¡Despierta Boricua! – Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado –

¡Despierta Boricua!

«No sería mejor, más honesto, reconocer la verdad: que el problema fundamental es el sistema colonial…»
vr0513012-40pC-TommyFoto

EL VOCERO / Archivo
Por Thomas Rivera Schatz, Ex presidente del Senado

Dice el refrán que “no hay peor ciego que aquel que no quiere ver”. La crisis que tenemos de frente es evidente, pero algunos se niegan a reconocer la raíz del problema: padecemos un sistema colonial que quebró y se le acabaron los espejismos. ¿No está cansado(a) usted de leer en los periódicos y escuchar en la radio los “análisis de mamey” que proponen supuestas soluciones para tratar de salvar una colonia insalvable? Sí, como dicen en nuestros campos “con la boca es un mamey”. Llevamos años de crisis colonial, de discursos, propuestas, discusiones, reorganizaciones, consolidaciones, reformas, legislaciones, análisis, cumbres, planes y estudios. A esta hora, sin embargo, nada se ha resuelto. Nada tiene solución en esta colonia. Cada día todo está peor y el costo de vida se hace insoportable.

Hacer “análisis y propuestas de mamey” se ha convertido en una industria multimillonaria de entretenimiento en la TV, la radio y los periódicos. Los aplausos son los premios para aquel que lance “la propuesta de mamey del día” para hacerle creer a la gente que la colonia tiene salvación, es buena, pero la culpa es de los políticos que la han administrado mal. Ese argumento simplista satisface emociones porque deposita culpas y corajes en contra de alguien. Ayuda a despistar el verdadero problema: la colonia. Si ese argumento fuese cierto, entonces, ¿en qué planeta habría que buscar a la especie de políticos que por primera vez en la historia de la humanidad administrarían bien a una colonia y la sacarían de la desventaja socioeconómica, la desigualdad y la limitación de derechos en que está metido el ELA, como también lo han estado todas las colonias a través de la historia?

No sería mejor, más honesto, reconocer la verdad: que el problema fundamental es el sistema colonial que ya no puede satisfacer la calidad de vida de los puertorriqueños. Que este sistema colonial nos obliga a las desventajas económicas, a la falta de derechos y poderes políticos dentro de la nación de la que somos ciudadanos. Que tenemos el costo de vida más alto, los salarios más bajos y el régimen contributivo más abusador bajo la bandera americana. Que todo eso se debe a que recibimos $20 mil millones anuales menos en fondos federales que cualquier estado con nuestra misma población. Si durante los últimos diez años, por ejemplo, Puerto Rico hubiera sido un estado de la Unión en igualdad política y económica, hoy no tendríamos esta crisis que empeora aceleradamente. Cómo vamos a estar bien si el déficit real de Puerto Rico es la ausencia de esos $20 mil millones anuales que no recibimos por ser una colonia. Mientras no recibimos esa participación económica pretendemos vivir el estilo de vida USA como si la estuviéramos recibiendo. Antes se tomaban prestados. Ahora no hay quien le preste a la colonia para continuar su juego de apariencias. Esa es la verdadera crisis. Eso es lo que debemos resolver luchando por la igualdad con la estadidad.

Mientras muchos se entretienen leyendo, escuchando y aplaudiendo los análisis, los depósitos de culpas y las “propuestas del mameyal colonial”, 19 mil puertorriqueños pierden sus casas cada año por no poder pagarlas. Otros pierden sus ahorros y sus negocios. El 50% de los estudiantes no concluyen su cuarto año. La mitad de nuestra población se ve obligada a recibir el PAN y la Tarjeta de Salud. Todos los servicios públicos se están derrumbando por la falta de dinero. Al final de este cuatrienio la crisis colonial habrá provocado la pérdida de más de 300 mil empleos y cientos de miles de familias se habrán mudado a la estadidad allende los mares.

Mientras Puerto Rico se entretiene esperando que algún erudito de mamey presente una propuesta mágica que nos lleve a una solución milagrosa dentro de esta colonia, la brecha de la desigualdad, el empobrecimiento y la quiebra continúa aumentando. Para el año 2010, las estadísticas federales confirmaron esa brecha que nos ahoga en la colonia. Veamos. Como colonia, en el 2010 el ELA solamente recibió $21 mil millones en fondos federales. Estados de la Unión con poblaciones parecidas a la nuestra, recibieron muchísimo más: Connecticut recibió $56 mil millones y Oklahoma $39 mil millones. Para ese mismo año, el ELA tenía al 46% de su población viviendo bajo el nivel de pobreza. Connecticut solamente el 11% y Oklahoma el 17%. También para ese mismo año, el salario promedio de una familia en el ELA era de solamente $19,600 anuales. En Connecticut el salario anual era de $69,500 y en Oklahoma $45,300. A todo lo anterior hay que añadir que en esos dos estados de la Unión el costo de vida, las contribuciones, las tarifas de agua y electricidad son mucho más bajas que en el ELA.

Se acabaron las cegueras coloniales. Es la hora histórica en que debemos actuar con votos y militancia para alcanzar nuestras metas con la igualdad como ciudadanos americanos. Quien asuma la gobernación de Puerto Rico en enero de 2017 debe tener metas claras: atajar el desmadre económico y financiero que dejará este desgobierno popular; sacar la nave a flote, echarla a navegar y simultáneamente llevarla a puerto seguro con la estadidad durante el próximo cuatrienio. ¡Despierta Boricua!

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/