presidente de la camara jaime perello (horizontal-x3)
Durante su turno de debate, el presidente cameral, Jaime Perelló, apostó a la “valentía” de los miembros de la mayoría del PPD para lograr la aprobación del proyecto. (José L. Cruz Candelaria)

Tras nueve horas intensas de sesión y semanas de arduas negociaciones, el proyecto de reforma contributiva fue derrotado la madrugada de este jueves en la Cámara de Representantes en votación de 22-28.

El Sustitutivo del Proyecto de la Cámara 2329 no contó con los 26 votos mínimos requeridos para seguir su paso hacia el Senado, donde ya le aguardaba un duro trayecto. De la mayoría del Partido Popular Democrático (PPD), votaron en contra los representantes Carlos Vargas Ferrer, Luisa “Piti” Gándara, Manuel Natal, Luis Vega Ramos, Luis Raúl Torres y Ángel Matos.

El fin del proyecto del Ejecutivo en la Cámara ocurrió a las 3:31 a.m., a solo horas de que el gobernador Alejandro García Padilla acuda a ese recinto para ofrecer su Mensaje de Situación del Estado del País.

La incertidumbre sobre el futuro de la medida prevaleció en todo momento durante la sesión legislativa de este miércoles, que se extendió por más de nueve horas. En medio de los trabajos, el representante Rafael Hernández Montañez, presidente de la Comisión cameral de Hacienda, reconoció que la pieza confrontaba serias objeciones en la delegación.

“Estamos negociando todo. Lo importante es que podamos aprobar la medida, si no, se hizo todo lo necesario para echarlo para adelante, y que el país juzgue quién le dio la espalda en los momentos más difíciles a Puerto Rico, esto podría hasta causar un cierre de gobierno”, manifestó el representante Hernández Montañez en un aparte con la prensa durante la sesión.

Al presentar el proyecto sustitutivo ante el pleno cameral, Hernández Montañez destacó el precario estado de las finanzas del gobierno, y advirtió sobre la posibilidad de un cierre gubernamental y el pobre acceso a los mercados de deuda.

La medida había dejado atrás el Impuesto al Valor Añadido (IVA) de 16% y lo remplazó con una Contribución sobre Bienes y Servicios (Cobys) con una tasa general de 13%, una intermedia de 10%, además de 1% de impuesto municipal que retendrían los ayuntamientos.

El proyecto que consideró la Cámara de Representantes hubiera recaudado alrededor de $9,700 millones, según proyecciones de Hernández Montañez. La pieza presentada por el Ejecutivo en febrero habría ingresado cerca de $10,700 al fisco.

Durante su turno de debate, el presidente cameral, Jaime Perelló, apostó a la “valentía” de los miembros de la mayoría del PPD para lograr la aprobación del proyecto.

“Yo no llegué a la presidencia de la Cámara, mis compañeros no llegaron aquí, para cerrar el gobierno por no tomar acción. No tomar acción sería una acción de no valientes. Mi delegación es una delegación valiente. Nosotros no vamos a permitir que se cierre el gobierno, vamos a permitir y darle al Banco (Gubernamental de Fomento) su capacidad financiera. Vinimos a resolver los problemas, no maquillarlos”, dijo el líder cameral.

“Quiero que la historia nos juzgue como hombres y mujeres valientes de verdad, que no les tembló el pulso, que no les importó pensar en una próxima elección, sino que vamos de frente al país, que nos juzgue por nuestra valentía”, añadió de inmediato.

El representante Vargas Ferrer dijo desde temprano el miércoles que no favorecía la medida, por entender que agravaría la crisis económica, y urgió a desarrollar una reforma de consenso con un enfoque integral, y no centrado exclusivamente en los recaudos.

En tanto, los representantes Torres, Vega Ramos y Natal manifestaron durante la mañana su insatisfacción con la tasa del impuesto al consumo propuesta por entender que podía ser más baja, pero una vez comenzó la sesión, rechazaron hacer comentarios sobre la versión final del proyecto de ley.

Este medio supo que en la reunión de la mayoría parlamentaria, que se extendió por unas siete horas durante la tarde, reinó un ambiente de tensión, y que se ejerció mucha presión sobre los legisladores. Tarde en la noche, surgieron versiones de que el gobernador se encontraba en la oficina de Perelló en busca de asegurar la aprobación de la pieza. Sin embargo, su portavoz, Jesús Manuel Ortiz, rechazó esa información, y dijo que el mandatario se encontraba en La Fortaleza.

Justo al iniciarse el debate legislativo, García Padilla advirtió en declaraciones escritas que un rechazo a la reforma contributiva agravaría la crisis fiscal que sufre el país. “El pueblo de Puerto Rico estará atento a la votación de los legisladores el día de hoy. Cada legislador y legisladora tiene sobre sus hombros la responsabilidad de encaminar la estabilidad fiscal y el desarrollo económico de Puerto Rico. Las consecuencias de un voto en contra del proyecto serán profundas y agravarán la crisis fiscal y económica en que nos dejaron las pasadas administraciones”, sentenció el gobernador.

La sesión se extendió por más de nueve horas, y el debate sobre la reforma contributiva extinguió las cinco horas que habían acordado las delegaciones de mayoría y minoría.

Thomás Rivera Schatz es un candidato dentro del PNP. Otros, los que lograron que 130,000 PNP’s derrotaran al PNP en el 2012, los que han basado toda su campaña en decir que el PNP No Es Estadista y que s;olo ellos son Estadistas, los que prom,ueben el divisionismo, las organizaciones y candidaturas paralelas, esos que promueben el fanatismo ciego y comerciar con la Estadidad, los que esperaron a que la Cámara rechazara la Reforma Contributiva para oponerse (Cuando vieron que el perro era lo que era), esos No Son Lo Que Parecen Ser.}

Faltan 558 días

El problema fundamental es el colonialismo y la falta de recursos económicos, la falta de derechos y la falta de poder político dentro de la economía y el estilo de vida que se desarrolla en la nación de la que somos ciudadanos
ERG_0949

EL VOCERO / Archivo
Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado

Faltan 558 días para las próximas elecciones generales. El pueblo aguarda esa oportunidad ansiosamente. El gobierno actual no sirve y cada vez está peor. La crisis es insostenible, pero la democracia por encima de todo. Hay que esperar al 8 de noviembre de 2016. Solamente el sufragio liberará a Puerto Rico de este caos. Hay esperanza.

Este pueblo ya comprendió y decidió que el Partido Popular no debe regresar al poder. Sus últimos tres cuatrienios con Sila, Aníbal y Alejandro han sido desastrosos. Aquel Partido Popular de Muñoz Marín, Ramos Antonini, Sánchez Vilella y otros, quedó en el pasado, no existe. Los que se mencionan para sustituir a García Padilla son iguales o peores que él.

El ELA perdió su utilidad. Hace décadas, cuando las expectativas de calidad de vida de los puertorriqueños eran mínimas, los supuestos avances con el ELA parecían algo bueno. Cualquier cosa era mejor que la primera mitad del siglo XX. Hoy, sin embargo, el ELA es insuficiente. Se ha convertido en la peor barrera para el progreso de Puerto Rico.

El error fue tratar de convertir en permanente lo que, por su naturaleza, es y debió ser transitorio. El intento de perpetuar la colonia se hizo para garantizarles el poder político y las influencias económicas a los sucesores de aquel desaparecido Partido Popular. Muchos malabares se hicieron durante 60 años para hacerle creer a este pueblo que se podía vivir el estilo de vida de un estado de la Unión sin tener los mismos derechos políticos y económicos. La realidad, sin embargo, siempre esperó a este pueblo a la vuelta de la esquina del espejismo colonial. Hoy, esa realidad nos pasa las facturas y se pagan las dolorosas consecuencias.

A los que les entretiene o les satisface tratar de explicar esta crisis colonial depositando culpas en gobernantes y personas, les digo. Ese afán de culpar suena bien para algunos, puede provocar aplausos, suena simple. Después de todo, la ruta emocional más corta es echarle la culpa a alguien. Ese es el discurso de aquellos que defienden la colonia a la ultranza por fanatismo o porque es su medio de vida e influencia económica. También es el discurso de aquellos reconocen el derrumbe de la colonia pero no tienen ni pueden explicar ninguna solución concreta para sacarla de la crisis.

Podrán culpar a políticos y gobernantes por la deuda pública de sobre $73 mil millones pero pierden de vista que el problema es mucho mayor. Nuestra actividad económica está en índices negativos de decrecimiento mientras todos los estados de la Unión prosperan. Es el colonialismo el que nos ha colocado como la jurisdicción estadounidense con mayor nivel de pobreza y desempleo; con las contribuciones y el costo de vida más altos de la nación; con los salarios más bajos; la más alta incidencia criminal; la peor infraestructura y los peores servicios. Más de la mitad de los puertorriqueños se dieron cuenta de todo eso, residen en los estados y no en el ELA. La emigración forzosa continúa masivamente.

El problema fundamental es el colonialismo y la falta de recursos económicos, la falta de derechos y la falta de poder político dentro de la economía y el estilo de vida que se desarrolla en la nación de la que somos ciudadanos. El problema es la desigualdad de 3.5 millones de ciudadanos en esta Isla frente a las 300 millones que habitan los cincuenta estados. El problema no es la falta de dialogo ni de voluntades. Los gobernantes incapaces o con minúscula calidad, son los agravantes, pero no la raíz problema. Podríamos tener los mejores gobernantes del mundo pero mientras seamos colonia, no progresaremos.

La agenda del próximo gobierno de Puerto Rico es un gran reto. Deberá enfrentar los entuertos del desgobierno popular que serán tres veces peores al momento del destape de verdades que durante la transición de poder. Deberá fortalecer la actividad económica, los servicios de educación, salud y muchos otros dentro de las limitaciones coloniales. Deberá proteger el salario de empleados públicos y privados. Deberá recuperar la confianza de los mercados financieros y de los inversionistas locales y extranjeros. Deberá convencer al sector privado que el gobierno es un aliado y no un perseguidor. Deberá combatir la burocracia y las reglamentaciones excesivas y mucho más. Simultáneamente, deberá realizar esfuerzos titánicos para descolonizar a Puerto Rico durante el próximo cuatrienio, con la mayor rapidez y sentar con la estadidad las bases de las soluciones reales y permanentes que Puerto Rico nunca ha tenido pero que necesita urgentemente.Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado

Puerto Rico necesita liderazgo, control y sentido de dirección. Bastantes problemas tenemos con la crisis y las limitaciones coloniales como para que este pueblo vuelva a darse el cuestionable lujo de colocar en el poder a alguien que sea otra vez… “demasiado riesgo para Puerto Rico”.

Política

Actualizado hace 2 horas.

Ante la Cámara el gobernador

Alejandro García Padilla ofrecerá esta tarde el Mensaje de Situación de Estado en medio de intensa controversia con sus legisladores por la reforma contributiva

Actualizado hace 8 horas.

Cierran las gradas de la Cámara

Oficiales de seguridad intentaron impedir el acceso para ver el debate legislativo en torno a la reforma contributiva

Actualizado hace 9 horas.

Se agua el alivio a los contribuyentes

Un análisis rápido del proyecto de reforma contributiva que se discute esta noche en la Cámara baja contempla contribuciones más altas a los individuos, la patente nacional a una veintena de empresas y un IVA de 10% a servicios entre negocios