“La lucha por el alma del PNP” – Giovanni Boschetti

“La lucha por el alma del PNP” – Giovanni Boschetti

Por: Giovanni Boschetti

 En poco más de setenta y dos horas, la base del Partido Nuevo Progresista se apresta a decidir su futuro político, no solo por los próximos cuatro años, sino tal vez por una generación completa. Fuerte aseveración, pero por primera vez los electores del PNP tienen en sus manos decidir si quieren mantener el caudillismo o si por el contrario quieren limpiar la casa y demostrarle al pueblo de Puerto Rico que, a diferencia del PPD, la corrupción no es tolerable y no se va a meter debajo de la alfombra.

Aunque el “marquee race” del domingo será evidentemente la carrera por la gobernación, habrán importantes primarias para senadores, representantes y alcaldes que muy bien podrían definir si el PNP va a estar a la defensiva durante la campaña entre agosto y noviembre, viéndose en la embarazosa situación de tener que estar pidiendo renuncias de candidatos por enfrentar acusaciones criminales o si, por el contrario, van con una papeleta limpia. De igual manera, los PNPs tienen que decidir si quieren candidatos que representan el fundamentalismo religioso, que cada día es un sector más pequeño de la población, que utiliza los cargos públicos para propagar sus odios y sus prejuicios hacia ciertos grupos.

Si nos dejamos llevar por la historia, al PNP le gustan los líderes fuertes e intransigentes. Carlos Romero Barceló (1973-1993) y Pedro Rosselló González (1993-2009), los dos mejores ejemplos. Estos dos exgobernadores controlaron los destinos del PNP por un espacio de treinta y seis de los cincuenta y tres años de su existencia. Los líderes que se han considerado débiles, por ser más pragmáticos y menos fogosos, como Luis A. Ferré, Baltasar Corrada del Río, Carlos Pesquera, Leo Díaz y Luis Fortuño, han durado menos tiempo. Eso nos lleva a preguntarnos si el próximo domingo, los electores del PNP, quieren una candidata a la gobernación que representa los peores estilos del caudillismo (sin ninguna de las virtudes), como lo es la gobernadora Wanda Vázquez, o si prefieren a una persona que ha dedicado toda su vida a la lucha por la igualdad, con un estilo sereno, respetuoso y de búsqueda de soluciones, como lo es el ex comisionado residente Pedro Pierluisi. Tienen que decidir también si van a escoger una persona que, para llegar al poder y venderse como la gobernante más apolítica, expresó que la estadidad no era importante o si van a escoger una persona que presentó un proyecto ante el Congreso para, de una vez y por todas, acabar con la colonia puertorriqueña y que ha sido un estadista probo. Es una encrucijada porque, de una vez y por todas, la base del PNP tendrá que decidir si quiere ser un partido estadista o un partido que meramente administra la colonia.

 A nivel de la legislatura, el elector novoprogresista tiene ante sí el poder de definir su próximo liderato legislativo y si quiere continuar con un presidente del Senado que representa esos mismos valores del caudillismo que mencionamos anteriormente o si quiere darle paso a una nueva cepa de líderes con unas visiones más amplias y abiertas al consenso. Es importante recordar, como hemos hecho en ocasiones anteriores, que el mundo (y Puerto Rico no es la excepción) está cambiando y las ideas también. Si el PNP aspira a ser viable en el 2024 y 2028, no puede continuar trancado en sus alianzas con los sectores fundamentalistas. Aunque hay espacio para ellos, porque después de todo tenemos que respetar sus ideales como los de todos los demás, el PNP tiene que darse cuenta de que tiene que ser más abierto a las necesidades de las mujeres solteras, de la comunidad LBGTTQ+, de la comunidad afroamericana. En la papeleta del domingo, hay candidatos que representan esos valores y que el PNP los necesita si quiere ganar elecciones en un futuro. Si, por el contrario, escogen mantenerse en lo que hay ahora mismo, difícilmente lograrán el voto de los jóvenes de la generación de los millenials y de los zennials, que algún día serán los viejos.

Finalmente, a nivel de las alcaldías, el PNP también enfrenta primarias difíciles este domingo, particularmente en muchos de sus bastiones importantes: Guaynabo, Arecibo, Ponce, Toa Baja, Toa Alta, Fajardo, Aguadilla, Aguada, Moca, Ciales, Adjuntas, Utuado, Río Grande y Loíza.

Como expresé anteriormente, el PNP se juega su vida, pero sobre todo su alma este próximo domingo. Ninguno de los resultados me sorprendería, pues no sería la primera vez que en el PNP actúa de manera kamikaze, pero espero que por el bien del partido y del movimiento estadista los electores voten con la razón.

ELA No Existe
ELA No Existe

Per capita Real Gross Domestic Product (GDP) of the United States in 2019, by state(in chained 2012 U.S. dollars)

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/