El bisturí del expatriado – Por Mario Ramos Méndez – Historiador

OPINIÓN

El bisturí del expatriado

Juan Mari Bras: ¿el estratega de la independencia?
El libro Juan Mari Bras: ¿el estratega de la independencia? por el autor Ángel Agosto.Suministrada

Acaba de salir un texto que debe de ser lectura obligada para quien le interesa la historia política de Puerto Rico, pero mucho más para los que desconocen el origen y desarrollo del desaparecido PSP. Creo que Ángel Agosto, de manera atinada y bien fundamentada, con exuberancia en los datos y su propia experiencia, logra revelarle al lector, y dejar para el acervo historiográfico puertorriqueño, un libro que describe y explica muy bien las luchas y errores de juicio de los líderes de este extinto partido.

El título es sugestivo por demás: Juan Mari Bras: ¿el estratega de la independencia?, donde nos recrea en una narrativa cronológica, llena de información, los avatares y tajureos que se dieron dentro de este partido. Todo hechura de una sola persona; el propio Mari Bras. El líder independentista era excesivamente intolerante hacia el disenso y más hacia la crítica constructiva. Fue, además, lo que podríamos llamar un dogmático ecléctico, una persona que cambiaba de dogmas según las circunstancias del momento y que el dogma que profesara, según las circunstancias, era una especie de ley inmutable. De dogma en dogma acabó con el partido que ayudó a crear y afectó la imagen del independentismo con efectos que pueden palparse al día de hoy.

La trayectoria política de Juan Mari Bras es accidenta. Fue el artífice de la famosa “conspiración anexionista”. Término acuñado durante la primera administración de Carlos Romero Barceló. Según él, todo lo que el PNP hacía era para traer la estadidad. El entendía que era una conspiración y el tiempo demostró que estaba equivocado. Por eso, para Mari Bras era más importante desarrollar una teoría llena de elementos falsos como lo fue el caso del Cerro Maravilla que adelantar la independencia. Equivocadamente creyó que derrotando la estadidad la adelantaría. Nada de ello pasó. La independencia disminuyó considerablemente, según demuestran las estadísticas electorales, y la estadidad la mataron Ricky Rosselló y su padre.

El PSP y todo su liderato vivieron en una burbuja y el interno medio ecológico de ella fue confundido con la realidad. Los resultados electorales cayeron como piedra en la cara. Según el autor, “nosotros mismos estuvimos engañados al respecto. Tal era la desproporción entre las gestiones en el ámbito internacional y la cruda realidad de nuestra lucha.” En Puerto Rico había, electoralmente, un puñado de independentistas, fenómeno que pasaba desapercibido por la mente de Juan Mari Bras y sus adláteres. Las múltiples relaciones internacionales nublaron el entendimiento del liderato de este partido, cuando en ninguno de esos países ni en ninguna de dichas organizaciones —como la Organización de Países No Alineados— había un voto para la independencia dentro de la urna puertorriqueña.

El autor, acertadamente, señala las ambivalencias de este líder independentista que algunos obtusos han recomendado se use su nombre para una escuela. Lo primero por lo que abogó Mari Bras fue que dicho partido fuera uno revolucionario y no una máquina electoral. Lo dicho se convirtió en contrahecho, pues la participación electoral fue muy activa y el partido terminó cayéndose por el despeñadero, afectando para siempre a la independencia. Las elecciones de 1980 le dieron carta de ciudadanía a lo que comúnmente se conoce como “melonismo”, donde un rebaño de independentistas con intereses difusos prefiere votar por el Partido Popular que por el Partido Independentista Puertorriqueño. Un daño irreparable hasta el día de hoy.

Un error mayúsculo que menciona el autor fue cuando se seleccionó a Luis Lausell para candidato a gobernador. El líder obrero del más poderoso sindicato de Puerto Rico fue sacado de sus responsabilidades sindicales para meterlo a la política. Fue un desastre, obtuvo “cinco mil ridículos votos en una carrera que les llevó a abandonar por completo, de nuevo, el trabajo organizativo con la clase obrera y finalmente optaron por tratar de convertir el PSP en lo mismo que el autor denunciaba que harían, en un esqueleto de movimiento de liberación nacionalista, pero sin masas.”

Como muy bien señala el autor, la mayoría del liderato del partido estaba constituido por lo que pudiéramos llamar burgueses. Antes que él otros habían planteado lo mismo; personas socialistas en lo vocal, pero con estilos de vida capitalistas. (Véase a Wilfredo Matos Cintrón, Puerta Sin Casa: crisis del PSP y encrucijada de la izquierda). Sin embargo, lo que sí es evidente en el texto es la tristeza del autor que se percibe en la entrelinea. Todo aquel compromiso y honradez ideológica se perdió. Aunque, no del todo; pues gracias a ello tenemos este excelente libro del que degusté su lectura.

mramos

Mario Ramos Méndez

Mario Ramos, Historiador
NR – Los del PSP invadieron al PPD y los Controlan, logrando la Quiebra Económica, Ideológica, Legal, Judicial, Congresional y Judicial de la Mentira del ELA.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/