La UPR ante nueva crisis y retos – Cronología de la Crisis – Manipulación Maliciosa

La UPR ante nueva crisis y retos

Los grupos de revoltosos de siempre -instigados por los lacayos de los García Padilla- ya comenzaron las amenazas con asambleas, paros y huelgas

02/24/16. San Juan, PR. Fachada de varias areas del recinto de Rio Piedras de la Universidad de Puerto Rico, en medio de una controversia que obligo a su Junta de Gobierno a detener la otorgación de la Beca Presidencial, hasta finalizar una auditoría externa sobre el proceso de otorgación. Dicha controversia surge de otorgaciones a candidatos que no contaban con el endoso del Comité Evaluador. (Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO)

Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

La Universidad de Puerto Rico (UPR) tiene un presupuesto consolidado de alrededor de $1,500 millones. Con un déficit de $1,600 millones -de acuerdo al estado financiero auditado de 2015- la UPR está en quiebra. En una isla con una extensión de terreno de 35 millas de ancho por 100 millas de largo, se ubican 11 recintos de la institución. Muchos de ellos a distancias de menos de media hora entre sí por automóvil. La mayor parte, con estructuras administrativas y académicas iguales y programas duplicados. Ante esta situación la UPR solamente gradúa de bachillerato en seis años un por ciento menor del 50 % de los estudiantes.

El deterioro institucional evidenciado dramáticamente durante la pasada administración de Alejandro García Padilla (AGP), por el despilfarro, la corrupción en la otorgación de las becas presidenciales, y la destitución de toda la cúpula directiva universitaria -hecho nunca antes ocurrido en nuestra historia- le ha causado perder prestigio al punto de encontrarse muy rezagada entre universidades del mundo. Ante este triste cuadro es necesario que la Universidad enfrente un verdadero proceso de reorganización y reestructuración, que han rehusado internamente llevar a cabo.

Recordemos que la pasada administración de AGP -de la cual la actual administración separatista de la UPR es parte- uniéndose a los cánticos de politiqueros locales, mediante certificación de su Junta de Gobierno, determinó oponerse a la legislación federal Promesa que crearía la Junta de Supervisión Fiscal (JSF). A esos fines el expresidente, Uroyoán Walker, por instrucciones de Fortaleza viajó a Washington DC para junto a un grupo de estudiantes -con gastos pagos por la Universidad- oponerse a esta por puras consideraciones ideológicas.

A su regreso, el 18 de abril, Uroyoán decretó un receso académico para llevar a cabo -por profesores separatistas- un ciclo de charlas de supuesta orientación (adoctrinación) para desde la oficina del presidente y de los once recintos “oponerse tenazmente a la imposición de una JSF, porque representaría una estocada a la autonomía universitaria”.

Convertida en ley Promesa y nombrada la JSF -luego de corroborar la quiebra institucional- esta calificó a la UPR junto a otras corporaciones públicas como insolvente. A los fines de subsanar esa situación, dicha junta recomendó a la institución hacer recortes de costos operacionales por $300 millones para el año fiscal 2019-2020.

A pesar de la presente administración interina de la UPR reclamar autonomía para no presentar un informe de transición al nuevo gobierno entrante, finalmente la presidenta interina, Celeste Freytes -quien es sabido que le responde incondicionalmente a Tony García Padilla- asistió a la vista y presentó un breve e insustancial informe. Recientemente afirmó estar configurando un borrador de informe para someterlo el 31 de marzo sobre el cual “se intercambiaron ideas y se afinaron conceptos camino a la preparación del plan fiscal que cumpla con las expectativas de la JSF”. Se ha adelantado que ese borrador es uno superficial, “self serving”, lleno de generalidades que no intenta llevar a cabo los cambios estructurales que en todos los órdenes requieren las actuales circunstancias de caos institucional. La intención de Freytes era someter el informe para luego, todos los miembros de la actual administración estratégicamente renunciar dejándole a una nueva administración de la UPR las consecuencias de reestructurarla luego de haberla saqueado.

Un grupo de profesores -de la izquierda separatista que controla la institución- ha circulado un documento titulado “Crisis Fiscal, Recortes y la Vida de la UPR” rechazando el borrador que presenta la presidenta interina; requiriendo a su vez la participación activa y urgente de todos los sectores que componen la Universidad, coordinados desde la Junta Universitaria, para análisis y auto crítica del documento. Quienes conocemos la institución sabemos que esto es una estrategia de “análisis para la parálisis “que utilizan todos los que no quieren que se efectúen cambios.

Los grupos de revoltosos de siempre -instigados por los lacayos de los García Padilla- ya comenzaron las amenazas con asambleas, paros y huelgas. Ante este escenario urdido para crearle problemas a la actual administración de Rosselló, la presidenta interina Freytes y toda la cúpula administrativa -como se anticipaba- renunció el pasado jueves.

La UPR necesita urgentemente reestructurarse totalmente y esto habrá de ocurrir por iniciativa de una nueva administración universitaria o por la JSF, ya que los renunciantes nunca tuvieron la intención de hacerlo.

A los grupos que han comenzado a tratar de crear caos, mi consejo es que desistan. Con ello lograrán que les cierren la institución, nadie cobre, se pierda la acreditación, adiós a los fondos federales, Becas Pell y a la UPR. ¡No se tiren que esta vez sí que está llanito!

José M. Saldaña

JOSÉ M. SALDAÑA

Ex presidente de la Universidad de Puerto Rico.

Hablando Claro: La UPR, patrimonio de todos

La UPR ha sido rehén por demasiadas décadas de clanes que se mantienen en una constante lucha por el control del poder

02/24/16. San Juan, PR. Fachada de varias areas del recinto de Rio Piedras de la Universidad de Puerto Rico, en medio de una controversia que obligo a su Junta de Gobierno a detener la otorgación de la Beca Presidencial, hasta finalizar una auditoría externa sobre el proceso de otorgación. Dicha controversia surge de otorgaciones a candidatos que no contaban con el endoso del Comité Evaluador. (Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO)

Carlos Rivera Giusti / EL VOCERO.

Por: Lcdo. Ramón L. Rosario Cortés
Twitter: @discusionPR

Tenemos que empezar por reconocer que la Universidad de Puerto Rico nos pertenece a todos. La UPR es más que sus profesores, empleados, estudiantes actuales, sectores ideológicos o que el gobierno. La UPR es el instrumento para que generaciones puedan aportar en todos los frentes; ya sean artísticos, políticos, sociales, económicos, etc.

Iván, para mí, como para ti, la UPR significó la oportunidad para el progreso. Mi bachillerato y juris doctor se lo debo a la UPR. Por eso, además de ser funcionario del gobierno, me siento aludido cuando se pone en riesgo la Universidad. La Universidad es un patrimonio en riesgo.

En ese contexto, un grupo de funcionarios de la UPR decidieron tirarse del barco que, cogiendo agua, estaba a mitad de ruta en aguas tempestuosas. Con ello, arriesgaron la existencia de nuestra UPR e incumplieron con su deber de guiar la institución en las buenas y en las malas. Los funcionarios “públicos” que esta semana abandonaron el barco por razones político-partidistas, debieron trabajar el plan de reestructuración de la UPR ante la crisis fiscal desde el 3 de marzo de 2014 según la Certificación 74 Serie 2013-2014. Tres años después; se fueron sin cumplir.

No obstante, este no fue el proceder de los miembros de la Junta de Gobierno ni de dos rectores (Humacao y Cayey) que con valentía aceptaron la responsabilidad que ya habían jurado cumplir. Estos, se negaron a entregarle la Universidad a la Junta de Supervisión Fiscal y aceptaron el reto de hacer los ajustes fiscales necesarios.

Por primera vez en mucho tiempo, el gobernador respeta la autonomía universitaria permitiendo a la comunidad manejar sus retos y oportunidades. Ricardo Rosselló firmó la Ley 8-2017 y la Orden Ejecutiva 2017-21 para allegarle a la UPR los ingresos por adiestramientos en el gobierno que antes los recibían empresas privadas. Sí Iván, los fondos que antes recibían empresas como las de Anaudi Hernández para ofrecer adiestramientos laborales.

Honestamente, les deseo el mayor de los éxitos a la nueva presidenta interina y a la Junta de Gobierno de la UPR para que salven la Universidad pública; mi Universidad.

——–
Lcdo. Iván Rivera
Facebook: Facebook.com/DiscusionPuertoRico

Ramón, lamentable lo ocurrido en mi Universidad. Esa que me dio la oportunidad a los 30 años de tomar mis primeros créditos para crecer profesionalmente y entender el mundo. La renuncia concertada de ese grupo de personas pone de relieve y manifiesto el sentido de finca familiar y privada que tiene para algunos. Todo por complacer el capricho en el intercambio de favores de los que trafican indulgencias incluyendo las propias.

Por eso, mucho ojo con los que se desgarran las vestiduras autoproclamándose defensores de la Universidad. En realidad, son defensores de sus particulares prebendas. La UPR ha sido rehén por demasiadas décadas de clanes que se mantienen en una constante lucha por el control del poder en esa institución y a su vez el control de los 1,500 millones de dólares de su presupuesto. Con esa cantidad de dinero se compran muchas indulgencias. Los contratos y plazas de profesor se heredan en la UPR o al menos el criterio de mayor valía lo es el ser amigo del amigo de algún amigo del alma. Los trabajadores no docentes son reclutados exclusivamente por los sindicatos que operan al interior de la misma. Las publicaciones auspiciadas por su Editorial no son medidas por su aportación al desarrollo y creación de nuevo conocimiento sino por el apellido del que las solicita.

La resistencia a la reestructuración administrativa, y por ende presupuestaria de la Universidad, no es la resistencia a favor de su futuro; sino la resistencia de cada cual a perder su nicho particular. Y en esa resistencia se unen populares, independentistas y estadistas en unas extrañas relaciones de lealtad. Así que, cuidado con los que pululan por Fortaleza sugiriendo nombres o demonizando a otros.

La Universidad debe transformarse para estar en posibilidad de responder a las exigencias de estos tiempos; debe ser capaz de comprender e interpretar el mismo. De otra manera su transformación no tendría sentido. Es necesario que sus miembros tengan la capacidad de entender, interpretar y valorar en medio de esta crisis el sentido del momento histórico que se vive. Para eso no hacen falta millones sino voluntad.

Lcdo. Ramón L. Rosario Cortés, Secretario de Asuntos de Puerto Rico y Lcdo. Iván Rivera

LCDO. RAMÓN L. ROSARIO CORTÉS, SECRETARIO DE ASUNTOS DE PUERTO RICO Y LCDO. IVÁN RIVERA

Cronología de un operativo político.

Alerta Progresista

Deja vu:

Cuando todo falla contra un gobierno PNP que lo está haciendo bien, sacan a la UPR a la calle.

En el 2009, el entonces presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Antonio García Padilla, se reunió con el gobernador Luis Fortuño y le solicitó que impusiera arbitrios, para conjurar el déficit de $300 millones que había acumulado en la UPR durante 8 años de administración PPD.  

El Ejecutivo rechazó la imposición de arbitrios (impuesto sobre las bebidas con alto contenido de azúcar y otro sobre los carros que consumen mucho combustible), se ajustó la fórmula para atender el déficit y se le asignaron $100 millones adicionales a la universidad.

En el 2014, la Junta de Gobierno de la UPR aprobó la certificación #74-2014, ordenando la presidencia de la institución hacer un plan de reestructuración académico y administrativo:

Tres años después, no existe el plan.

En vez de elaborar un plan fiscal y atender el millonario déficit, la Universidad continuó con el derroche en gastos, evidenciado por el escándalo de las becas presidenciales, las presiones de Antonio García Padilla, las intervenciones del Presidente y otros, y cómo usaron la UPR para favorecer a los amigos del alma del Partido Popular.

Días antes de las elecciones de noviembre de 2016, el Partido Popular utilizó a directivos de la institución universitaria para perseguir al hoy gobernador Rosselló, con una investigación fatula en el Recinto de Ciencias Médicas. Esto, a petición pública del Secretario del PPD al Rector, Noel Aymat Santana (uno de los que renunció estar semana). Luego de las elecciones, no les quedó más remedio que admitir la faena.

La Junta de Supervisión Fiscal pidió recortar en $300 millones los fondos para la UPR. Debido a que la UPR cuenta con autonomía universitaria, le corresponde a sus administradores elaborar y presentar un plan fiscal, lo que no han hecho hasta el día de hoy.

No obstante, el gobernador Rosselló Nevares ha sido proactivo en tratar de allegar fondos nuevos a la UPR, incluyendo la Orden Ejecutiva #21 para que las agencias tengan que contratar los servicios de la institución universitaria pública.

Desde hace semanas, el gobierno de Ricardo Rosselló llevaba manifestando preocupación por la dejadez y obstaculización en confeccionar un plan fiscal de la presidenta interina de la UPR, Celeste Freytes, y el resto de su equipo, a quienes (¡desde el 2014!) les correspondía elaborar el plan fiscal.

La Sra. Freytes, quien fue puesta en el cargo por Antonio García Padilla y responde a éste, maquiavélicamente mintió una y otra vez en los medios aludiendo que estaba “cooperando” y elaborando el supuesto plan.

No han elaborado ningún plan, y esta semana, a solo días de que venza el plazo establecido por la ley federal para entregar el plan fiscal del gobierno y de la UPR, Freyte y los directivos de la universidad renunciaron en masa, como complot sacado de una película de mafia, creando un caos en el sistema universitario público.

La renuncia dice mucho de ellos y de su compromiso con la UPR y con Puerto Rico.
El complot de elementos del Partido Popular solo demuestra lo poco que les importa la UPR, y que para ellos, primero está su afán de hacerle daño a un gobierno estadista.

Puerto Rico está pasando por una de sus peores crisis y lo menos que se espera de los que dirigen las instituciones de gobierno es responsabilidad. Claramente estos elementos del Partido Popular pasarán a la historia como la vergüenza colectiva que no queremos volver a repetir.

En contraste, el Gobernador ha reiterado que
seguirá respetando la autonomía de la UPR,
y que la educación universitaria pública se preservarápara ésta y futuras generaciones,
para así lograr un mejor Puerto Rico.
Share
Tweet
Forward
Copyright © 2017 Alerta Progresista. All rights reserved.

Alerta Progresista via mail229.wdc02.mcdlv.net 

Lea Otros escritos sobre la UPR

Mal usó $7.2 Millones con la Tarjeta de Crédito de la UPR – Incluso en botellas de vino de $1,000.00 con fondos públicos.

UPR-Est-Izq

UPR-Est-Izq

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/