Anticipan éxodo masivo de maestros

Anticipan éxodo masivo de maestros

Por Rosita Marrero / rmarrero@primerahora.com12/27/2013 |

Son muchos los que han acudido a las oficinas del Retiro para orientarse

Nereida Correa, de la escuela María C. Osorio, de Toa Alta, dijo que tiene que retirarse obligatoriamente por culpa de los cambios en el sistema de Retiro. (ana.abruna@gfrmedia.com) 

Cientos de maestras y maestros abarrotaron ayer las oficinas del Sistema de Retiro para estimar los años de servicio y pensión que recibirían si se retiran antes del inicio del curso escolar, el próximo agosto.

Se escuchaban los cómputos y estimados que se hacían, para concluir que “no valía la pena seguir trabajando” porque el 70 por ciento de la pensión aprobada no llenaría sus expectativas ni era suficiente para cubrir sus necesidades, después de haber dejado su vida en el salón de clases.

“Voy a tratar de retirarme como sea, o pago los servicios o si me puedo ir por incapacidad. Voy a ver qué opciones yo tengo para retirarme”, dijo María Pizarro, de la escuela Manuel Marín Solá en Guaynabo.

“Más que molesta, estoy indignada. Más que nada, es una indignación de 30 años de servicio. Yo me he sentado en la misma silla, 30 años. Él (gobernador) lleva nada más que cuatro…. solo se ha sentado un año y lo que le queda en una sillita nueva; mientras yo he padecido, he invertido de mi sueldo, mis años, mi salud… He dejado mis vivencias, mi vida, para que ahora me paguen así”, dijo.

“No pensaba irme. Me sentía productiva todavía”, indicó la maestra de Ciencia de cuarto, quinto y sexto grado que, con ella, son siete los maestros que se van de esa escuela.

Pizarro calculó que le corresponderían $1,500 de pensión y que el 70 por ciento que aprobó García Padilla representa solo una diferencia de $100, lo que no es un aliciente.

“Cien dólares no pagan con 30 estudiantes, bajo las condiciones que uno trabaja, con pupitres rotos, sin materiales, con un escritorio viejo, que lo he arrastrado por toda la escuela”, dijo Pizarro, quien destacó que cobra $2,750 al mes y que le quedan limpio como $800 quincenales.MAESTROS ACUDEN A LAS OFICINAS DEL RETIRO PARA ORIENTARSE

Cientos de maestras y maestros abarrotaron las oficinas del Sistema de Retiro para estimar los años de servicio y pensión que recibirían si se retiran antes del inicio del curso escolar, el próximo agosto.

Por otra parte, Álida Carrasquillo, de la escuela Amalia Expósito en Carolina, indicó que tiene 22 años de servicio.

“Hace dos años me dijeron que si me retiraba a los 20 solo iba a tener $800 mensuales. Con eso tu no puedes pagar nada, con tres hijos. Ahora mismo yo me gano $2,800”, dijo.

Marilin Troche, de la escuela de la Comunidad Rexville en Bayamón, fue a indagar si puede cotizar los años trabajados en un colegio privado para ver si logra completar los 28 o 30 años de servicio.

“Hablaron de una ventana de 28 a 30. Estoy molesta, molesta. Si todavía en este año hay maestros que estamos esperando que se cubran plazas, vamos a ver si están preparados para agosto”, comentó.

Gisela Marrero, de la escuela Ernesto Juan Fonfrías en Toa Baja, no ocultó su disgusto.

“ Yo estoy sola con mi nietecita que estoy criando. Mi esposo falleció. Con un sueldo de $2,750 que cobro, lo que me sobra son $1,200 mensuales. Es duro. Imagínense que ahora que me voy a retirar y que la cantidad sea una pensión mínima de $1,500”, dijo con voz angustiada.

Lillian Serrano, de la escuela María C. Osorio en Toa Alta, botaba chispas. Describió la situación como “un golpe bien bajo”, y relató que desde abril, cuando buscó orientación por primera vez, hasta ayer, había aportado $3,000 al pote.

“No es uno ni dos dólares lo que uno aporta a este sistema. A mi me sacan $217.98 mensuales para este potecito que van a congelar. En agosto yo voy a empezar en cero”, dijo.

“Soy maestra de Inglés, que consigo trabajo dondequiera. En febrero 24 y 25 tengo entrevista para Texas. Vienen a reclutarnos”, indicó.

Nereida Correa, de la escuela María C. Osorio en Toa Alta, expuso que obligatoriamente se tiene que ir.

“ Si me voy ahora es el 70 por ciento de mi salario bruto. Si no me voy ahora, en agosto tengo que acogerme al 1.8 por ciento”, estimó Osorio.

Maestra abandona el magisterio con nostalgia y pena

Marilyn Alicea se lleva la gran satisfacción de haber forjado ciudadanos de bien. (ana.abruna@gfrmedia.com) 

Marilyn Alicea tomó la decisión de retirarse debido a la nueva Ley de Reforma de Retiro.

Deja el salón de clases y las quijotadas.

Fue en 1984, acababa de graduarse de la Universidad de Puerto Rico, cuando se enfrentó a su primera experiencia como maestra. El instinto la empujaba a salir corriendo, al verse frente a frente a aquel grupo de estudiantes de octavo grado. Pero no lo hizo. Por el contrario, venció sus miedos y tomó el timón de su salón.

Han pasado 29 años y hoy, Marilyn Alicea, quien ha tomado la decisión de retirarse, debido a la Ley de Reforma de Retiro aprobada, recuerda con nostalgia aquellos días en que hizo su debut como maestra. La  misma nostalgia que siente ahora, al marcharse.

“Dejo el salón de clase con muchísima pena. Recuerdo que mi  primera escuela fue en Guaynabo, la Rafael Martínez Nadal. Era un  octavo grado, en 1984, acabaíta de graduar”,

“Eran grupos grandísimos y eran terribles, terribles, terribles. Estuve a punto de coger la cartera y seguir caminando. Pero como siempre me gustó, me entusiasmé y seguí. Yo siempre quise ser maestra y practicaba con mis hermanitos”, dijo la profesora de español, en la Escuela Adolfina Irizarry de Puig, de Toa Baja.

“Como maestra, con cada año de experiencia, una se siente más segura, pero ahora es una inseguridad terrible”, comentó, mientras hacia su turno en la oficina del Sistema de Retiro de Maestros.

¿Se retira?

Sí, me voy ahora. Me conviene ahora. No puedo vivir con $1,600.

¿Cuánto recibiría ahora?

Si me voy ahora, $2,000. Me conviene ahora. Me da muchísima pena, pero no puedo.

La maestra se lleva la gran satisfacción de haber forjado ciudadanos de bien.

“Tengo muchos estudiantes que lograron sus metas. Que son ingenieros; que lograron  llegar a la Universidad de Puerto Rico, a Mayagüez. Estudiantes que me encuentro en un centro comercial y dicen: ‘ Misis, gracias a usted yo logré lo que soy hoy día. El ejemplo que usted me daba, el esfuerzo de usted, el esmero…”

Misis Alicea recuerda un estudiante de la Escuela Miguel de Cervantes Saavedra, que hace 9 años estaba en el trasiego de ventas de armas.

“Estábamos leyendo La Charca (Manuel Zeno Gandía) que hablaba de la corrupción, de ser cómplice… Y una insistiendo con que se tienen que hacer bien las cosas y el jovencito, tenía un Eco y lo tiró por un barranco y tenía dinero guardado y lo quemó. Ese nene tenía 17 años. Era grado 11. Se casó. Tiene dos hijos y está en la Iglesia”, relató.

La maestra elogió el idioma de Cervantes en el que nos comunicamos, amamos y “regañamos”, para luego señalar: “Yo no puedo más. Se me acabó el idealismo. Ya no puedo ser quijotesca. Se acabó el Quijote en mi”, dijo aludiendo al libro que tantas veces y con tantos estudiantes  analizó, en su larga carrera.

************

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/