El arte como arma

El arte como arma

Milla de Oro
Desde la izquierda: Wisin, Residente Calle 13, Bad Bunny, Nicky Jam y Julian Gil celebran en la Milla de Oro tras la renuncia de Ricardo Rosselló.Carlos Rivera Giusti / EL VOCERO

La revelación de una conversación en un chat del gobernador de Puerto Rico con sus ayudantes fue el detonante de una serie de protestas y de una gigantesca marcha en reclamo de la renuncia de Ricardo Rosselló como gobernador de los puertorriqueños. Esta reacción viral le ha dado la vuelta al mundo varias veces. Ha sido reseñado con detalle en la prensa nacional, en Europa y hasta en China. Lo visto en ello indignó hasta a los de su propio partido, pues una de las frases que usó fue que “cogemos de pend… hasta a los nuestros”. Algo que tuvo los efectos de movimiento telúrico dentro de la base y liderato de su partido.

El #RickyRenuncia fue un grito que hasta sus mismos correligionarios decían. Dentro de su partido muchos alcaldes, legisladores y legisladores municipales —que estuvieron con él desde los inicios de su carrera política— le pidieron la renuncia. El pedido también trascendió a todos los partidos políticos e incluyó a los policías, que tradicionalmente votaban por el partido de gobierno y del que Rosselló fue su comandante en jefe. Los efectos directos de esta vorágine han sido un problema de gobernanza para el País y un ambiente de repulsa hacia el gobernador y su equipo de trabajo, pues los pedidos de renuncia también vinieron del sector privado e incluyó a los estudiantes de la escuela donde él estudió.

El chat trajo a la superficie histórica el dolor y molestia —y hasta rabia— que la ciudadanía tenía hacia sus gobernantes y líderes políticos desde hacía años. Todo ello producto del clientelismo y la corrupción gubernamental desenfrenada hasta en tiempos de crisis, como lo es el actual problema fiscal por el que pasa el gobierno, y los efectos catastróficos producidos por el huracán María, donde todavía hay sobre treinta mil hogares sin techo en todo el territorio insular y las quejas de los indigentes por la inacción y los actos de corrupción cometidos por personas cercanas al gobernador que siguieron en escala ascendente.

Sin embargo, este es un movimiento que no surgió del proceso político ni de los partidos inscritos. Tampoco los líderes han tenido autoría en este movimiento de masas dirigido a destronar al gobernante. Ningún partido político tiene hoy una convocatoria de tal magnitud. Los cultores del arte, los artistas, hoy tienen la posesión del poder de convocatoria, donde miles de puertorriqueños se han tirado a la calle a protestar y hacer evidente su indignación por lo vertido en el chat.

La tribuna del arte se convirtió en tribuna política y de reparación de agravios y el pueblo rugió. Cantantes como René Pérez, Bad Bunny, Victoria Sanabria, Tommy Torres, Ileana Cabra, Ricky Martin y Olga Tañón, entre otros, y el actor Benicio del Toro, que coincide ideológicamente con el gobernador, se dieron cita para la marcha y fueron seguidos por el pueblo. El género urbano, la salsa, las décimas fueron elementos musicales protagónicos en la marcha contra el gobernador de Puerto Rico y, por supuesto, expresiones de indignación y de dolor.

Por primera vez en la historia el sistema de partidos políticos fue retado por los artistas. Lo que demuestra que los que cultivan el arte, por lo general, siempre están en contra del sistema, como una vez afirmó Georg Lukács. Eso se vio a mediados del siglo XX en los Estados Unidos, por ejemplo, con escritores como Tennessee Williams, John Dos Passos en su juventud, John Steinbeck, Ernest Hemingway y William Faulkner; todos ellos vigilados por Edgar Hoover y el FBI. De igual manera sucedió en la extinta Unión Soviética, con los emblemáticos ejemplos de Boris Pasternak y Alexander Solzhenitsyn. En nuestra vecina Cuba, Virgilio Piñera, Reinaldo Arenas, Carlos Alberto Montaner, Guillermo Cabrera Infante y Raúl Rivero fueron prácticamente perseguidos y deshumanizados por el estado por sus retos abiertos desde la literatura. Igual sucedió en la música, como fue Woodstock.

El arte es un arma demoledora en todos sus géneros, que incluye a la comedia y la sátira. Creo que el arte sustituyó a la política como motor de cambio político y social en Puerto Rico. El artista sustituyó al líder político, que a través de los años se ha desdibujado en moral e imagen y devenido en perfecto bufón y contaminante de ruido. La historia universal demuestra que el arte puede ser revolucionario sin disparar un solo tiro. Y aunque es la primera vez que esto nos sucede, es un precedente que servirá de brújula y referente para futuras generaciones en la eventual reparación de agravios.

mramos

Mario Ramos

Mario Ramos, Historiador Sigue this search

 (0) COMENTARIOS

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/