ocurrió en 2011, cuando recibió una “orientación” de que no se podría usar un sombrero en el trabajo, él estuvo de acuerdo en que no lo usaría y ahí quedó el asunto.

Por su parte, Jesús Manuel Ortiz, jefe de prensa de La Fortaleza, dijo que “este empleado solicitó una apelación que está en proceso por lo que no vamos a hacer comentarios en torno al mismo hasta que estos procesos terminen”.

Don Misael llevaba 25 años de servicio como chofer en Fortaleza. (wanda.vega@
gfrmedia.com) 

Misael Santana Urrutia fue suspendido de empleo y sueldo por cambiar la emisora del radio del vehículo oficial que conducía.

Un chofer de La Fortaleza, con 25 años de servicio en la Mansión Ejecutiva, y a quien le faltan meses para jubilarse con un aparente récord de excelencia, fue suspendido de empleo y sueldo por un mes tras alegarse que violó una directriz del administrador de la Oficina del Gobernador. Su “gravísimo pecado”: haber cambiado el radio del vehículo oficial que conducía, de una emisora gubernamental, Radio Universidad (WRTU), a un programa de noticias en la banda AM.

El insólito castigo a don Misael Santana Urrutia, de 65 años, se basa en un memorando que circuló el administrador de la Oficina del Gobernador, Harold González Rosado, el 2 de mayo pasado en el cual “se dispone que los vehículos sintonicen las emisoras WIPR o Radio Universidad”. El memo explica que “estamos comprometidos en (sic) patrocinar las estaciones de radio del Pueblo de Puerto Rico… la programación de ambas estaciones está dirigida a fomentar la cultura y sirven de foro a los exponentes de las artes”.

“Es un horror, lo suspenden de empleo y sueldo sin una vista, sin el mínimo debido proceso de ley, lo sientan a hacer una declaración jurada sin tener oportunidad de consultar un abogado, la sanción no guarda proporción con la falta, no tiene que ver con los deberes de su puesto, no es que incumplió la Ley de Tránsito ni fue negligente; esto es ridículo”, sostuvo el asesor legal del empleado sancionado, Wilbert Méndez.

Una gran ironía en este caso es que don Misael, además de ser un humilde empleado público, es un valioso recurso de la cultura tradicional boricua por ser uno de los escasos artesanos que se dedica a elaborar los barriles o tambores utilizados en la música de la bomba y los panderos de la plena. “Yo apoyo a Radio Universidad y la escucho hace más de veinte años, porque ellos tienen programas de música puertorriqueña, de bomba y plena, yo hasta he participado en los maratones para recaudar fondos y contribuí con $50”, se lamentó el hombre.

SUSPENDIDO POR ESCUCHAR NOTICIAS

El chófer de Fortaleza Misael Santana habla sobre el castigo que le impusieron por cambiar de emisora radial en un vehículo oficial.

El “grave” incidente

El 18 de julio pasado, don Misael estaba transportando a dos funcionarias de La Fortaleza desde el estacionamiento del “motor pool”, en los predios del Castillo del Morro, hasta las oficinas de la mansión ejecutiva cuando terminó un programa que escuchaba en Radio Universidad y cambió a una estación de noticias, según explicó.

Las empleadas Joanna Morales, una supervisora de Servicios Generales y Diana Galiñánez, quien se desempeñaba al momento como asesora auxiliar II con salario de $66,000, le cuestionaron que cambiara la emisora, según don Misael. Morales le sacó en cara la directriz sobre las radioemisoras. “Eso no es malo, yo no estoy oyendo una cosa chabacana, tengo derecho a informarme”, dice don Misael que les respondió.

Casi tres meses más tarde, el 14 de octubre, le entregan una carta en donde el asesor legal Ángel Robles Candelaria le indica que está realizando una investigación sobre un incidente en donde Santana estuvo involucrado el 18 de julio y lo cita para que preste declaración jurada. Don Misael acudió a la cita el 17 de octubre. Indicó que el licenciado Robles le dijo que tenía derecho a defenderse y hacer una declaración jurada. “Yo le digo que no tengo nada que esconder, yo no he hecho nada malo, no he ofendido a nadie así que hice la declaración y la firmé”, sostuvo.

Tres semanas después, sin celebración de vista alguna, lo citan a la oficina de Recursos Humanos, donde le informan verbalmente que estará suspendido de empleo y sueldo. Le entregan una carta del administrador de la Oficina del Gobernador, González Rosado, en la que se le notifica que se le suspende efectivo el 7 de noviembre. No obstante, la carta no indica formalmente la duración de la suspensión ni qué día tiene que regresar.

En la carta, González le imputa haber violado el reglamento de personal de la Oficina de diciembre de 2012.

¿Visos de ilegalidad?

“Si no le dieron una vista informal eso es ilegal”, dice el abogado laboral Alejandro Torres, consultado por este diario. La proporcionalidad entre la sanción y la alegada falta es un principio del Derecho y esa medida no es proporcional”, explicó Torres.

“La suspensión o la destitución son penas capitales para un empleado porque les priva del sustento, eso (el incidente de la radio), en todo caso lo que conlleva es una advertencia -si es la primera ocasión- o una amonestación”.

Tanto Torres como el licenciado Méndez, en entrevistas separadas, coincidieron en que existe también el principio de que las medidas disciplinarias laborales se aplican en forma progresiva. Es decir, que en primeras faltas se va desde advertencias, amonestaciones verbales o escritas y, solo ante alguna conducta reiterada, puede ameritar una suspensión.

Méndez apunta que la suspensión de empleo y sueldo, sin una vista administrativa, “solo se impone cuando hay actos graves, lo que obviamente no es el caso”. “De hecho, el memorando no dice que no se puede cambiar la estación en ningún momento”, señaló Méndez.

Más irregularidades

El 27 de noviembre, don Misael presentó una solicitud de revisión de la determinación administrativa ante la Oficina del Gobernador.

Don Misael no sabe si se debió a su solicitud de revisión, pero parece ser que alguien evaluó su caso por alguna razón. El jueves, 5 de diciembre lo llamó por teléfono una nueva directora de Recursos Humanos y le dijo que se presentara a trabajar al día siguiente. Es posible que personal de ese departamento se percatara de que la carta de suspensión ni siquiera tenía la fecha en la que el empleado debía reintegrarse a las labores.

Ese día llegó a la casa de don Misael un mensajero con una carta idéntica a la notificación inicial de la suspensión, pero corregida con la información de que la sanción terminaba el 6 de diciembre. Para los efectos, el empleado fue notificado de esto un día laborable antes de la fecha en la que se debía reportar.

Doble golpe

La situación ha afectado a don Misael al punto de que tuvo que buscar ayuda psiquiátrica. “Yo caí en depresión, tuve que buscar ayuda; yo que no bebía pastillas para nada, ahora si no me meto una pastilla, no me duermo…eso es una película que se te queda rodando en la mente. Yo busco el porqué, si yo no he ofendido a nadie, yo que antes me acostaba a las 7 de la noche… y (ahora) eran las 3 y las 4 de la mañana y yo despierto, pensando en eso, ahí y ahí… qué yo he hecho si no he hecho nada malo y ahora tengo un montón de medicamentos que tengo que meterme para dormir y para estar relajado”, sostuvo.

El salario mensual de Santana, tras una vida de servicio, es de $1,670 y su cheque neto quincenal es de $583.34. Su esposa, doña Virgen Rivera, tiene problemas de salud y el ingreso de él es la única entrada en la casa. “Imagínate, esa guagua paga $476, los ‘biles’ de luz no bajan de los $200, pagas la luz y hay que hacer compras, te viene el agua, el teléfono, entonces lo poquitito que tienes ahorradito, yo creo que si me quedan $400 en el banco es mucho para volver a pagar la guagua ahora el día 20, que me toca…se me fue todo, yo no puedo dejar de pagar la guagua que es lo que tengo para moverme”, sostuvo.

Don Misael aseguró que el único incidente laboral anterior que recuerda ocurrió en 2011, cuando recibió una “orientación” de que no se podría usar un sombrero en el trabajo, él estuvo de acuerdo en que no lo usaría y ahí quedó el asunto.

Por su parte, Jesús Manuel Ortiz, jefe de prensa de La Fortaleza, dijo que “este empleado solicitó una apelación que está en proceso por lo que no vamos a hacer comentarios en torno al mismo hasta que estos procesos terminen”.

Suspensión del chofer de La Fortaleza: Gobernador cambia la versión

Por Bárbara J. Figueroa Rosa / bfigueroa@primerahora.com12/17/2013 |
(mbayon@prime
rahora.com) 

Alejandro García Padilla no apoya reglamento que obliga a escuchar solo emisoras gubernamentales, pero justifica el castigo al servidor público.

“Una de estas cosas no es como las otras…”.

La famosa estrofa de la canción de Plaza Sésamo se hizo relevante ayer al conocerse que el gobernador Alejandro García Padilla dice no apoyar un memorando surgido en su propia oficina y que dispone que los vehículos oficiales sintonicen solo las emisoras WIPR y Radio Universidad, hecho que le costó una suspensión al chofer de La Fortaleza, Misael Santana Urrutia. ¿En serio? Ahhh, cará.

El primer ejecutivo expresó que la directriz que circuló el administrador de la Oficina del Gobernador, Harold González Rosado, “no cuenta con mi apoyo” porque no cree correcta la imposición de escuchar únicamente emisoras gubernamentales. Sin embargo, justificó el insólito castigo al chofer alegando que este fue sancionado debido a un supuesto altercado que tuvo con las funcionarias que hicieron la denuncia oficial, Diana Galiñanes y Joanna Morales, y no por haber violado la directriz sobre las radioemisoras.WAPA Radio

En cambio, don Misael explicó que cuando el asesor legal de La Fortaleza, Ángel Robles Candelaria, lo citó para investigar los hechos ocurridos el pasado 18 de julio este le preguntó específicamente si había recibido el memorando que establece las radioemisoras que debían sintonizar los choferes y si había leído el documento, lo cual ratifica que sí había una investigación en curso sobre el cambio de emisora. El chofer, en su declaración jurada, aceptó que sí había leído la orden sobre las radioemisoras e indicó además que sí les dijo a las dos funcionarias que él “tenía derecho a escuchar noticias” y que “no estaba escuchando ningún programa chabacano”. También dejó claro, en el mismo documento, que “no les falté el respeto” a las dos funcionarias.

Mientras, el abogado de don Misael, Wilbert Méndez, se mostró “sorprendido” ante el giro que le dio ayer el gobernador al caso lo que, a su juicio, es una acción “acomodaticia”.

“Me sorprende escuchar ésto… es acomodaticia la excusa que dan públicamente ahora cuando en ningún lado de la carta que le entregaron a Misael se le imputan cargos relacionados a conductas de ese tipo”, expresó el licenciado.

“Además, si hubo un alegado altercado fue iniciado por las empleadas que lo increparon… y lo cierto e irrefutable es que todo se origina a base de la directriz”, agregó Méndez.

Negó también que haya una apelación en proceso, como mencionó el jefe de prensa de La Fortaleza, Jesús Manuel Ortiz, pues aunque don Misael presentó una solicitud de revisión, esta quedó sin efecto con la segunda notificación de suspensión que recibió el chofer el pasado 4 de diciembre.

“Tenemos 20 días para apelar y no se han cumplido… esperemos que no surjan declaraciones juradas que nunca hemos visto sobre el alegado altercado”, expresó Méndez.

De otra parte, don Misael indicó a Primera Hora que nunca ha militado en partidos políticos, pero como entró a La Fortaleza bajo la administración de Hernández Colón siempre lo han considerado popular y ha sido presionado en su empleo bajo las administraciones del PNP.

“Este año voté por García Padilla”, dijo el chofer, quien además se mostró convencido (en una entrevista antes de que se publicara el reportaje sobre la suspensión) de que “el gobernador no está enterado de mi caso”.

Surgen reacciones

El caso de don Misael trajo consigo una ola de reacciones por parte de varios políticos que se mostraron indignados al conocer la reprimenda contra el chofer por no escuchar emisoras gubernamentales en el vehículo oficial.

Entre las personas estupefactas al saber sobre los hechos se destacó el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, quien catalogó la acción contra el servidor público como una “barbaridad”.

“Me parece un atropello y un abuso de poder salvaje. Esto es una barbaridad”, dijo en primera instancia Pierluisi.

“Lo más que pudiera pensar es que si alguien se molestó en el proceso, se le amonestara verbalmente pero jamás suspenderlo de un empleo. Yo jamás llegaría a un extremo como ese para corregir una conducta que pudo haber molestado a otro empleado, y menos por una estación de radio. Está excesivo, es una barbaridad”, agregó.

Por su parte, la senadora pipiola María de Lourdes Santiago opinó que independientemente de la falta imputada, el patrono no siguió el debido proceso correspondiente en estos casos.

“Primero debe notificar la intención de penalizar al empleado y tiene que celebrar una vista informal. Además, tiene que haber una relación de proporción entre la falta cometida y el castigo que se imponga y, aunque los hechos no parecen estar de todo claros, aparenta ser una penalidad excesiva”, argumentó la legisladora.

La senadora agregó que el problema que trae consigo este tipo de situación es que “cada vez que se incumple con el debido proceso a un empleado público el Estado se expone a una reclamación que resulte en un costo de defensa o de indemnización que termina pagando el país completo”.

Mientras, el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Jorge Colberg, pareció justificar la sanción al sostener que la orden sobre las emisoras radiales se origina para “evitar que las situaciones que surgen por los frecuentes debates político-partidistas que se dan en la radio del país provoquen controversias entre empleados”.

¿Quién los entiende?

Fortaleza acepta que metió la pata

Por Eugenio Hopgood Dávila02/28/2014 |

Revocan la orden de suspensión contra don Misael Santana, chofer de la mansión ejecutiva, y además ordenan que le reembolsen el sueldo perdido, montante a $1,670.

Santana Urrutia entiende que aún no se le ha hecho justicia “porque me hicieron un daño muy grande”.  (Archivo) 

El chofer admite que está bajo tratamiento psicológico y que considera demandar

 

La Oficina del Gobernador finalmente reconoció que actuó incorrectamente y revocó la controversial suspensión de empleo y sueldo al chofer de La Fortaleza, Misael Santana Urrutia, quien había sufrido el insólito castigo por haber sintonizado una radioemisora no autorizada en el vehículo oficial que conducía.

El administrador de la Oficina del Gobernador, Harold González Rosado, quien había firmado la carta de suspensión de don Misael el 5 de noviembre de 2013, rectificó ahora su acción y le entregó personalmente al chofer una nueva carta, fechada el 4 de febrero pasado, en la cual deja sin efecto la sanción. González Rosado además ordenó reembolsarle a don Misael los cheques correspondientes al mes que duró el castigo, montantes a $1,670 en salario bruto o dos quincenas de $583.34 en salario neto.

El caso causó sorpresa e indignación cuando fue publicado en exclusiva por Primera Hora el 16 de diciembre. Abogados laborales consultados por este diario opinaron que el procedimiento administrativo contra don Misael fue errático, abusivo y violó el derecho del empleado a un debido proceso de ley. La sanción contra el hombre de 65 años de edad, quien lleva 25 años de servicio bajo seis gobernadores distintos en La Fortaleza con un expediente de trabajo impecable, golpeó el presupuesto familiar en plena época del Día de Acción de Gracias y las festividades navideñas.

Los hechos ocurrieron el 18 de julio de 2013, cuando don Misael transportaba a dos funcionarias hacia La Fortaleza y estas le cuestionaron que él estuviera escuchando una emisora de noticias en el radio del vehículo oficial cuando existía un memorando, emitido dos meses antes por el administrador, en el que se instruía a sintonizar únicamente la emisora del Gobierno, Radio WIPR o Radio Universidad de Puerto Rico (WRTU). Luego, el propio gobernador Alejandro García Padilla dijo que no estaba de acuerdo con la directriz sobre las radioemisoras y que se revisaría, pero agregó que la suspensión se debía a un “altercado verbal” entre Santana Urrutia y las funcionarias, cosa que nunca había sido notificada al chofer a pesar de que ya había cumplido la suspensión de 30 días.

Esto dejó en entredicho incluso el origen y la falta misma que le ganó la inusitada sanción. Asimismo, dejó entrever que el gobernador no estaba al tanto de las instrucciones impartidas en su oficina. Sin embargo, sin una explicación aparente, la sanción no fue revocada de inmediato a pesar de la opinión del primer ejecutivo al respecto.

“Conforme a su solicitud apelativa del 26 de diciembre de 2013 he dejado sin efecto la suspensión de empleo y sueldo de 30 días que le fue notificada”, sostiene la misiva de la Oficina del Gobernador. “También he impartido instrucciones de eliminar de su expediente de personal los documentos referentes a su suspensión, dejada sin efecto”, dice la carta suscrita por González Rosado.

Contento su abogado, pero él… no tanto

“En términos generales me siento complacido de que hayan reaccionado”, sostuvo el abogado Wilbert Méndez Marrero, quien presentó la apelación administrativa a favor de Santana Urrutia. “La carta no dice nada específico, lo que hacen es un borrón y cuenta nueva; pero estoy feliz porque al menos Misael ya recibió su cheque y se puede retirar tranquilo sin nada negativo en su expediente”, agregó Méndez Marrero.

Sin embargo, don Misael siente que la decisión de dejar sin efecto la suspensión y devolverle el salario del mes es apenas “un paso” en la dirección correcta, pero que aún no se le ha hecho justicia.

“Cometieron un error y lo corrigieron, pero no se me ha hecho justicia porque me hicieron un daño muy grande”, dice Santana Urrutia.

“Estuve una semana completa, ocho horas al día, en tratamiento ambulatorio en el hospital Capestrano, en Bayamón. Todavía estoy necesitando medicamentos para la depresión y la ansiedad y para poder dormir”, sostiene don Misael. “Cuando me pasó eso (la suspensión) yo perdí el sueño, antes yo a las ocho de la noche estaba tranquilo durmiendo para madrugar al otro día, pero entonces me puse que no podía dormir, me puse irritable y no podía ni comer por los nervios”, agregó. “Tengo interés en demandar y entiendo que tengo derecho a demandar”, agregó.

Por su parte, el licenciado Méndez Marrero indicó que está dispuesto a representar a Santana Urrutia si este lo contrata a esos efectos por entender que sí hay unos daños emocionales sufridos por el chofer y que, además de las violaciones al debido procedimiento de ley, “hay una posible acción de difamación”.

Pica y se extiende

Méndez Marrero sostuvo que hay declaraciones atribuidas a García Padilla y al director de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Jorge Colberg, las cuales caracterizan a don Misael como una persona de malas actitudes y conducta.

A preguntas de periodistas el 17 de diciembre pasado, el gobernador respondió que “no es correcto que la persona ha sido suspendida por eso (por escuchar emisoras no permitidas en los vehículos oficiales). Fue parte de un altercado con otros empleados, verbal, y que eso es lo que genera la suspensión”.

Sin embargo, a Santana Urrutia en ningún momento se le dijo ni se le notificó formalmente que se le suspendería por una alegada violación a una norma relacionada con altercados verbales, faltas de respeto o conducta. Según indica el licenciado Méndez Marrero, y de acuerdo con la documentación en poder de este diario, el chofer nunca fue notificado sobre cuál era la falta se le imputaba.

Don Misael fue enfático en que siempre entendió que el asunto imputado era el cambio de emisoras, ya que cuando compareció a la investigación administrativa de la Oficina del Gobernador le preguntaron específicamente si conocía y había recibido copia del memorando del 2 de mayo que regulaba el uso del radio, según refleja una declaración jurada que prestó el 17 de octubre de 2013. Santana Urrutia ha indicado que solo le hicieron una pregunta sobre el intercambio de palabras con las funcionarias el día de los hechos y él negó bajo juramento haberles faltado el respeto.

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/