“Informe Krueger es para no pagar” – AGP Querá que el Congreso USA Expulse a Puerto Rico Para Declarar la Separación?

Malgastos Sin Obras del PPD en Medio Siglo

Malgastos Sin Obras del PPD en Medio Siglo

El análisis recibió la crítica del economista Carlos Colón
vr0706007 colon 30pc ft

EL VOCERO/Archivo
Por Obed Betancourt, Especial para EL VOCERO

El economista Carlos Colón de Armas criticó fuertemente el Informe Krueger y, a su vez, reveló que mientras el Gobernador lo ensalzaba, descartó la hoja de ruta que recomienda, pues solo se usa para no pagar a los bonistas.
El Dr. Colón de Armas destacó que los “disclaimers” (descargos de responsabilidad) del informe indican que los economistas del Informe no verificaron los datos que les dieron, no los confirmaron con fuentes independientes y no garantizan que sean correctos. “Ni siquiera pueden garantizar que los datos que miraron son los que justifican las propuestas que hicieron”, indicó.

Agregó que el mismo informe señala que “hay buenas razones para que algunas de sus recomendaciones no se implanten e incluso en una parte se indica que algunas de las propuestas no son prácticas”.

Por otro lado, dijo que cometen un error al analizar la economía solo a partir del año 2000 y no desde la década del 70. “Si analizas desde el 2000 para acá, piensas que fue una economía (la de Puerto Rico) que se debilitó. Cuando analizas desde los ‘70 para acá, la economía se está debilitando desde esa época. De hecho, y lo he dicho continuamente, el debilitamiento en la economía, comenzó cuando iniciaron las (empresas acogidas a la sección del Código de Rentas Internas federal) 936, no cuando acabó”.

“Pero dentro de esa economía que se viene debilitando desde los ‘70, hasta el 2005 la deuda era robusta, bien clasificada y bien cotizada. El problema fue que a partir del 2000 empezaron a oficializar el uso de préstamos para gastos, no para inversión”, aseguró.

Colón de Armas discrepó, como plantea el Informe Krueger y han respaldado economistas como Vicente Feliciano y Sergio Marxuach, que la deuda es muy grande al compararla con la economía del país. Por sí misma, dijeron Feliciano y Marxuach el pasado lunes a EL VOCERO, no es demasiado elevada comparada con otros países.
Este año fiscal que comenzó el 1 de julio, señaló, el servicio de la deuda es de $4.8 billones, alrededor del 17% de presupuesto consolidado de $28 billones.

“¿Desde cuándo acá, el 17% del ingreso es una cosa que no se puede pagar?”, se preguntó. “Eso no tiene nada que ver con la economía. El problema es que no se tiene “cash” porque se quiere pagar la deuda y pagar todas las demás cosas politiqueras que hay en el gobierno”, cuando la prioridad debe ser cumplir los compromisos.

“Este gobierno quiere salvaguardar sus gastos y sacrificar la deuda. Eso es irresponsable para el futuro, nos van a cerrar los mercados financieros por años. Y cuando vayamos a hacer las inversiones que se requiere, de mejorar las infraestructuras de agua, de energía, de transportación no vamos a tener financiamiento. Si este gobierno dejara de hablar de reestructurar deuda y hablara de reestructurar sus operaciones se acababa el problema”.

Este indicó que la hoja de ruta basada en austeridad que recomienda el Informe es negado por el presupuesto aprobado por el Gobernador. “Acaban de aprobar un presupuesto de $9.8 billones que viola el espíritu y la letra del propio Informe Krueger. El mismo día que divulgaron el Informe Krueger, aprobaron ese presupuesto”. Afirmó que este presupuesto “no sigue las directrices del Informe Krueger. Entonces, ¿Para qué es el Informe, para no pagarle a los bonistas?”.

El gobernador, en su mensaje del pasado lunes al país, alabó reiteradamente este Informe, y llegó a decir que jamás se había hecho uno similar. “Que se lea el Informe Tobin para que vea lo que nos dijeron hace 40 años con mucha más profundidad”, reaccionó Colón de Armas. “La pregunta (retórica) es, si no va a hacer ningún tipo de cambio en el presupuesto que recomendó, para qué era el Informe Krueger, ¿Para usarlo de excusa para no pagarle a los bonistas?”, se cuestionó.

El informe fue sometido en evidencia en la Corte de Apelaciones del distrito de Boston, donde el gobierno pide que se revise la decisión de la corte federal del distrito de Puerto Rico que declaró inconstitucional la Ley para el Cumplimiento de la Deuda y la Recuperación de Corporaciones Públicas o ley de quiebras criolla.

El gobierno sostiene que ese Informe revela la necesidad del gobierno de tener una salida a las deudas que le aquejan. Esta ley busca que las corporaciones públicas puedan reestructurar su deuda. La ley de quiebras criolla fue impugnada por las empresas de manejo de capital Oppenheimer Funds, Franklin Templeton y Blue Mountain Capital, que tienen cuantiosas inversiones en los bonos que emiten las corporaciones, particularmente la AEE.

“Si se saca el informe el lunes, y dice que eso hay que seguirlo ahora, lo primero que tiene que hacer es cambiar su presupuesto. ¿Cuándo es que va a hacer los recortes?” El Informe Krueger también fue impugnado porque reproduce la perspectiva del Fondo Monetario Internacional de hacer fuertes ajustes fiscales en los gobiernos, pero crean demasiada presión sobre los sectores sociales desventajados. Anne Krueger, que encabezó el Informe, fue jefa economista del FMI, así como trabajaron en el FMI los economistas que participaron en el análisis, Andrew Wolfe y Ranjit S. Teja. “Creo que el FMI se ha equivocado en muchas de esas políticas. Creo que hablar de austeridad versus la otra alternativa de mucho gasto es la dicotomía incorrecta. La dicotomía tiene que ser gasto versus inversión”, señaló. Este es el mismo error que comete Krueger, aseveró.

“Ella no distingue entre gasto e inversión. Ellos enyuntan todos los desembolsos como una misma cosa. Y al no hacer esa distinción, cometen un error craso en economía, porque Puerto Rico no necesita más gasto, pero Puerto Rico está ávido de inversión. Y cuando la inversión público y privada se ha caído lo mejor que puede hacer el gobierno es hacer inversión pública, para que promueva la economía”, explicó. Colón de Armas tildó de “filfa” la propuesta considerada por el gobernador Alejandro García Padilla de crear un fondo de inversión voluntario de las empresas foráneas, en vez de aumentarle el porcentaje de contribuciones y extenderlo por más años. Actualmente pagan 4% de contribuciones y sólo hasta el 2017.

“El gobierno no es el que va a decidir las inversiones del sector privado”, aseguró. Este descartó el “micromanagement” de la economía. “Eso no es el manejo correcto de la economía. El gobierno tiene que invertir en lo que le toca, mejor distribución y almacenamiento de agua, plantas modernas de generación de energía, transportación. Y que el sector privado decida en qué va a invertir”. Este afirmó que “hay que reducir gastos. Si tú mejoras la economía y le das más chavos al gobierno no resolviste nada porque lo van a botar”.

Benjamín Morales

EL CATALEJO

por Benjamín Morales

El éxodo

Puerto Rico está viviendo una crisis humanitaria, lo único que no al estilo de un país en guerra civil, sino de una nación en guerra económica, cuyo efecto puede llegar a ser tan letal como el de las armas de fuego, pues su destrucción no se ve a simple vista, sino que subyace en el ánimo colectivo de la sociedad que la sufre.

Por eso es que se está dando lo que podemos llamar “el éxodo”, mediante el cual miles de boricuas abandonan el país mensualmente en búsqueda de mejores oportunidades para sus familias.

La situación es tan seria que leía el otro día un artículo del diario británico The Guardian que sostenía que al ritmo que vamos hasta dos terceras parte de la población podría abandonar el País en los próximos años. Eso, sin duda alguna, es una crisis en cualquier liga, pues una sociedad que pierda dos tercera partes de su población mediante una forma de exilio forzado no puede enfrentar ningún tipo de desafío colectivo y resolver sus problemas.

Las razones para ese éxodo son conocidas: desempleo, delincuencia, corrupción, impuestos, terribles servicios educativos y de salud, y pobre calidad de vida en general al compararla con el Producto Interno Bruto (PIB). Pero además de esas motivaciones, en los últimos meses se ha sumado una causa que creo es la más dañina de todas y es el sentimiento de hastío.

Por primera vez se puede oler en el aire un sentido de asco generalizado hacia la gestión de la dirigencia política que ha provocado que la gente diga ¡fooo!, ¡ya basta!, ¡nos hartamos de ustedes, de todos, sin importar el color!…

Y cuando se llega a esos extremos detener la ola emigratoria es muy complicado, sobre todo cuando se tiene una válvula de escape hacia la nación más rica el mundo, a la cual podemos llegar y actuar, por lo menos en términos legales, como iguales a los nativos de allí. El problema, sin embargo, es que para nada somos nativos de allí y ahí es que las cosas comienzan a complicarse.

Cuando el boricua sale de la isla a vivir en Estados Unidos no entiende que, aunque tiene los papeles, el trato hacia él siempre va a ser de inmigrante, porque es un tema cultural, simplemente nosotros no somos ideológica y culturalmente iguales a quienes son nativos de Estados Unidos y su sistema de vida, lo cual provoca que se desate la crisis humanitaria de la cual hacemos referencia.

En la historia de The Guardian, explicaba el activista Eduardo González, coordinador del grupo Defensores de Puerto Rico, que la realidad en la zona central de Florida es tan seria que no es nada extraño encontrarse con familias boricuas enteras viviendo en carros o hasta en la calle porque no encuentran trabajo o no se fueron preparados para enfrentar la realidad de vivir como un inmigrante en Estados Unidos. Contaba él que la súbita llegada de un aluvión de puertorriqueños a esa zona está creando serios problemas en los servicios de salud, la disponibilidad de vivienda de bajo costo, la efectividad de programas basados en fondos federales, entre muchos otros. Esa ola migratoria también está impactando seriamente la demografía política del estado y hoy día el que era un bastión republicano ha comenzado a sentir el embate de la llegada de tantos puertorriqueños que, con su amplia costumbre de ejercer su derecho al voto, están generando importantes cambios en el modelo electoral de la zona.

Los más curioso de todo el asunto es que no veo a mucha gente prestándole atención a este problema, el cual evidentemente tiene visos de escándalo. ¿Qué pasaría si dos terceras partes de la población de China continental decide emigrar a Hong Kong por una crisis económica? ¿Qué ocurriría si lo mismo pasara con la población de California, que decida invadir Texas?

Está probado que el principal detonante de una migración masiva, después de la guerra armada, es una economía en crisis y eso es lo que estamos viviendo aquí. Un asunto que no es menor y que debe ser abordado con suma seriedad y urgencia por las autoridades y la sociedad civil en conjunto.

¿Y cuál es el efecto de perder dos terceras partes de la población? Que la tercera parte que se queda tiene que llevar la carga sola y asumir la responsabilidad de pagar la deuda pública y operar el sistema público, a la vez que intenta reactivar la economía, pero con dos terceras partes menos de los recursos.

El efecto también se vería en los tan ansiados fondos federales que nos llegan de Estados Unidos, en la disponibilidad de infraestructura de salud y educación, en la capacidad de generar masa crítica para contar aquí con importantes generadores de transacciones comerciales y por ahí la lista sigue.

Así que decir que vivimos una crisis humanitaria no es nada desproporcionado. No es nada al estilo de Sudán o Siria, claro está, pero para nuestro contexto es un problema de proporciones descomunales que hay que atajar con rapidez y decisión.

¿Cómo se logra detener el éxodo? Pues se dice fácil, pero es un proceso muy complicado. La única salida es una combinación de reactivar la economía, devolver la seguridad a las calles y mejorar la calidad de vida.

Para eso se necesitan recursos, proyectar confianza y tener voluntad de cambiar la realidad sin pensar en el costo político. Desgraciadamente, nuestro liderazgo y nuestra sociedad en colectivo, de la cual ellos emergen, carecen de los tres requisitos.

Por eso hoy confieso que me siento desesperanzado y que siento que no tenemos la capacidad de salir solos de este atolladero, que necesitamos ayuda con urgencia, porque nos hemos hecho tanto daño los unos a los otros por nuestro sectarismo político que hoy día no tenemos idea de cómo sentarnos en una mesa a ponernos de acuerdo para sacar el país hacia adelante.

Si no buscamos quién nos ayude, si no reconocemos que no podemos, el éxodo seguirá y esta crisis humanitaria al estilo boricua se seguirá matizando paradesgracia de todos.

Una vez más, espero estar equivocado.

Displaying IMG_3422.jpg

Se agrava la caída de Puerto Rico

 

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/