“People of Porto Rico”

NR – Los nietos del Prócer don Luis A Ferré (lo único que heredaron de don Luis fue su apellido), siempre se las pasan buscando formas de destruir la ideologia de don Luis A. Ferré. En este articulo que reproducimos es negativo, destructivo, malintencionado e incorrecto. Según el libro de Cabranes (Vea Citizenship In The American Empire), TODOS los Puertorriqueños solicitamos la Ciudadanía Americana, incluso de Diego y todos los Puertorriquenos, los que salvo 334 no la aceptaron y luego fallecieron 13 sin ella. No nos concedieron la Estadidad entonces por los problemas con Filipinas. Está muy equivocado el Dr. Enrique Toledo. Pero vale la pena leerlo, estudiarlo y analizarlo por todos los Pro-Americanos de Puerto Rico. Pompy

15 de marzo de 2013


“People of Porto Rico”


DR. ENRIQUE TOLEDO
“People of Porto Rico”. Tal es el nombre que le dio el Gobierno federal (Estados Unidos) a los individuos que habitaban en el territorio que llamaron “Porto Rico”. A partir de esta “vieja” representación sobre Puerto Rico se monta toda plataforma institucional y burocrática (federal y estatal) que (re)produce el “sujeto del Estado Libre Asociado (ELA)”. Lo que queremos decir es que lo que entiende el puertorriqueño de sí mismo, hoy en día, se origina del propio discurso de Estados Unidos.

José A Cabranes

José A Cabranes

El Artículo 7 de la Ley Foraker dispuso que todos los habitantes del territorio que llamaron Porto Rico (españoles, sus hijos y los ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico) formaran el cuerpo político llamado “people of Porto Rico”. Tal definición desconocía totalmente a un pueblo, que era muchísimo más que individuos en un pedazo de tierra, y lo reducía a simple territorio con gente.

La ciudadanía estadounidense que se impuso a ese pueblo-territorio, vía el artículo 5 de la Ley Jones, se realizó invocando ese artículo 7. El mismo artículo que quedó vigente en el Artículo 5 de la Ley 600 que dio la plataforma legal-simbólica para la creación del ELA. En los antecedentes a la Ley Foraker, y durante la aprobación de ella, predominó un discurso racial supremacista que resaltaba: 1), la superioridad de las instituciones “democráticas”, “liberales” e “ilustradas” propias del hombre-blanco-anglosajón; y 2), la incapacidad de otras razas “inferiores” en lograr estos niveles de civilización por sí misma.

No es extraño que cuando el general Miles ocupaba Puerto Rico, lo hiciera diciendo “to promote… the immunities and blessing of the liberal institutions of our government… To give to all the advantages and blessings of enlightened civilization”. Era el derecho a “civilizar” que Estados Unidos justificaba en el “derecho” que tenía el otro-inferior a “civilizarse” (o igualarse).

Este Artículo 7 presumía de que Puerto Rico no era pueblo-nación por ser insuficientemente “blanco” pero, más que todo, por su incapacidad de civilizarse (democratizarse, desarrollarse, modernizarse) por sí mismo. El pueblo-territorio solo podía “ser” si estaba Estados Unidos presente “civilizándolo” pero, para hacerlo, lo inferiorizaba de entrada. Un gobernador estadounidense en Puerto Rico afirmaba al respecto que “the inhabitants, all of foreign races and tongue, largely illiterate and without experience in conducting a government in accordance with Anglo-Saxon practices… were not deemed to be… qualified… to fully appreciate the responsibilities… of complete self government”.

Por supuesto, no nos “americanizaron”. No era necesario. Más bien, lo importante fue que fallara este proceso para que Estados Unidos ratificara su noción de la incapacidad del “people of Porto Rico” de “ser” como el “people of United States” (“democrático”, “desarrollado” y “moderno”).

¿Hoy en día Estados Unidos ha cambiado su percepción sobre Puerto Rico? No. El informe de Obama del 2011 mencionaba: “The knowledge and skills of Federal Officials with different areas of expertise is essential for developing comprehensive, multipronged solutions to the specific challenges facing Puerto Rico”. Este informe estaba lleno de propuestas para “technical trainings” en gerencia de fondos y prácticas gerenciales federales.

Si antes la falta de “igualdad” era porque el puertorriqueño no era “blanco”, ahora es porque ignoraba ser “técnicamente eficiente”. En ambos casos Estados Unidos “sabía” lo que necesitaba (el ignorante) “people of Porto Rico”: aprender las “experience(s) in conducting a government in accordance with Anglo-Saxon practices to be… qualified… to fully appreciate the responsibilities… of complete self government”.

Por supuesto, al igual que las políticas de americanización, estos “training” fallarán en “igualar” a “the people of Porto Rico” a Estados Unidos por la propia dinámica interna de Puerto Rico, que subsidia y mantiene el propio Estados Unidos.

Pero como ha ocurrido desde 1952, Estados Unidos no solo ratificará nuevamente la incapacidad del “people of Porto Rico” en “igualarse”, sino que el propio puertorriqueño presumirá de esta incapacidad como innata. Por tanto, demandará, ya por él mismo, que lo “iguale” el mismo que está “desigualándolo” dese hace 115 años.

Ésa es la plataforma simbólica donde se reproduce el “sujeto de ELA”.

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/