“Puerto Rico en Coma”

“Puerto Rico en Coma”04/19/2011

Por Rafael Giraud

Copiado para fines educativos y de análisis de http://perropiedrablog.weebly.com/blog.html
 

Si Puerto Rico está en un estado comatoso colonial y lo peor de esta situación es que hay comodidad, conformidad  y aceptación de esta situación. A los movimientos o partidos que reclaman el fin de la colonia, solo hacen eso lo reclaman desde posiciones no comprometedoras, lo utilizan en discursos para justificar su existencia y son seducidos por los placeres a media o migajas de la colonia con tal de administrarla y lucrarse con ella. 

Los posibles protagonistas para terminar esta situación son  el independentismo y el estadismo que parecen como el dibujo de los dos burros amarrados por una soga en su cola, halando hacia la izquierda y la derecha en busca de su visión de cómo terminar la colonia. Mientras tanto el partido colonial y sus tentáculos como la mayoría de la prensa, sectores acaudalados que no les interesa que el status cambie y el gobierno de los Estados Unidos deben estar en el libro de record de Guiness por seguir logrando que no pase nada. Ese es su fin y cada día que pasa y no pasa nada es una victoria para ellos. Lo irónico es que en Puerto Rico ha habido dos tiempos de mordazas contra movimientos contrarios ideológicamente pero que tiene en común que profesan el fin de la colonia. Ambos en algún momento fueron considerados amenazas contra el régimen colonial la primera mordaza fue contra el movimiento independentista el cual se inició en la década de los cuarenta y la segunda en contra del estadismo desde la mitad de los años noventa hasta al presente. Hay que recalcar que esta mordaza contra el movimiento estadista es solo reconocida por una minoría del movimiento y la gran mayoría de este no le interesa y están dispuestos a jugar cualquier papel con tal de tener protagonismo en el circo colonial.

Vamos a repasar rápidamente ambos periodos y veremos algunas similitudes por las cual pudiéramos concluir que ambos movimientos descolonizadores fueron perseguidos y al día de hoy cada cual sigue por su lado creyendo que va a lograr descolonizar a nuestra patria por su cuenta.

Comencemos con el independentismo y no sirve como marco de referencia un escrito del Profesor Manuel Maldonado Denis sobre el libro de la escritora también puertorriqueña Ivonne Acosta Lespier titulada “La Mordaza” donde resalta que el Partido Independentista en esos tiempos (1940’s) “Se trataba de una organización política con amplia representación en la Asamblea Legislativa, en control de numerosas alcaldías, y contando con una amplia base electoral. Su mensaje era igualmente claro: liberación nacional mediante métodos pacíficos. Conforme a la tesis de Acosta Lespier, su potencial electoral fue visto con preocupación tanto por los Estados Unidos como por el PPD, por considerársele una seria amenaza al proyectado “pacto entre pueblos” que “con el carácter de un convenio” se fraguaba con miras a eliminar a Puerto Rico del listado de países todavía sometidos al coloniaje: el Estado Libre Asociado.” La historia nos dice como la asamblea legislativa controlada por el PPD el 21 de mayo de 1948 aprobó en la madrugada la  ley de la mordaza que amenazo y persiguió todo aquel que tuviera ideales independentistas.  Con el pasar del tiempo se podría concluir que esta ley fue un factor en eliminar y minimizar la amenaza independentista para los defensores de la colonia en Puerto Rico y los Estados Unidos, esto fue un periodo nefasto en nuestra historia y que nunca debe ser olvidado.

La mordaza y persecución al movimiento estadista durante la década de los noventa y hasta el día de hoy, es un hecho no aceptado ni discutido por mayorías. No ha creado consenso entre en los historiadores y analistas políticos de nuestros país cegados por su prejuicio contra del  estadismo; y algunos hasta se le puede considerar cómplices y participes de esta por taparse la nariz y virar la cabeza hacia el lado. Irónicamente muchos de ellos independentistas que fueron víctimas de la primera mordaza.

El único analista político en Puerto Rico en record  y que ha sido la única voz fuerte y constante sobre la mordaza y persecución en contra del estadismo puertorriqueño es Luis Dávila Colon que es un oasis dentro del universo colonial puertorriqueño. A través de sus columnas y libros nos ha dejado un legado claro y detallado de cómo ha sido esta segunda mordaza y la persecución contra el estadismo  la cual continúa hasta el día de hoy.

Mi teoría de cómo comenzó esta mordaza comienza con la llegada del Dr. Pedro Rosselló a la gobernación de Puerto Rico en el 1992. Al igual que citamos al profesor Manuel Maldonado Denis en su comentario sobre la primera mordaza escrito por Ivonne Acosta Lespier; el potencial electoral demostrado por el Dr. Rosselló y el movimiento estadista en los años noventa lo convirtió en el principal reto y peligro a las fuerzas colonialistas al igual que el movimiento independentista y Pedro Albizu Campos en la década de los 40. El Dr. Rosselló realizo dos plebiscitos en sus dos cuatrienios desde el 1992 hasta el 2000 y promovió las mayores transformaciones sociales desde los tiempos de Luis Muñoz Marín y también le transmitió a Puerto Rico unas ideas de optimismo y de creer y pensar en grande a Puerto Rico como nunca antes se habían visto en nuestra historia y que eran contrarias a todos los síntomas enfermizos coloniales de pensar de que todo lo de afuera incluyendo los Estados Unidos era mejor. El 1996 fue un ano importante en el apretón de el botón del pánico por parte de la fuerzas coloniales, el Dr. Rosselló fue de reelegido como Gobernador de Puerto Rico, tras el resultado de las elecciones de noviembre del 1996, donde obtuvo el 51.2% de los votos, frente al 44.4% de Héctor Luis Acevedo, del PDP, y el 3.8% del candidato independentista, David Noriega. Fue el primer Gobernador desde Luis Muñoz Marín que repitió en una elección por más votos que en la elección anterior. Estuvo más activo que ningún otro gobernador puertorriqueño en la política estadounidense y Puerto Rico vivía una gran bonanza económica y en su subconsciente de país por primera vez en la historia estaba grabado el que se puede pensar en grande y que nosotros los puertorriqueños éramos capaces de hacer grandes cosas. Su mensaje optimista y de levantar la vara en nuestras metas como país y énfasis a definir nuestro futuro político lo convirtió en el enemigo número uno de la colonia.

Por eso ya luego de que el estadismo fuera no derrotado sino destruido en las elecciones del año 2000, el analista político Luis Dávila Colon escribió en su columna “Presuntos Implicados” del 10/22/2001 que “El problema existencial que tiene el Partido Nuevo Progresista como la oposición mayor, es que sin realizarlo se enfrenta a su aniquilación como partido, por parte de un régimen colonial y por unas autoridades federales locales empeñados en acabarlo como movimiento ideológico y colectividad de masas. Desde la época de la mordaza una minoría no había enfrentado un operativo tan monstruoso para violar derechos civiles y para aplastar disidencias”

No voy a entrar en todo el detalle del escrito de lo que fue el ataque y persecución al estadismo y su máximo líder en ese momento el Dr. Pedro Rosselló por parte de todos los brazos operacionales del colonialismo que incluían a sectores mayoritarios de la prensa, supuestas fuerzas vivas o sociales, el gobierno federal y el brazo político del colonialismo representado al igual que en contra del independentismo en los años cuarenta el Partido Popular Democrático. Vamos a donde estamos hoy y a donde debemos ir.

Los estadistas e independentistas al día de hoy  sin darse cuenta con sus acciones demuestran que están rendidos ante la colonia y se conforman con repetir la mismas estrategias fútiles que sabemos todos que son un callejón sin salida para resolver el problema colonial. La triste realidad es que  ambos movimientos dan pena en su conformismo colonial. El independentismo se conforma controlando algunas instituciones como la Universidad de Puerto Rico, el Colegio de Abogados y sus propios movimientos fragmentados y que mientras no sean tocados viven felices participando del círculo vicioso y repetitivo colonial. Mientras tanto el estadismo no se da a respetar, no tiene estrategia de manejar el monstruo colonial que lo pisotea  y hasta en ocasiones prefieren convertirse en cómplices de la colonia y traicionar al movimiento estadista con tal de participar temporalmente de las migajas de la colonia y conformarse con ser tuertos en el mundo de la ceguera colonial.

La solución al dilema colonial está en el terreno o campo común que existe y compartimos el independentismo y el estadismo que es terminar la colonia. El día que estemos caminando juntos todos los independentistas y estadistas como puertorriqueños que somos todo el coloniaje va a temblar, ese puertorriqueño fortalecido el cual es único con todas sus herencias lo cual no nos hace latinoamericano o americano sino puertorriqueño. Un puertorriqueño fuerte y  diferente y con el potencial  de convertir a nuestra patria en protagonista y país de primer orden que sabemos que esta innato en cada uno de nosotros para ser líder y no seguidor en el mundo complicado de estos tiempos. Porque no un programa espacial puertorriqueño, porque no un Puerto Rico con una niveles de calidad de vida de clase mundial, que cada puertorriqueño se sacuda el conformismo y se exija  más y dejemos de utilizar como yo le llamo el síndrome de Haití para sentirnos que Puerto Rico está bien. Nuestra vara tiene que estar más alta en estos tiempos de reto y debemos a aspirar a ser líderes en el mundo y no seguidores y conformistas dentro de un Puerto  Rico colonizado.

Para entender ese reto hay que imaginarse que la colonia y todo lo que esta conlleva es como un tornado, una vorágine  y todo el que se acerca  con interés de eliminarla termina siendo succionado por ella. Las listas de razones es gigantesca, pero lo que puedo asegurar es que tarde o temprano serán succionados por esta y por eso muchos de nuestros grandes luchadores en contra de la colonia han terminado aislados y con reputaciones tronchadas. Mientras otros supuestos líderes protegen y viven felices dentro del tornado colonial con las migajas  y pseudoplaceres  que esta ofrece y el pueblo de Puerto Rico al día de hoy continúa en su aparente eterna coma política.

Las crisis como nos dijo Einstein nos ofrecen oportunidades y lo mejor de esta compleja situación  es que el final de la hist

oria colonial del pueblo de Puerto Rico no está escrito y que todos los puertorriqueños tenemos la oportunidad de ser protagonistas de este. Esto es algo que nos  debe motivar y nos presenta una oportunidad única como país. Otros pueblos ya decidieron su destino y lo que hacen es celebrarlo anualmente, cada puertorriqueño al día de hoy tiene el poder de ser protagonista de nuestro desenlace colonial y el renacimiento de un Puerto Rico libre de las cadenas coloniales.

La estrategia que propongo es la de comenzar a crear un pequeño tornado al lado del tornado gigante de la colonia y su poder va estar centrado en hacer unas alianzas nunca antes vistas en Puerto Rico entre estadistas e independentistas; que en esta etapa deben estar fuera del ruedo político como Pedro Rosselló, Miriam Ramírez de Ferrer, Rafael Cancel Miranda y que no tengan ataduras con el tornado gigante colonial. Estas alianzas reconozco van a ser difíciles de erigir y de mantener, pero con esfuerzo, compromiso y amor real para llevar a Puerto Rico a niveles de calidad de vida que solo se podrán ver fueras de las ataduras coloniales. Estas alianzas estratégicas que en otros escritos se detallaran comenzaran con un pequeño tornado paralelo al colonial que al ir creciendo y que poco a poco con paso lento pero seguro se ira convirtiendo más grande y fuerte que el colonial  y lo absorberá eliminando para siempre la colonia y marcando  el comienzo del superpuertorriqueño fortalecido con los genes más fuertes e históricos de cualquier nación en el mundo para estar listo y  ser protagonista en darle el frente total a nuestros retos actuales como país y los que se viven en todo el mundo y dejarle un país seguro  y definido a nuestros hijos y nuestras próximas generaciones

NR – Muy bien expresado. No es que esté de acuerdo con todo, ya que entiendo que el independentismo nunca ha tenido viabilidad en Puerto Rico sino absurda resonancia, pero es un escrito que todo Puertorriqueño debe leer.La propuesta de alianza Estadista e Independentista aunque no nueva, está presentada en forma novedosa.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/