Carlos Romero Barceló

OPINIÓN

Carlos Romero Barceló

romero
Carlos Romero Barceló, exgobernador de Puerto Rico. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO)

En política no hay sucesión, hay causas. Pepe Mujica

Nieto de Antonio R. Barceló, primer presidente del Senado e hijo de Josefina Barceló, primera mujer en Latinoamérica en presidir un partido político, Carlos Romero Barceló nació para las causas justas. Se inicia en política trabajando como funcionario de colegio. Durante esos años estudiaba derecho en la Universidad de Puerto Rico y como estudiante organizó una huelga exigiendo que sacaran a un profesor americano. Jaime Benítez lo atendió y accedió.

A mediados de los sesenta ingresa al grupo Ciudadanos Pro-Estado 51, que luego preside. El grupo hace una publicación que desde hace años no se consigue y se presume perdida: La Estadidad: ideal en marcha. En esos años comienza su efervescencia política. Defiende la estadidad en las vistas del STACOM que se celebran en Puerto Rico con miras al plebiscito para votar por las tres alternativas históricas desde 1952: Estadidad, Estado Libre Asociado e Independencia.

En 1967 se une a don Luis Ferré y otros líderes y fundan la Asociación de Estadistas Unidos, de la que será su secretario. El grupo defenderá la estadidad en el plebiscito a celebrarse el 23 de julio de ese año. Los resultados fueron halagadores, pues la estadidad obtuvo un sólido 39%, ganó los municipios de Cataño, Corozal, Ponce y San Lorenzo. Este municipio, por los triunfos obtenidos en 1948 y 1960, se le ha llamado el Estado 51.

Para las elecciones de 1968 Carlos Romero Barceló se convierte en candidato a alcalde de San Juan. Fue una campaña novedosa, pues por primera vez en la historia se usó el mecanismo de caminatas con música y estribillos. Hasta llegó a usar una lancha con la bandera de la palma para poder llegar a los arrabales. El día de la elección los resultados fueron sorprendentes. Ganó por la ventaja más grande en la historia para la alcaldía de San Juan; sobre 36 mil votos.

Desde ese momento se proyecta como uno de los grandes líderes de Puerto Rico. La estadidad siempre ha sido parte de sus pronunciamientos y en el segundo cuatrienio publica un sugestivo libro cuyo título se sigue pronunciando hoy: La Estadidad es para los pobres. Un texto diverso en temas: derechos civiles, cultura, economía y fondos federales. Y en el planteamiento de que la estadidad es para los pobres nos viene a la mente que por nuestra condición política los indigentes tienen menor acceso a la justicia que los que viven en los estados, donde los fondos federales para abogados que representen a este sector son mayores.

Para las elecciones de 1976 el PNP organizó la campaña más agresiva, articulada y sofisticada hasta ese momento. Ganó 40 municipios, entre ellos toda el área metropolitana desde Loíza hasta Toa Baja y bajando por Trujillo Alto y Caguas. Ponce y Arecibo también los gana. Sin embargo, el triunfo de la gobernación fue impactante. Carlos Romero Barceló gana por alrededor de un 3% —casi 45 mil votos— luego de una derrota por casi 100 mil votos contra el PPD en 1972.

Ha ocupado todas las posiciones electivas; alcalde, gobernador, senador y comisionado residente. A todas les ha dado una dimensión distinta. En el caso de San Juan su figura convirtió la capital en el primer escalafón para la gobernación: Hernán Padilla, Baltasar Corrada del Río, Héctor Luis Acevedo y Sila Calderón aspiraron a gobernar a Puerto Rico desde la alcaldía de San Juan.

Igual con la comisaría residente. Su paso por ella le dio una dimensión que nunca había tenido, convirtiéndola en antesala para la gobernación: Aníbal Acevedo Vilá, Luis Fortuño y Pedro Pierluisi han aspirado a ocupar La Fortaleza desde sus puestos de comisionado residente.

Carlos Romero Barceló fue ejecutor de la mayor reorganización que ha tenido el PNP en su historia. Al asumir la presidencia en 1974 lo reorganiza en todos sus órdenes con una fuerza de unidad impresionante. Fue una refundación, con el efecto neto de convertirse en un partido de masas, y gracias a una filosofía de contacto directo y personal con el pueblo. Los que vinieron después se beneficiaron del camino hecho.

Con ese abultado expediente, Carlos Romero Barceló ha luchado por su partido y por la causa de su vida; la igualdad política la lleva en la sangre y está convencido —en razón y corazón— que es lo más conveniente para los puertorriqueños. Tristemente, toda esa enorme solvencia moral e ideológica de este extraordinario líder puertorriqueño no ha sido óbice para que tenga detractores dentro de su propio partido, y para que no se haya escrito una biografía crítica como contribución a la historia política de Puerto Rico.

mramos

Mario Ramos Méndez

Mario Ramos, Historiador Sigue this search

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/