Pierluisi presenta un plan de seguridad blindado – Propuestas Pensadas, Racionales, Realizables, Comprobadas y Creibles

{A RR como a AGP nadie les hace caso porque salvo para estudiar, han demostrado que son un fracazo en todo lo que han hecho.}

Lea sobre la Mejicanización de la AGaPoCriminalidad https://estado51prusa.com/?s=Mejicanizacion&x=0&y=0

Baja en la Criminalidad del Plan AGaPoDelincuencia https://estado51prusa.com/?s=Baja+en+la+Criminalidad&x=12&y=9

Pierluisi presenta un plan de seguridad blindado

El candidato a la gobernación por el PNP propone penas más severas, una unidad para atender casos criminales de alto perfil, fianzas más altas, cero tolerancia a la corrupción y extender el horario escolar para evitar el ocio

VR11082015_POLITICA_PIERLUISI_CG12

En su plataforma de seguridad, Pedro Pierluisi sugiere enmendar las Reglas de Procedimiento Criminal para fijar fianzas mínimas razonables. >Carlos Rivera Giusti/ EL VOCERO
Por Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO –3-9-16

La creación de una unidad de crímenes de alto perfil, enmiendas al Código Penal para la incrementación de sentencias y el rescate de valores, son parte de las propuestas de seguridad pública del precandidato a la gobernación por la Palma Pedro Pierluisi en el área de seguridad.

“El tema de la seguridad pública está atado al tema de desarrollo económico y de calidad de vida y va a tener prioridad en mi administración”, afirmó Pierluisi en entrevista con EL VOCERO.

Propone que el Departamento de Justicia cree una unidad de casos criminales de alto perfil, complejos y de alta cobertura mediática en la que se incluya a los fiscales de mayor reputación y efectividad en el departamento.

El también exsecretario de Justicia expuso que la administración del Partido Popular Democrático redujo penas en el 2014 “sin justificación alguna”.

Consideró que se deben reinstalar las penas más severas para los delitos de robo que fueron reducidos de 20 a 15 años de cárcel y de 30 a 25 años en su modalidad agravada.
Los delitos de escalamiento, que se redujeron de cuatro años a un delito menos grave, actualmente conllevan una multa de hasta seis meses y de 18 a ocho años en su modalidad agravada.

“El escalamiento se comete cuando por ejemplo, el malhechor invade un hogar familiar para cometer un delito. La modalidad agravada de este delito es la que más preocupa a los puertorriqueños, pues muchas veces a culmina en otros delitos atroces como asesinatos y agresiones sexuales contra miembros del núcleo familiar en su propia residencia”, explicó.
En cuanto al “rescate de los valores”, sugiere que se restablezca la enseñanza de valores en las escuelas por lo que implementará cinco minutos de reflexión e integrar el Tercer Sector en los consejos comunitarios de ayuda a estudiantes.

“Entiendo que el comete el delito lo hace porque no está claro en cuanto a cuál debe ser el comportamiento ético y moral, de manera que tenemos que establecer la enseñanza de valores. Quiero que se invoque la presencia del Señor en actos del gobierno, así como en el inicio escolar para los que no crean en Dios, que son los menos, reflexionen”, afirmó.

Para combatir el ocio ya la deserción escolar, una vez los recursos del gobierno lo permitan, extendería el horario escolar hasta las 5:00 p.m., maximizando el uso de programas federales y alianzas con entidades sin fines de lucro para proveer programas de bellas artes, deportes, tecnología y robótica, así como tareas supervisadas.

Sugiere, además, mejorar el salario y las condiciones de los oficiales de ley y orden en cuanto al empleo, compensación, equipo y cuarteles. No precisó a cuánto sería el alza ni de dónde procederían los recursos ante la crisis fiscal. “Una vez los recursos del gobierno lo permitan”, dijo.

Promoverá que los policías se acojan al programa de Seguro Social.

Además, propone la profesionalización de los funcionarios de ley y orden. “Daremos la más alta prioridad a agilizar y completar la reforma de la Policía. Fortaleceremos la Academia de la Policía. Estableceremos programa de entrenamiento a todo nivel en las agencias de ley y orden”, señaló.

Propone el establecimiento del Cuerpo de Ciudadanos y del Tercer Sector para fiscalizar y proveer ideas que ayuden a delinear estrategias para prevenir el crimen, identificar crímenes de odio y discrimen y rehabilitar al ofensor, recibir confidencias y proteger a testigos y confidentes.

Sugiere la brigada contra el abuso a la mujer mediante la ampliación de los servicios de la Procuraduría de la Mujer para atender todos los aspectos que inciden sobre la violencia doméstica.

De igual forma, asignará los fondos necesarios para maximizar eficientemente las ventajas que proveen las herramientas tecnológicas existentes como el Real Time Crime Center y el Crime Information Warehouse, entre otras.

Propone cero tolerancia a la corrupción y legislará para reinstalar la pena más alta contra los que roben fondos públicos. Mantendrá y reforzará el Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) separado de la Policía, como arma investigativa de los casos de corrupción y violación de derechos civiles.

Reforzará los acuerdos con las autoridades federales para combatir el trasiego de drogas y armas y aumentará el número de policías y fiscales estatales asignados a las agencias federales para combatir el crimen y entrenar a los funcionarios públicos.

Enmendará las Reglas de Procedimiento Criminal para fijar fianzas mínimas razonables. “Acabaremos con las fianzas muy bajas que mantienen criminales peligrosos en nuestras calles. Enmendaremos las Reglas de Procedimiento Criminal para fijar fianzas mínimas razonables en casos violentos como asesinato, tentativa de asesinato, distribución de drogas, escalamiento agravado, agresiones sexuales y algunos delitos relacionados al uso de armas, entre otros”, planteó.

Asimismo, enmendará las Reglas de Procedimiento Criminal para extender la prohibición a imputados de delitos como asesinato, robo agravado, secuestro, agresión sexual y algunos relacionados al uso de armas y narcotráfico para que no puedan acogerse al beneficio de pagar solo el 10 por ciento de la fianza y en vez, deben llevar grillete electrónico.Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Crece el misterio por las mujeres desaparecidas

Se presume que hay alrededor de 30 mujeres desaparecidas entre el 2013 al 2015, y que al menos en cuatro de los casos se cree que fueron asesinadas

Yaniris

Suministrada
Por Miguel Rivera Puig, EL VOCERO – 3-9-16

Nadie sabe cuántas mujeres han desaparecido en Puerto Rico en las últimas décadas, muchas de las cuales se presumen muertas, víctimas del maltrato machista o víctimas de depredadores sexuales.

Tras celebrarse ayer el Día Internacional de la Mujer Trabajadora la psicóloga social y activista comunitaria Katherine Angueira Navarro sostuvo que no hay un movimiento concertado donde se levante una sola voz en reclamo de la búsqueda de esas mujeres ni por parte de las autoridades ni por organizaciones sociales.

Angueira Navarro dijo que muchos de los casos, algunos de los cuales no obran en los registros policiales, se encuentran reseñados en la red social Facebook bajo el título “Seguimiento de casos”.

De hecho, la Policía no tiene un registro actualizado de mujeres desaparecidas. Algunas de las querelladas como desaparecidas han regresado a sus hogares. De haber un registro es posible que se trate de varios centenares de casos.

Se presume que hay alrededor de 30 mujeres desaparecidas entre el 2013 al 2015, y que al menos en cuatro de los casos se cree que fueron asesinadas. Una de ellas es la masajista Liza Damaris Ruiz Sánchez, cuya desaparición fue informada el 31 de diciembre del 2014.

La mujer tenía 35 años y era vecina de Trujillo Alto. Su automóvil fue recuperado días después.

El 1 de junio de 2014 se informó la desaparición de Yaniris García, que tenía 33 años de edad y era vecina de Caparra Terrace.

El 29 de marzo del 2015 se informó como desaparecida a Tania Vargas López, de 33 años de edad, vecina del Residencial El Carmen, en Mayagüez. En el Área de Mayagüez la Policía mantiene activa desde mediados de la década del 2000 la desaparición de Edna Vidró, que ocurrió en Sabana Grande. En ambos casos hay sospechas de que fueran víctimas de violencia de género.

Otro de los casos de mujeres desaparecidas que ganó notoriedad fue el de la joven madre Jackeline Meléndez Díaz, que ocurrió el 22 de octubre del 2014 cuando salió de su casa en Aibonito para alegadamente encontrarse con un hombre que había sido su pareja, a la que ella había denunciado por maltrato.

En estos tres casos las autoridades han realizado búsquedas con resultados infructuosos.

El 1 de noviembre del 1998 se registró otro caso que ganó notoriedad y en el que la Policía realizó numerosas búsquedas. Con el tiempo la desaparición de la estudiante universitaria Iris Deborah Torres Ocasio, que era vecina de Trujillo Alto y quien posiblemente fue sepultada en algún punto cercano al lago Las Curías, en Cupey, quedó en el olvido.

Aunque la Policía le pisó los talones al sospechoso, con el tiempo desaparecieron testigos, algunos de ellos asesinados.

La Policía y la Interpol también mantienen engavetadas las desapariciones de tres adolescentes que se presumen fueron víctimas del depredador sexual Amílcar Matías Torres, quien cumple condena en el foro federal. Una de las niñas, Cristina Esther Ruiz Rodríguez, tenía 13 años cuando desapareció el 21 de mayo del 2006. Kamile Stephanie Burgos, de 12 años de edad, desapareció el 8 de julio del 2008 y Yaritza Aponte Soto, tenía 17 años, cuando desapareció el 10 de febrero del 2001.

Todas habían conocido a Amílcar a través de la Internet. Posteriormente Amílcar fue acusado y convicto por contactar con fines sexuales a otras menores.

Mujeres desaparecidas

La vida que nos depara es cruel e inhumana cuando se nos trafica para usarnos como esclavas sexuales, domésticas, “mulas” para el trasiego ilegal de drogas o trabajo forzoso; si tenemos que escondernos en el clandestinaje para protegernos o si finalmente se nos arranca la vida

Katherine Angueira

EL VOCERO/Archivo
Por Katherine Angueira Navarro – 3-9-16

En la Semana de la Mujer hacemos un alto para llamar la atención al rostro de la violencia en contra de nosotras, que al día de hoy se perpetúa en Puerto Rico. Una rosa roja plástica sobre el pecho desnudo del cadáver de Jackeline González Cabrera (37 años), asesinada posiblemente en la madrugada del 2 de marzo, nos atraviesa el corazón. El cinismo vil de este acto tétrico, soslaya cómo el femicidio se perpetra con la frialdad calculadora de quién momifica, como flor plástica para la eternidad, el desdén hacia la vida de una mujer.

Como si la ristra de casos de violencia por razón de género no nos conmoviera, recientemente hemos descubierto en las redes sociales una realidad espeluznante que nos estruja el alma con indignación. Hay cerca de 26 mujeres presuntamente desaparecidas en Puerto Rico. Si no llega a ser por el trabajo arduo de quien se dedicada a mantener viva en la memoria cibernética en “Seguimiento a Casos” esta realidad, pasaría por desapercibida. En países latinoamericanos que han sobrevivido dictaduras militares, existen organizaciones de mujeres, como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, reclamando diariamente a las autoridades la devolución de sus seres desaparecidos(as). Aunque nuestras circunstancias históricas puedan ser otras, en Puerto Rico no hay voces que clamen por la devolución de nuestras desaparecidas. El silencio es ensordecedor.

¿Dónde está la campaña concertada de investigación de la Procuradora de las Mujeres, Centro de Ayuda a Víctimas de Violación (CAVV), el Departamento de Justicia y la Policía de Puerto Rico? ¿Cuáles son sus tácticas y estrategias investigativas, sin dar “palos a ciegas”? ¿Por qué no se ha realizado una activación contundente para lograr esclarecer la alegada desaparición de 26 mujeres? ¿Acaso, la vida de estas valen menos que la de una funcionaria pública, como la fiscal Francelis Ortíz Pagán? Si logran encontrar con vida alguna de las personas desaparecidas, ¿indagan en torno a dónde fueron secuestradas y trasladadas, con cuántas otras menores y mujeres se encontraban privadas de su libertad? ¿Qué, si algo, las obligaban hacer? ¿Qué están haciendo las nuevas organizaciones de base comunitaria que se dedican a la trata humana para darle seguimiento a la desaparición de estas mujeres y apoyar a sus familiares?

Según datos recopilados (“Seguimiento de Casos”, Facebook, 24 febrero 2016, y www.policiapr.gov) se presumen desaparecidas: Liza Damaris Ruiz Sánchez (35 años), Claribel Vélez Matías (44 años), Libia M. Barceló (53 años), Marta Cecilia Torres Pomales (43 años), Yaniris García de Jesús (33 años), Jacqueline Meléndez Díaz (36 años), Jocelyn Morales Nieves (20 años), María del Carmen Delgado Román (48 años), Petra Bulgado Marín (78 años), Mariagelys Torres (16 años), Luz Estrella Rodríguez Cruz (14 años), Miriam Damaris Muñoz Bonhomme (32 años), Vanessa Torres Hoyos (50 años), Tania Vargas López (33 años), Ivelisse Cordero Torres (34 años), Keysla S. Arce Pérez (15 años), Griselle Marie Collazo Claudio (24 años), Nitza Rivera Rodríguez (39 años), Stephany García Valdez (15 años), Yaritza Nicole Arroyo Feliciano (20 años), Vianca Iris Camacho González (17 años), Alondra Díaz Vargas (16 años), Erika Montañez Santos (40 años), Mariela Rolón Hernández (37 años), Carmen Y. Santiago (50 años), Camille Dawn Davenport. Las hemos nombrado con nombre y apellido para recordarles su humanidad. No son una mera estadística.

La vida que nos depara es cruel e inhumana cuando se nos trafica para usarnos como esclavas sexuales, domésticas, “mulas” para el trasiego ilegal de drogas o trabajo forzoso; si tenemos que escondernos en el clandestinaje para protegernos o si finalmente se nos arranca la vida. Han pasado 43 años desde que se estableció la Comisión por el Mejoramiento de los Derechos de la Mujer (1973) adscrita a la Oficina del Gobernador, precursora de la hoy independizada Oficina de Procuradora de las Mujeres. Desde la década de los 70 se establecieron las Unidades de Delitos Sexuales en la Policía y Fiscalía de Puerto Rico e inauguró el CAVV (1977). Posteriormente, se abrieron oficinas de intercesoría para víctimas del crimen en el Departamento de Justicia. Como Casa Julia, fueron floreciendo albergues para mujeres víctimas sobrevivientes de violencia doméstica. Luego de la inversión millonaria en estos servicios y la política pública que se ha elaborado, ¿el nivel de compromiso ha menguado al punto de que hoy existen presuntamente 30 mujeres desaparecidas que pasan por debajo del radar? ¿Cuántas más rosas rojas habremos de encontrar sobre cuerpos inertes de mujeres? ¡Rompamos el silencio!Katherine Angueira Navarro

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/