No puede prevalecer el comportamiento irresponsable.

image.png

29 de Diciembre 2021

No puede prevalecer el comportamiento irresponsable.

Las crisis en los pueblos sacan para afuera lo mejor y lo peor de su gente. El huracán María, los fuertes terremotos ocurridos y la pandemia del Coronavirus han puesto claramente de manifiesto un sinnúmero de buenas cualidades de nuestro pueblo, pero por otro lado han puesto en evidencia la otra cara de la moneda… que somos una sociedad enferma. Tenemos la distinción de ser de los países de más altas tasas de asesinatos, adicción a drogas, alcoholismo, violencia doméstica, embarazos en adolescentes, maltrato a niños y animales, endeudamiento y haraganería. En fin, somos una sociedad decadente y lo peor del caso es que a la inmensa mayoría de la población le importa poco… si es que se da cuenta de la situación dentro de su escapismo con el baile botella y baraja.

A diario vemos como imperan en grandes sectores de nuestro pueblo la irresponsabilidad, el incumplimiento con las normas, reglamentos, el desprecio por el orden y la ley.

En los pasados días hemos visto como, haciendo caso omiso a las recomendaciones del Secretario de Salud Dr. Carlos Mellado -que está haciendo una gran labor- estos irresponsables han acudido en masa a los conciertos del boquisucio Bad Bunny, al del residencial Virgilio Dávila y al Festival de las Máscaras en Hatillo.

Estos irresponsables, que a pesar de las advertencias contrarias asisten a estos espectáculos no tienen conciencia de la seriedad de la pandemia del Coronavirus que llevamos dos años sufriendo y si la tienen, parece importarles poco. También les importa poco las vidas que se han perdido, los enfermos hospitalizados, en cuidado intensivo, y el sufrimiento resultado posiblemente por ser contagiados por estos mismos irresponsables.

Sabemos que en una democracia cada cual tiene derecho a vivir su vida como le plazca y le convenga, pero los derechos de cada tienen sus limitaciones. Usted no puede ir a un cine atestado de público y gritar fuego para crear un caos en el que haya heridos y muertes. Es decir, en una sociedad democrática, sus derechos llegan hasta donde interfieren con las vidas y los derechos de los demás. Como dijera Benito Juárez el respeto al derecho ajeno es la paz.

Los conciertos de grupos musicales de reguetoneros se prestan para atraer a todo tipo de irresponsables, a delincuentes e indeseables. Ese tipo de música y de grupos que la interpretan está asociada con la subcultura de la delincuencia y la droga. No pasan varios meses sin que a alguno de sus intérpretes se le acuse de posesión, tráfico de narcóticos o de alguna actividad delictiva. Pero, aun así, a pesar de la pandemia y la exposición al contagio del público que asiste a estos conciertos, se promueven los mismos en la prensa, se glorifica a los intérpretes con el resultado de que se llenan de público dichos conciertos.

Luego de varios meses en los que aparentábamos estar teniendo progreso en el control de la incidencia, hospitalizaciones y decesos por el coronavirus, ahora luego de los conciertos de estos reggaetoneros desgraciadamente se ha suscitado una avalancha de aumento de casos por contagio, de hospitalizaciones y decesos. La situación se ha complicado aún más por la aparición de la variante Omicron que es mucho más contagiosa que la Delta aunque esta última es más severa.

Es increíble que a estas alturas haya personas que habiendo las vacunas disponibles no se hayan vacunado y asi – sin vacunarse – irresponsablemente pretendan asistir a  eventos multitudinarios. Tenemos conocimiento de que muchas personas que no se han vacunado y asistieron a los conciertos de marras, ahora están yendo a hacerse las pruebas de detección y obteniendo el certificado correspondiente pero no para proceder a vacunarse si no lo han hecho -que de hecho lo rechazan hacer- sino para presentarlo para seguir asistiendo a lugares y actividades de este tipo donde lo exijan. Seguir el vacilón.

Estos irresponsables que eventualmente se contagian y contraen la enfermedad van entonces a los hospitales a demandar y exigir servicios atiborrando las instalaciones y ocupando espacios que podrían ser utilizados para asistir a aquellos que por ser vulnerables han sido contagiados hasta por esos mismos irresponsables.

Como medida preventiva de salud pública, el gobierno debe de obligar a vacunarse a todo el que cualifique, tiene que prohibir las actividades de fiestas y reuniones multitudinarias y tiene que tomar sanciones severas contra aquellos que violando las órdenes las lleven a cabo. Esto debe ser así hasta que esta pandemia sea controlada a niveles tolerables. No podemos permitir que prevalezca la irresponsabilidad en medio de la crisis.

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/