Levantadores de muertos -Por Mario Ramos Méndez

OPINIÓN
Levantadores de muertos
Mario Ramos Méndez, Historiador 22/10/2021 Comments
Facebook Twitter WhatsApp Email rosselló >ARCHIVO/EL VOCEROThis image has an empty alt attribute; its file name is IMG_3949-320x180.jpg
Facebook Twitter WhatsApp Email Print
Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo. Jorge Santayana

El Partido Popular se ha caracterizado en su historia por resucitar actores o sectores que estaban considerados por la opinión pública como cadáveres políticos. Es casi una torpeza cíclica donde el adversario que estaba en un estado de debilidad evidente recibe un insuflo de fuerza que luego deviene como actor protagónico en la palestra pública. Lo sucedido recientemente con Ricardo Rosselló, por supuesto, evidencia que la torpeza muchas veces, aunque no tenga nombres, tampoco tiene límites.

Siendo, y con razón, que Ricky Rosselló era un cadáver político, que fue expulsado por el pueblo que se tiró a la calle y miles de puertorriqueños lo repudiaron y lograron que renunciara, donde en las protestas masivas había gente del PNP y hasta los líderes de su propio partido le retiraron la confianza, el Partido Popular comete la inexplicable torpeza de citarlo a una vista pública para que rindiera cuentas por su trabajo en Washington como delegado por la estadidad.

Cuando a mediados de la década del sesenta Luis Muñoz Marín se inventó la Comisión de Estatus, compuesta por miembros de Puerto Rico y del sector político de los Estados Unidos, era con miras a celebrar un plebiscito para políticamente aplastar al Partido Estadista Puertorriqueño y evitar el crecimiento de la estadidad, que de 15% obtenido en 1952 había subido a 35% en las elecciones de 1964. Se celebró la consulta y la estadidad sacó el 39.9% y un mes más tarde el PNP se fundaría en la cancha Manuel Carrasquillo Herpén, en Carolina. A partir de ese momento la política puertorriqueña cambió para siempre.

Igual sucedió en la asamblea que el Partido Popular celebró en julio de 1968 para escoger el candidato a la gobernación. Los aspirantes eran Santiago Polanco Abreu, Luis Negrón López y Roberto Sánchez Vilella, que era el gobernador en ese momento. Una imprudencia de Luis Muñoz Marín, diciendo que de los tres candidatos solo estaba dispuesto a respaldar a dos -en clara oposición a Sánchez Vilella- provocó que este último se fuera y fundara el Partido del Pueblo, que obtuvo 100,000 votos en las elecciones generales.

En 25 de julio de 1978 se dan los asesinatos de dos jóvenes independentistas en el Cerro Maravilla. De inmediato, el Partido Popular y el Partido Socialista de Juan Mari Bras inician una campaña agresiva contra Carlos Romero Barceló, acusándolo de asesino y encubridor. Fueron 14 años de ataques, hasta que en 1992 invitaron al líder estadista a vistas públicas celebradas por el Senado. Todas las acusaciones contra él no pudieron ser sustentadas. No se presentó ni una cintila de evidencia que lo inculpara; fuera testifical, documental, fotográfica o fílmica. Nadie pudo señalarlo, directa ni indirectamente, y ahí cambió la historia.

Un caso emblemático fue cuando en 1991 Rafael Hernández Colón se empeñó en celebrar un referéndum para enmendar la Constitución de Puerto Rico. Algunos líderes del Partido Popular se opusieron a esas enmiendas, como Victoria “Melo” Muñoz. La repulsa por parte del pueblo fue atronadora. Tuvo el efecto inmediato de debilitar a ese partido y, por ende, fortalecer al PNP y su candidato a gobernador Pedro Rosselló para un triunfo holgado en las elecciones de 1992.

Otro caso de imprudencia -esta vez en el PNP- se dio en 2004. Pedro Rosselló le ganó la primaria a la gobernación a Carlos Pesquera. Desde ese momento hasta el día de las elecciones este fue pisoteado y menospreciado de manera humillante. Se buscaron personas que todavía lo respaldaban para que se reunieran con Rosselló, limar asperezas y unirse a la campaña. Hubo un caso en Bayamón donde cientos de “pesqueristas” esperaban reunirse con él. A última hora este decidió no ir. El resultado electoral favoreció a Aníbal Acevedo Vilá por poco más de 3,000 votos, y sobre 8,000 estadistas votaron “write in” por Pesquera.

La imagen de los delegados congresionales está lacerada. Hay la creencia de que es un esfuerzo fútil. Súmele a eso el lastre político de Ricky Rosselló y los comentarios que Elizabeth Torres -una “influencer” con miles de seguidores- ha hecho, y podemos ver que la proyección de la delegación está en crecimiento menguante. Sin embargo, el Partido Popular cambió el curso de los acontecimientos, y hoy el exgobernador vuelve a ser una de las figuras cimeras de la política puertorriqueña, porque la imprudencia tiene efectos secundarios saludables a la imagen política. Dios quiera que el próximo acto imprudente de los líderes populares nos lleve al logro definitivo de la igualdad política.

Facebook Twitter WhatsApp Email Print mramos
Mario Ramos Méndez
Mario Ramos, Historiador

El PPD no tiene una meta ideológica, ni tiene líderes, y sus Dirigentes están controlados por los medios noticiosos izquierdistas.

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/