Alaska: sesenta años de igualdad

Alaska: sesenta años de igualdad

Bandera de Estados Unidos
Alaska cumplió seis décadas de haberse convertido en el cuadragésimo noveno estado de la Unión. >Suministrada
De qué te sirve en la separación? Serás el último? El Congreso le puede quitar la Ciudadan;ia Americana Legislada a los PR’s.

Ayer jueves 3 de enero Alaska cumplió seis décadas de haberse convertido en el cuadragésimo noveno estado de la Unión. Siendo un territorio adquirido en 1867 mediante compra por $7.2 millones a la Rusia tsarista, desde un principio su adquisición fue dirigida a la consecución de la igualdad política y a la soberanía que disfrutan los estados de la federación. Por ser la federación de estados una construcción política que vino desde abajo —donde los estados se organizaron primero y luego fundaron el gobierno federal, delegándole poderes y facultades— es que de todos los sistemas federales, es el que mayor poder político y soberanía le reconoce a sus estados miembros. Distinto a los países latinoamericanos, que aunque usaron como modelo la constitución de los Estados Unidos para la adopción de sus propias constituciones, la construcción de sus sistemas políticos fue de arriba hacia abajo; primero el gobierno federal y luego los estados o provincias. Deviniendo ello en un federalismo débil, por ser el gobierno central el que delegaba los poderes; contrario a sus vecinos del norte. (Véase a George Athan Billias, American Constitutionalism Heard Round the World, 1776-1989: a Global Perspective).

Alaska fue el último territorio que usó el mecanismo procesal del Plan Tennessee para poder entrar a la federación. Hawái, único estado isla y que entró varios meses después como el quincuagésimo estado, no lo necesitó. Los estragos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, que ya descollaba con fuerza en el mundo entero, catapultaron al más grande estado en extensión territorial.

Al entonces presidente Dwight D. Eisenhower, en una actividad para ello en la Casa Blanca, no le tomó mucho tiempo firmar la proclama de admisión frente a una concurrencia que incluía al vicepresidente Richard Nixon y una delegación de alasqueños encabezada por Ernest Gruening, su primer senador y que en los años treinta había dirigido la división de territorios del Departamento del Interior y, por el asesinato de Francis Riggs a manos de dos nacionalistas, se enemistó con Luis Muñoz Marín.

Alaska es un estado inmenso, pero con escasa población. Apenas unos 737,438 habitantes. Sin embargo, el nivel de pobreza es apenas el 11.1 por ciento y el de la fuerza laboral es un robusto 67.1. En Puerto Rico, con una población que se ha reducido en los últimos ocho años en un catorce por ciento, rondando ahora los 3,195,153, estos indicadores económicos son alarmantes. Las personas que viven bajo el nivel de pobreza son el 44.4% y el por ciento de la población dentro de la fuerza laboral es un raquítico 44.5%.

El llamado estado frontera de la Nación tiene, tal vez, el segundo partido independentista de mayor fuerza política bajo la bandera americana. Alrededor de 15 mil afiliados en estos tiempos cuando en 1990 dicho partido ganó la gobernación del estado con el 39%. El Partido Independentista Puertorriqueño, que representa una corriente histórica en Puerto Rico desde los inicios del siglo XIX, es el movimiento independentista de mayor fuerza dentro de los Estados Unidos. Esto no nos debe sorprender, pues los Estados Unidos están llenos de movimientos secesionistas. El Partido Comunista de Texas, que marchó contra la convención republicana en Dallas en 1984 y quemó la bandera nacional frente a la alcaldía, lleva con orgullo haber ganado el caso Texas v. Johnson, donde el Tribunal Supremo de los Estados Unidos decidió que quemarla en un lugar público está protegido por la Primera Enmienda de la Constitución.

Después de varios intentos para adquirir la soberanía del estado, el 28 de mayo de 1958 la Cámara de Representantes aprobaba el proyecto de admisión y el 30 de junio lo hacía el Senado. El 7 de julio el presidente lo convertía en ley con su firma y el 3 de enero de 1959 firmaba la proclama de admisión. Desde ese momento los ciudadanos americanos del estado de Alaska, donde un 16% habla otro idioma que no sea el inglés, tienen —contrario a los que viven en Puerto Rico— los derechos fundamentales que de la igualdad política dimanan.

mramos

Mario Ramos

Mario Ramos, Historiador Sigue Mario Ramos

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/