PPD
Desde la izquierda, el senador Eduardo Bhatia, el presidente del PPD, Aníbal José Torres y el exgobernador Alejandro García Padilla.

El Partido Popular Independentista Democrático se ha convertido en un partido sin liderato, sin creatividad, sin riesgos, sin alma de lucha. Es solo una congregación que si no es a mi manera me llevo el bate, la bola y los guantes.

Cada vez que se presenta algo que no les conviene tomarse el riesgo o que ven que les van a pasar el rolo, no piensan mucho, solo deciden NO PARTICIPAR… Se parecen tanto al PIP que ya de los dos se hace media de uno.

Peor aun, su futuro es totalmente incierto, pues los candidatos a liderar la colectividad/congregación son incluso más JUYÍOS que los de los otros partidos.

Tomemos como ejemplo lo ocurrido recientemente.

El PNP y su gobernador Ricardo Rosselló anuncian que van a dar su mensaje de presupuesto en Ponce. Los populares, los independentistas y el elegido de manera independiente decidieron no ir, no participar y darse libre el domingo.

Aun con la excusa de que iba a ser un acto político, todo funcionario elegido tiene una obligación de decir presente y representar a los que votaron por ellos.

Las delegaciones populares una vez más decidieron no ir y tratar de “fiscalizar” desde las gradas con aire acondicionado y ante la comodidad de sus medidas y acciones pasadas.

Como dice Héctor “El Marrón” Torres en Análisis 630, “LOS ESPACIOS SE LLENAN” y los populares, al dejar las sillas vacías, dejaron ese espacio completamente vacío.

El gobernador, al igual que el PNP, llenó el domingo ese espacio a cabalidad. Los populares y las minorías independentistas no salieron ni en las esquelas.

Para completar la falta de CREATIVIDAD y BODROGOS de los candidatos del PPD, el senador Eduardo Bhatia decidió anunciar el lunes por enésima vez que va a correr para la gobernación.

Mensaje que quedó en el espejo retrovisor de la junta de bueyes que los lleva jalda abajo.

Ahora, si BHATIA hubiese tenido los BODROGOS de verdad, se hubiese tirado la maroma de ir al mensaje, interrumpirlo, formar un revolú que hubiese sido la noticia en conjunto con uno de sus múltiples anuncios de que ya decidió correr para la gobernación. SE HUBIESE QUEDADO CON AQUELLO Y LES HUBIESE DEMOSTRADO A LOS POPULARES QUE ÉL SÍ TIENE LOS BODROGOS PARA SER GOBERNADOR Y ENFRENTARSE A LOS PNP EN SU SHOW, EN SU CANCHA.

Pero para eso se necesita primero que nada creer en ti, estar seguro de ti, no tener MIEDO, hablarle con la verdad al pueblo, lo cual al no hacer nada los populares lo que hicieron fue irse a llorar a una esquina, a quejarse de que todo esto era inconstitucional.

¿Inconstitucional? ¿En serio puede un popular elegido reclamar inconstitucionalidad en cualquier proceso? ¿En serio?

Tanto Eduardo Bhatia como Juan Zaragoza, Charlie Delgado y Carmen Cruz son IMPOTENTES para reclamar cualquier inconstitucionalidad en Puerto Rico, simple y sencillamente porque, como parte de la administración pasada, apoyaron el no pagar los bonos de obligaciones generales, los cuales están protegidos por nuestra Constitución.

Roberto Prats tampoco está fuera de los sin “BODROGOS” en lo del domingo, porque muy bien pudo haber ido como espectador y haber montado su “show” allí sin tener que anunciar que va a correr para gobernador. Pero no lo hizo, se JUYÓ como los demás.

O sea, estamos hablando de cinco precandidatos a la gobernación por el PPD que le tienen TERROR a la confrontación con Thomas Rivera Schatz, con el PNP y con las cámaras.

¿Con qué cara se pueden quejar de que no los cubren, si están aterrorizados en una esquina, llorando y temerosos?

El gobernador lo vio venir y se sirvió con la cuchara GRANDE.

Dio su mensaje con gráficas y a todo color, repartió el bacalao como le dio la gana, le echó la culpa a la junta fiscal y solo le cayó encima a la administración de Alejandro García Padilla por haber dejado un gobierno quebrado y con menos de $300 millones en caja. Algo que se ha convertido en hábito de los gobernadores (de ambos partidos) cuando pierden y dejan los desastres para que el que gane los resuelva.

En todo el mensaje el gobernador atacó a la Junta de Supervisión Fiscal y ni se INMUTÓ en atacar a ninguno de los cinco precandidatos del PPD, porque el domingo Rosselló no los vio como una amenaza. Es más, no había NADIE allí que lo interrumpiera, que lo INTERPELARA y mostrara que tienen los BODROGOS para enfrentarse al gobernador, a Rivera Schatz, a Johnny Méndez y al PNP.

¡Juzgue usted!