Los colonialistas del hortelano – Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado –

(Thomás Rivera Schatz es sin duda el Segundo Líder del PNP, al que le llegará su turno para aspirar a la Gobernación que ahora le corresponde a Pedro Pierluisi, ambos por méritos propios. TRS Siempre se ha mantenido fiel al PNP y a la Estadidad. RR basó su campaña en destruir al PNP y tratar de Borrar el que 130,000 Estadistas se quedaran en sus casas en el 2012 por la Vendetta en contra de Luis Fortuño, saboteando y organizando grupos y candidaturas paralelas y a Nuestro Entender ya No Es del PNP.}

Los colonialistas del hortelano

Los colonialistas del hortelano y doña ELA pueden continuar debatiéndose entre los amoríos de Diana y Teodoro

vr0513012-40pC-TommyFoto

EL VOCERO / Archivo
Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado

Como gobernantes y administradores los líderes populares son un desastre.

Las recientes “lamentaciones zaragozanas y acostianas” son el mejor ejemplo de su incapacidad en la gerencia gubernamental. No tienen una sola solución que ofrecerle a este pueblo con el ELA, pero se dedican a fabricar todo tipo de argumentación baladí para tratar de desacreditar a la estadidad; siendo ésta la única y la mejor solución para Puerto Rico. Los colonialistas son como el perro del hortelano vigilando las cosechas: no comen ni dejan comer. En esta colonia, no hacen ni dejan hacer.

La expresión ibérica “como el perro del hortelano” tiene un origen muy antiguo. El perro, por lo general, no es vegetariano. Los hortelanos los utilizaban para vigilar sus huertos y evitar que otros animales se acercaran a devorar sus cosechas. En el siglo XVII, el dramaturgo y poeta Félix Lope de Vega popularizó esa antigua expresión en una comedia romántica. El personaje de Diana no podía amar a Teodoro y tampoco le permitía amar o ser amado por otra persona. De ahí salta la aplicación común de esta expresión a “aquel que no hace ni permite que otros hagan”.Embedded image permalink

El perro del hortelano realizaba su faena por instinto. En esta colonia estadolibrista, los enemigos de la estadidad realizan su faena por terquedad ideológica, su apetito por el poder colonial y sus conveniencias personales.

Cuánta gente seguirá creyendo el cuento de que el ELA se puede resucitar.

Que todo es cuestión de diálogos y acuerdos para administrar bien el cadáver de un sistema colonial, político y económico que está en evidente estado de descomposición. Si la estadidad es tan mala como alegan, entonces por qué los Estados Unidos de América, sus 50 estados y sus 316 millones de habitantes no se desvinculan al estilo de la Unión Soviética para así lograr más derechos y mayor calidad de vida. Al contrario, esa federación de estados hoy está más fortalecida que nunca porque les conviene a todos sus socios.

A los colonialistas del hortelano lo único que les queda son sus controversias internas, sus lamentaciones, sus excusas, el tiroteo de culpas y sus mentiras en contra de la estadidad. El más presente en el huerto colonial es el más ausente, el habitante de La Fortaleza. Ese, no hace ni deja que otros hagan. Se levanta todos los días jugando al invisible. Aparece de vez en cuando para decir lo que sea y para tratar de salir del paso. Cuando sale, lo hace en ambiente controlado y con la docilidad de algunos medios que le aceptan cualquier cuento como la alegación falsa de que recibió el gobierno con un supuesto déficit de más de 2,000 millones. Cree que ocultándose detrás de otros y diciendo falsedades protege su imagen con miras a las elecciones.

Cada uno de los “ladridos” tradicionales en contra de la estadidad se ha derrumbado. El huerto colonial es devastación. La terquedad de los colonialistas del hortelano, sin embargo, es creativa. Uno de sus argumentos más recientes en contra de la estadidad es que Puerto Rico es muy pobre en comparación con los estados de la Unión y que ahora, con la quiebra del huerto colonial, la estadidad estaría más lejos por el alto costo que representaría para el Tesoro federal. Frente a esa alegación, la pregunta lógica debe ser: ¿Y por qué somos la jurisdicción americana más pobre? Pues por culpa del ELA, de la colonia. Ese argumento anti estadista es una enorme contradicción, pues su propósito real es decirnos que debemos conformarnos con ser cada vez más pobres con esta colonia. La realidad es que en términos proporcionales y a pesar de sus problemas, Puerto Rico es mucho más rico que todos los 37 antiguos territorios cuando se convirtieron en estados. Proporcionalmente, tenemos una infraestructura física, económica, financiera, empresarial, comercial, bancaria y tecnológica muy superior a la que tenían todos esos territorios cuando se convirtieron en estados. Todos esos territorios entraron a la Unión siendo pobres y altamente dependientes del Tesoro federal. Fue la estadidad la que los sacó de esa pobreza. De eso es que se trata todo esto. La estadidad es la puerta de salida de la dependencia y la pobreza colonial. Aquel que tenga la conciencia nublada por los complejos coloniales, difícilmente podría entenderlo.

¿Debemos los ciudadanos americanos de Puerto Rico, donde más del 90% de nuestra población valora como indispensable esa ciudadanía a perpetuidad, renunciar a la igualdad de nuestros derechos políticos y económicos porque aquí hay colonialistas del hortelano que nos quieren hacer creer que somos poca cosa o menos que los 316 millones de ciudadanos que residen en los estados? ¿Porque aquí hay colonialistas del hortelano sumisos que no se atreven enfrentar a algún prejuiciado en las esferas de poder en Washington DC?

¿De cuándo acá a algún gobernador, legislatura estatal o congresista federal les interesa tomar en consideración el déficit del presupuesto federal cuando exigen fondos federales para atender las necesidades y el desarrollo socioeconómico de sus estados? Ninguno. ¿Entonces por qué Puerto Rico tiene que conformarse con menos, con ser una colonia a la que hasta le arrebatan los beneficios de Medicare a sus envejecientes? ¿Por qué los ciudadanos americanos de Puerto Rico tenemos que continuar privándonos de los $20 mil millones anuales adicionales que recibiríamos como estado de la Unión en igualdad con los demás estados? ¿Toda esa desigualdad es culpa de Washington DC? No, es culpa de los colonialistas del hortelano de aquí y los pocos que hacen el papelón del hortelano de la colonia en la capital federal. Los derechos a la igualdad están ahí, de frente a todos los ciudadanos bajo la bandera americana. Quien quiera igualdad tiene que lucharla, exigirla y defenderla. Todos los que lo han hecho con votos a favor de la estadidad han prevalecido. Mientras este pueblo continúe haciéndole caso a las actitudes nacionalistoides y acomplejadas de los colonialistas del hortelano, Puerto Rico continuará de mal en peor.

Los colonialistas del hortelano y doña ELA pueden continuar debatiéndose entre los amoríos de Diana y Teodoro. También podrán continuar conformándose con vigilar la cosecha de otros. Puerto Rico tiene que sacudirse de eso. Puerto Rico tiene necesidad de definir lo que quiere, la igualdad, y derecho a convertirse en socio de la cosecha.

 

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/