(horizontal-x3)
Pierluisi indicó que hablará de la medida cerca de las 10:00 a.m. en uno de los turnos que consumen miembros del Congreso en el hemiciclo legislativo. (GFR Media)

WASHINGTON – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, presentó hoy legislación que permitiría mejorar significativamente el acceso de Puerto Rico y los demás territorios a los programas Medicaid y Medicare.

En un mensaje en el hemiciclo de la Cámara baja federal, previo al inicio de la sesión, Pierluisi anunció que la legislación permitiría, a partir del año fiscal federal 2017, dar pleno acceso a los fondos de Medicaid mientras el territorio cubra solamente los servicios médicos de las personas que están en el nivel o bajo el nivel de pobreza federal.

“Mientras el territorio cubra las personas dentro de esos límites de ingresos, el gobierno federal financiará el programa Medicad como si fuera el de un estado. Los topes en financiamiento serán eliminados y la contribución federal – FMAP, en inglés-, se basará en los ingresos per cápita del territorio”, indicó.

El lenguaje sobre Medicaid persigue, principalmente, evitar el precipicio fiscal en el que caería el sistema de salud de Puerto Rico si para 2017 o 2018 no se han revivido o mejorado las asignaciones para ese programa que otorgó la reforma federal de salud (Obamacare), que totalizaron $6,300 millones.

Los $6,300 millones fueron asignados para los años de 2011 a 2019, pero los mismos requisitos de la reforma federal, según el gobierno de Puerto Rico, provoca que se gasten con mayor rapidez.

“Puerto Rico ahora recibe entre $1,100 a $1,300 millones al año en fondos federales de Medicaid. Esta es una mejora sustancial (en 2009 eran $260 millones), pero todavía es mucho menos que lo que Puerto Rico recibiría si fuera un estado.  Para ponerlo en contexto, el estado de Misisipi recibe $3,600 millones al año y el estado de Oregón, que tiene aproximadamente el mismo número de habitantes que Puerto Rico, recibe $5,000  millones”, indicó Pierluisi.

Otro apartado de la legislación propone extender a Puerto Rico y los demás territorios el programa de Medicaid que otorga pagos a hospitales  – DSH, en inglés-, que atienden un porcentaje desproporcionado de pacientes de bajos ingresos.

La legislación, además, impulsa mejorar la tasa de pagos que reciben los programas Medicare Advantage, que se enfrentan en este momento a un recorte de 11% de cara a 2016, que puede significar a la industria unos $300 millones anuales.

Pierluisi sugiere en su medida que a Medicare Advantage de Puerto Rico se le asegure no menos del 80% del promedio per cápita que a nivel de Estados Unidos reciben esos planes.

Con respecto al programa básico de Medicare, el comisionado Pierluisi incorpora en su nueva legislación iniciativas previamente presentadas, como la que impulsa que los hospitales de Puerto Rico reciban el mismo reembolso que los estados por la admisión de pacientes de Medicare Parte A.

Los hospitales en Puerto Rico suelen recibir un 14% menos que los de los estados.Por ejemplo,  en Nueva York o Alaska obtienen una tarifa base de $5,870,  pero los hospitales de la Isla reciben cerca de $800 menos.

También propone que, contrario a lo que ocurre ahora, los beneficiarios en Puerto Rico tengan acceso automático a la Parte B de Medicare, que se refiere a los subsidios para pruebas de laboratorio, visitas al médico y suministros, entre otras cosas.

Puerto Rico es la única jurisdicción en la que las personas que cumplen 65 años son registradas automáticamente en la Parte A, referente a los servicios hospitalarios, pero no en la parte B.

El comisionado Pierluisi mantuvo que su proyecto de ley “sirve como diagrama para los legisladores y funcionarios federales que establecen política pública, al identificar los múltiples problemas que existen en la legislación actual y proponer soluciones legislativas justas y realistas para cada problema”.

También propone que, contrario a lo que ocurre ahora, los beneficiarios en Puerto Rico tengan acceso automático a la Parte B de Medicare, que se refiere a los subsidios para pruebas de laboratorio, visitas al médico y suministros, entre otras cosas.

Puerto Rico es la única jurisdicción en la que las personas que cumplen 65 años son registradas automáticamente en la Parte A,referente a los servicios hospitalarios, pero no en la parte B.