(horizontal-x3)
Pierluisi sostuvo que cabildear a espaldas del pueblo, por una quiebra total, es una irresponsabilidad que le hace mucho daño a la imagen de Puerto Rico en el Congreso. (GFR Media)

WASHINGTON – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, advirtió hoy que no tiene posibilidad alguna en el Congreso la idea que consideró el gobierno de Alejandro García Padilla de promover que todo el gobierno de Puerto Rico pudiera acogerse al mecanismo del capítulo 9 de la ley federal de quiebras.

En momentos en que está estancado el proyecto que busca otorgarle la facultad del procedimiento federal de bancarrotas a las empresas públicas, como ocurre con los estados, buscar ampliar el proyecto 870 presentado en la Cámara de Representantes “es insensato e innecesario desde la perspectiva de política pública”, sostuvo Pierluisi.

“No existe ambiente en el Congreso, en lo absoluto, para darle a Puerto Rico más poderes que los que recibe un estado bajo el Capítulo 9, de manera que todos los esfuerzos deben concentrarse en impulsar mi proyecto, tal cual fue presentado. Cabildear a mis espaldas, pero sobre todo a espaldas del pueblo, por una quiebra total es una irresponsabilidad que le hace mucho daño a la imagen de Puerto Rico en el Congreso y en los mercados financieros”, agregó.

Ayer, el secretario de la Gobernación, Victor Suárez, aceptó a El Nuevo Día que el gobierno consultó con miembros del Congreso ampliar el concepto del proyecto 870 presentado por Pierluisi, para tratar de ver si había posibilidades a que el procedimiento de una quiebra federal abarcara toda la deuda de $73,000 millones del gobierno de Puerto Rico.

El proyecto 870 sigue estancado en el Comité de lo Jurídico, debido a la oposición de firmas de inversiones que reúnen bonistas de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).