Operativo contra los todoterrenos

NR – Esto ha sido lo unico positivo q ha hecho el PPD. El promedio de accidentados por Fourtracks semanal que llegan al Centro Medico es 15, pero son cientos los accidentes. Destruyen fincas y sembrados, dejan gasolina y aceite en los rios y quebradas y se han convertido en el simbolo de los Tira-Drogas, no todos, pero demaciados.

11 de marzo de 2013

Operativo contra los todoterrenos

Autoridades municipales y estatales se movilizan para hacer cumplir la ley

 

Un vehículo de la Policía Municipal de Guayama patrulla la entrada del área de la playa Pozuelo, donde hace una semana un joven murió arrollado. (tony.zayas@gfrmedia.com)

Por Daniel Rivera Vargas / drivera2@elnuevodia.com

GUAYAMA – Un operativo de las autoridades locales realizado ayer buscaba atacar la práctica ilícita de correr motoras todoterreno en las vías públicas y en predios protegidos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), pero a la misma vez levantó ronchas entre vecinos que criticaban que les quitaban acceso a unos predios que por años ha sido el área de esparcimiento de esta comunidad.

El detonante de este operativo fue la muerte, el domingo de la semana pasada, de Christian Mangual Lebrón, de 19 años, quien fue arrollado por motoristas en four track en medio de un evento masivo convocado a través de la red social Facebook en unos terrenos de mangles supuestamente pertenecientes al DRNA.

El accidente se une al número creciente de muertes ocurridas por el uso inapropiado de four tracks, en especial sin cascos protectores y en vías públicas, lo cual está prohibido por ley.

Pero mientras que la semana pasada en esa área de la playa de Pozuelo había supuestamente sobre 1,000 personas para la actividad con los llamados four tracks, ayer el escenario era completamente distinto en este sector: no se veía ni uno de estos vehículos.

Sin embargo, El Nuevo Día pudo apreciar en áreas como Guavate y Cayey que estos vehículos sí transitaban ayer por las vías públicas, como de costumbre.

Ayer, los posibles violadores de la ley no fueron a Pozuelo quizá advertidos por la fuerte presencia policiaca, o por mensajes de advertencia circulados a través de Facebook.

“Azules posteados en la entrada de Pozuelo”, dijo un vecino que leía un mensaje en Facebook posteriormente eliminado.

En Pozuelo, los policías municipales se apostaron desde ayer temprano a la entrada con dos vehículos semimilitares negros, y a menos de un kilómetro con un cuartel rodante con vigilancia electrónica. También era constante el patrullaje de la Policía estatal y del Cuerpo de Vigilantes del DRNA por la comunidad enclavada entre mangles y playas.

Tras unas cuatro horas de operativo, el saldo había sido algunas multas de tránsito a personas cuyos vehículos tenían un tinte mayor del permitido por la ley, informó el sargento Héctor Valentín.

VIGILANCIA PARA PREVENIR

¿Por qué no esperaron a que hubiesen llegado los motociclistas para entonces acudir al área?

Diversos jefes policiacos explicaron que lo que buscaban era prevenir que se cometieran ilegalidades, y no necesariamente esperar a que se cometieran para actuar. No solo tenían agentes en Pozuelo, sino en los accesos a otros sectores de playa, se indicó.

Aunque se aseguró que también hay denuncias por uso de sustancias, las posibles violaciones de ley que se buscaban eran dos: en primera instancia, las de la Ley 22, que prohíbe el uso de esas motoras en vía pública, y, segundo, que es terreno restringido por el DRNA.

“El objetivo de nosotros es proteger vida y propiedad… La idea es prevenir que se viole la ley”, afirmó Daniel Colón, comisionado de la Policía Municipal de Guayama.

Entre los vecinos, sin embargo, la intervención dejaba un sabor mixto. Mercedes González, residente desde hace 12 años de Pozuelo, dijo que el tránsito de esas motoras por el sector “afecta la paz y la tranquilidad en la comunidad”.

Sin embargo, otros vecinos criticaron que la solución de las autoridades sea tratarles de vetar por completo el acceso a los predios que por años ellos han usado para un sinfín de actividades familiares, desde volar chiringas o hacer picnics hasta jugar baloncesto y béisbol.

Y correr motoras todoterreno.

“Correr four track es un deporte, y nosotros estamos pagando los platos rotos de los de afuera”, indicó Edwin Antonio Madero, de 32 años, padre de dos hijas, una de 9 y otra de 4 años, quienes, según dijo, han llegado a usar esos vehículos.

“Nosotros nos vamos a afectar: allí nosotros nos criamos y ahora no podemos usarlo”, dijo Ramón Lugo, de 40 años.

Para Adalberto Rodríguez, de 38 años y padre de cuatro niños, el problema son las personas que vienen de afuera, porque, según aseguró, los vecinos del área usan ese terreno de forma correcta y sin transitar por la vía pública. Rodríguez aseguró que él se acerca a las personas que usan los predios que no son del área para pedirles que tengan cuidado en la comunidad y en ocasiones le dicen que ellos lo saben porque “son policías”.

Ayer en los predios del lugar del accidente –un tipo de pista de aterrizaje en desuso– destacaban letreros con mensajes de “área protegida del DRNA” y signos de que las motoras todoterreno no estaban permitidas.

El teniente Roberto Padilla, del Cuerpo de Vigilantes, dijo que estos son letreros recién puestos y reconoció que todavía la agencia tiene que precisar hasta dónde se extienden los terrenos protegidos por su agencia.

“Aquí hay un área (protegida) de mangle, donde está la especie del juey violinista (un crustáceo que llega a esas playas periódicamente), y allí estaríamos interviniendo”, indicó.

Padilla dijo que la idea es eventualmente delimitar claramente los linderos y cerrar los accesos.

Mientras, el comerciante Miguel A. Ortiz Serrano –quien dijo que el evento de la semana pasada ocurre una vez al año– sugirió que deben hacer un balance que permita a los vecinos disfrutar el área y permitir esas actividades de forma ordenada, con presencia policiaca. Agregó que muchas veces los four tracks son transportados en camionetas hasta el área, por lo que no tocan la vía pública y, por consiguiente, no violan la ley.

Cuando se le planteó a Ortiz Serrano que esta era un área protegida, dijo que “si Recursos Naturales tomó posesión de esa área para mí es nuevo”.

“Yo sé que hay un área que está protegida, pero nadie sabe cuál es porque no está rotulada”, indicó.

*******************

Aventura y peligro de la mano

Por Bárbara J. Figueroa Rosa / bfigueroa@primerahora.com 03/11/2013
A bordo de un “Polaris”, un todoterreno en forma de carro, Daniel Llanis disfrutó junto a su esposa y sus hijos.(jose.reyes@gfrmedia.com)  

Son muchas las familias que la pasan en grande a bordo de un four track, pero muchos burlan las medidas de seguridad.

San Lorenzo. Quisimos buscar el otro lado de la aventura detrás de los four tracks e ir más allá de las tragedias vinculadas con este tipo de vehículo todoterreno.

El lugar recomendado por los fanáticos de este deporte extremo fue San Lorenzo, donde cada domingo llegan decenas de apasionados de los todoterrenos a participar de diversos modos de recreación que van desde las famosas “corridas” (caravanas de negocio en negocio por las zonas rurales) hasta las aventuras monte adentro, donde el vacilón es cruzar ríos y áreas fangosas.

El primer punto de encuentro fue en el colmado El Almendro, donde su propietario Daniel Llanis –un aficionado a los deportes extremos– tenía organizado el segundo chinchorreo en motora, el cual irónicamente es mayormente concurrido por personas a bordo de four tracks. El plan de la actividad celebrada ayer fue recorrer desde la zona rural lugares como Patillas, Arroyo, Juncos, entre otros pueblos limítrofes.

“En el camino nos paramos a comer en algunos negocios y hacemos lo que se conoce como chinchorrear”, explicó Llanis, quien en esta ocasión hizo el tour a bordo de un Polaris, un todoterreno en forma de carro en el que viajó el hombre con su esposa, Yesenia Santiago, y sus hijos, Camila y Diego, de siete y cuatro años, respectivamente.

“Hay unas normas establecidas y un patrón que todos tienen que seguir, y el que no las obedezca se le llama la atención”, dijo, por su parte, Santiago.

Salpafuera con four tracks:

Aunque organizado, este diario pudo observar que muy pocos de los conductores que participaron de la actividad llevaban cascos y otros equipos de protección y seguridad. Por otra parte, se observó a otros pocos consumiendo bebidas alcohólicas mientras conducían.

Además, muchos conductores regulares parecieron molestarse por el tapón ocasionado en la vía pública. Actualmente, la Ley de Vehículos y Tránsito (Ley 22) establece que estas máquinas no deben discurrir por vías públicas y solo permite su uso por “caminos vecinales” y “zonas rurales”.

Aventura en el monte

Entrada la tarde, nos trasladamos a la zona de entretenimiento conocida como El Gravero, en San Lorenzo, lugar donde todos los fines de semana llegan los fiebrús de este deporte en sus enormes máquinas de cuatro ruedas para hacer maniobras peligrosas en monte adentro.

En el hermoso lugar se observaban familias completas disfrutando del pasadía, en el que la atracción principal es cruzar ríos y áreas con lodo.

“Nosotros venimos casi todos los domingos… el vacilón es enfangarse y luego venir a bañarse al río”, dijo a Primera Hora Francisco Dávila, quien hizo una demostración de sus habilidades al conducir el vehículo mientras su esposa y sus tres hijos menores de edad lo ovacionaban sentados en unas piedras a la orilla del río.

Aunque el ambiente era de alegría, llamó la atención ver a menores sin protección corriendo vehículos por la zona boscosa. De hecho, algunos padres admitieron la peligrosidad del asunto, pero confiaron más en las “destrezas” al volante de sus niños.

Un movimiento

Simultáneo a las actividades que se efectuaron ayer en San Lorenzo se llevaron a cabo otros eventos para los fanáticos de este deporte en otros puntos de la Isla como Bayamón, Guayama y Cabo Rojo.

Usualmente, se anuncian a través de Facebook, en que una de las páginas con mayor número de seguidores (29,547) es Somos La Plaga ATV.

Basta con echarle un vistazo a la página para percatarse de la cantidad de personas que asisten semana tras semana a estas actividades extremas que atraen desde el más chico hasta el más anciano.

Precisamente, tomando en consideración la proliferación de este deporte, es que se debe poner nuevamente sobre la mesa si es prudente o no legislar para establecer reglas y penalidades más estrictas con aquellos que con su irresponsabilidad podrían poner en riesgo la seguridad de los que buscan divertirse sanamente.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/