Caso Vaello Madero Redetermina el ELA es Colonial – SSI – Puerto Rico Pierde $3,500 Billones Federales

OPINIÓN

El caso de Vaello-Madero

Tribunal Supremo federal
Fachada del Tribunal Supremo de Estados Unidos. (Foto: Adam Szuscik)

It is locality that is determinative of the application of the Constitution, in such matters as judicial procedure, and not the status of the people who live in it. Balzac v. Porto Rico, 258 U.S. 298 (1922)

La decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos referente a la extensión del SSI a Puerto Rico es un duro golpe a las teorías esbozadas desde 1952 de que la relación entre Puerto Rico y la nación es un pacto entre dos soberanos. Igual que en el caso de Puerto Rico v. Sánchez Valle, dichas teorías fueron desvaneciéndose al irse desarrollando jurisprudencia que pone en contexto la realidad política territorial nuestra, que ya es de edad centenaria.

La decisión del tribunal, escrita por el juez Kavanaugh, lo que establece es que el Congreso de los Estados Unidos puede discriminar con Puerto Rico a base de razonamientos económicos, como el mismo tribunal decidió en Harris v Rosario en 1980. El argumento presentado por el demandante, de que la exclusión es violatoria de la igual protección de las leyes acorde el debido proceso de ley de la Quinta Enmienda, no fue aceptado por el tribunal. Esto reafirma el estado de inferioridad ciudadana de los puertorriqueños.

El fundamento utilizado por el juez Kavanaugh despeja toda duda de cuál es la condición política de nuestra isla: “The Territory Clause of the Constitution states that Congress may ‘make all needful Rules and Regulations respecting the Territory. . . belonging to the United States.’ The text of the Clause affords Congress broad authority to legislate with respect to the U.S. Territories”. Es el mismo fundamento que repetidas veces argumentó Carlos Romero Barceló.

Distintas frases a través del texto jurídico socavan las más sólidas teorías que el supuesto pacto de 1952 pueda tener: “Congress sometimes legislates differently with respect to the Territories, including Puerto Rico, than it does with respect to the States”, y “Congress has long maintained federal tax and benefits programs for residents of Puerto Rico and the other Territories that differ in some respects from the federal tax and benefits programs for residents of the 50 States”. Son fundamentos que prácticamente exterminan la tesis de que en 1952 se creó un nuevo estatus soberano.

Sin embargo, lo de mayor relevancia es la opinión concurrente del juez Neil Gorsuch. Es un pequeño tratado sobre los casos insulares, que comienza con una frase lapidaria: “The Insular Cases have no foundation in the Constitution and rest instead on racial stereotypes. They deserve no place in our law”. Su rechazo a esta doctrina racista es contundente. Correctamente, la tilda de esa manera y de estar fundamentada en las teorías darwinistas de la época. Por eso, él es claro al advertir que nada en la Constitución habla de territorios incorporados o no incorporados: “The flaws in the Insular Cases are as fundamental as they are shameful. Nothing in the Constitution speaks of ‘incorporate and ‘unincorporated’ Territories”.

La historia constitucional de los Estados Unidos demuestra que opiniones disidentes pueden convertirse en mayoritarias con el pasar de los años. Así pasó con la doctrina de “separados, pero iguales” que cinco jueces racistas establecieron en 1896 en el caso de Plessy v Ferguson y que en 1954 el caso de Brown v Board of Education revocó. De igual manera, con las concurrentes, que coinciden con la mayoría, pero con un razonamiento jurídico distinto. Esta opinión levanta bandera dentro del mismo Tribunal Supremo, y es una coincidencia que sea a 100 años de haberse decidido el caso de Balzac y escrita por un juez conservador.

Desde 1901 hasta 1922 se vieron 35 casos insulares (véase a Bartholomew H. Sparrow, The Insular Cases and the Emergence of American Empire). En todos ellos, el tribunal trató a los territorios con racismo y menosprecio, y permitió que en asuntos de derechos fuéramos tratados con desigualdad por mero capricho congresional (véase a Juan R. Torruella, The Supreme Court and Puerto Rico: the doctrine of separate and unequal).

Lamentablemente, esta decisión del Tribunal Supremo no llega al pueblo. Su medio ecológico es la academia y algunos programas serios de análisis. No quita lo que nunca los puertorriqueños, en ese aspecto particular, hemos tenido, pues la desigualdad impide que los ciudadanos americanos que vivimos en Puerto Rico podamos participar de los mismos programas que nuestros compatriotas en los estados. Para salir de este estado de inferioridad es imperativo el logro de la igualdad política, a la que como ciudadanos americanos tenemos derecho.

mramos

Mario Ramos Méndez

Mario Ramos, Historiador

US v Vaello: The Supreme Court switches off the Constitution

By Gregorio Igartúa

The United States Supreme Court continues to discriminate against American citizens residing in Puerto Rico.

That is, the justices switch “on and off” the applicability of the U.S. Constitution on a case-by-case basis. The latest contradictory holding is the opinion in US v Vaello, denying Supplementary Insurance Income (SSI) to Puerto Rico residents under the veil of the territorial clause, the Insular Cases of 1901, and under the false representation that we don’t pay federal taxes. Discrimination, ignorance, and/or a combination of both? The court went as far as disposing that Congress can treat us differently at will in adopting policies for Puerto Rico. Acquired rights over 124 years were and can be ignored. In short, we can be treated as if we are illegal aliens.

Such legal disparity came not alone from the judiciary. Consider that in the executive branch, President Biden supported SSI implementation to Puerto Rico in a press conference, while his subordinate employee, U.S. Attorney General Merrick Garland, litigated against it.

Coincidence, lack of respect to the boss, or an under-the-table agreement by both to allow the secretary to do what he did. Consider that the high court said it was up to Congress to legislate extending SSI to American citizens residing in Puerto Rico. Consequently, the ball now is in the hands of the president to propose legislation to Congress to support its approval, and in Congress to follow with amending the law for applicability of SSI to Puerto Rico. Gov. Pedro Pierluisi Urrutia and Resident Commissioner Jenniffer González Colón, carry the burden too.

The Harris case was cited as a rational basis of support in Vaello, under the veil that we don’t pay federal taxes. We do, with government without consent of the governed. Legal? (See U.S. Const. Amend. XV). More than $4 billion are paid annually, more than some states (taxation without representation?).

For estate taxes, American citizens in states have a $12 million exemption, not allowed in Puerto Rico. Those residents with assets outside Puerto Rico pay thousands in federal estate taxes. For a $1 million property owned in a state, the tax on the estate is about $375,000. When Puerto Rico becomes a state, about 60% of the population will not pay federal taxes.

One of the justices, Neil Gorsuch, said the Insular Cases should be revoked, but that no one requested it. Wrong, I requested it to the court in my amicus brief. Notwithstanding, Gorsuch wrote an excellent concurring opinion in support of revoking the Insular Cases. On the other hand, the Insular Cases suggest criteria that can overcome their 124-year discriminatory interpretation. In Downes, just three years after Puerto Rico was acquired from Spain, the court said it was an unincorporated territory. Correct. In 1901 the island was not yet as assimilated to be like a state. But the court said it could be incorporated once Congress determined we could be part of the American family. Granted American citizenship in 1917, are we not part of the American family? In addition, after 124 years, we have more than the requirements established in the Northwest Ordinance of 1791, necessary for territories to become states (see Consejo de Salud Playa de Ponce by J. Gelpi – 2008).

Finally, in the case of US v PR Police Department, the U.S. Department of Justice (DOJ) argued that the Equal Protection Clause applies in Puerto Rico to guarantee our civil rights, and including those of Dominican ancestry. (U.S. Constitution Amendment XIX). Can the DOJ support the equal protection clause in one case and simultaneously use the territorial clause to deny us equal treatment in another case? Ignorance, discrimination, or a combination of both? Of course NOT, but that is exactly how the U.S. DOJ has been litigating for cases related to Puerto Rico.

Similarly, the Supreme Court, with the exception of Associate Justice Sonia Sotomayor, who dissented in Vaello with a brilliant opinion. Ironically, the former director of the DOJ’s Civil Rights Division who litigated the case of the Police Dept. — Tom Perez, the son of Dominican immigrants — was later the chairman of the National Democratic Party.

Consider also that the state of the law in the territories, within the context of the U.S. Constitution, is not the same. Puerto Rico is the only incorporated de facto territory, the only one with the minimum population geographically required to vote in federal elections, and the only one with its own Constitution as states have.

The judicial opinion of the Supreme Court in Vaello may not be as important for those with no social or Christian values. It also may be funny for some politicians in Puerto Rico. Ironically, for those who don’t dare to identify themselves as supporting independence while not daring to renounce American citizenship.

In the meantime, the Supreme Court in Washington, D.C. continues to switch the U.S. Constitution “on and off” at will for cases related to Puerto Rico, with flagrant disregard of our American citizenship rights. Notwithstanding the windmills the U.S. Supreme Court justices, or the U.S. attorney general, see in the path to disposing of cases from Puerto Rico, there is no reason in the unreason (M. Cervantes, “Don Quixote”). We will prevail.

Gregorio Igartúa is an attorney with a practice in San Juan.

Congresistas demócratas censuran que el Tribunal Supremo de Estados Unidos negara el acceso de Puerto Rico al SSI

Insisten en que es hora de legislar el acceso de la Isla al programa

jueves, 21 de abril de 2022 – 9:40 p.m.

Por José A. Delgado ENDI

El demócrata Richard Neal, solicitó al Servicio Interno de Impuestos que entregue  declaraciones fiscales de Donald Trump. (AP/J. Scott Applewhite)
El demócrata Richard Neal, presidente del Comité de Medios y Arbitrios.

Demócratas del Congreso censuraron hoy la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que determinó que es constitucional negar el acceso de Puerto Rico y otros territorios al programa de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI).

RELACIONADOS:

Tribunal Supremo determina que eximir a residentes de Puerto Rico del SSI no es inconstitucional

“Este fallo dañino impide que las personas discapacitadas y de la tercera edad reciban el apoyo crítico que necesitan para sus necesidades básicas, como alimentos y vivienda, y perpetúa la idea dañina de que los puertorriqueños y los residentes de otros territorios de los Estados Unidos son estadounidenses de segunda clase”, indicó el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Richard Neal (Massachusetts), con jurisdicción primaria sobre el SSI.

Si no defendemos la Ciudadanía Americana convertiremos a Puerto Rico en Otra Cuba o Venezuela

Por su parte, el presidente del Comité de Recursos Naturales, Raúl Grijalva, dijo que es “injusto hasta la médula” negarle beneficios del SSI – destinado a adultos mayores pobres y discapacitados-, a cientos de miles de ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico y los demás territorios estadounidenses.

“La decisión (del jueves) confirma más de un siglo de políticas discriminatorias que tratan a nuestros conciudadanos que viven en los territorios de los Estados Unidos como ciudadanos de segunda clase. Estoy igualmente decepcionado con la decisión de la administración (de Joe) Biden de defender esta discriminación en los tribunales. Los demócratas de la Cámara han tomado una posición contra estas desigualdades y aprobaron legislación para extender los beneficios de SSI y expandir otros programas federales a los territorios; insto a mis colegas en el Senado a hacer lo mismo”, sostuvo Grijalva, cuya comisión se encarga de los temas de Puerto Rico y los otros territorios.

Al revocar al Primer Circuito de Apelaciones federales en el caso Vaello Madero, el Tribunal Supremo de Estados Unidos determinó el martes (8-1) que es constitucional y una acción racional del poder del Congreso excluir a los residentes de Puerto Rico del programa de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI), debido a que no pagan las mismas contribuciones de los que viven en los estados.

Para la mayoría del Tribunal Supremo, si Puerto Rico tuviera acceso igual que los estados a los programas de bienestar social, como el SSI, “los residentes de los estados podrían insistir en que el gobierno federal imponga las mismas contribuciones a los residentes de Puerto Rico y otros territorios” y eso “impondría una carga financiera significativa” sobre la isla.

Los congresistas demócratas boricuas Nydia Velázquez y Ritchie Torres, electos por distritos de Nueva York, también condenaron la decisión.

“El fallo de la Corte Suprema de hoy es un revés desmoralizador para el pueblo de Puerto Rico que merece el mismo acceso a los beneficios federales que los que viven en los Estados Unidos continentales. No podemos olvidar que Puerto Rico fue colonizado por Estados Unidos hace más de un siglo, y la decisión de hoy es una más en un largo y brutal esfuerzo de Estados Unidos por tratar a los puertorriqueños como ciudadanos de segunda clase”, indicó Velázquez.

Como Grijalva, Velázquez censuró que la administración Biden decidiera continuar con la impugnación del caso Vaello Madero, luego de que el Primer Circuito de Apelaciones federales, revocado en esta controversia, determinara que viola claúsula constitucional de igual protección de las leyes excluir a Puerto Rico del SSI.

“Estoy profundamente decepcionada de que la administración Biden decidiera seguir los pasos de su predecesor al apoyar un informe en este caso para defender la constitucionalidad de retener los beneficios de SSI de quienes están en la isla. Este fue un grave fracaso en hacer lo correcto por parte del pueblo de Puerto Rico”, dijo Velázquez

“Este fallo debería provocar que el Congreso apruebe finalmente una legislación que consagre los derechos de los puertorriqueños y otros residentes de los territorios a la paridad en la recepción de beneficios federales integrales. Ya sea a través de la reconciliación presupuestaria o mediante la aprobación de mi proyecto de ley con el senador Bernie Sanders, esto no puede esperar”, agregó la legisladora demócrata puertorriqueña.

Torres, por su parte, afirmó que el Tribunal Supremo estadounidense ha confirmado “una vez más el status colonial y el trato de segunda clase hacia Puerto Rico”.

“Solo con acción del Congreso y la estadidad se podrá proveer plena igualdad legal al pueblo de Puerto Rico. ¡El Congreso debe actuar ya!”, sostuvo Torres, quien defiende que la Isla se convierta en otro estado de Estados Unidos.

Por su parte, Latino Justice denunció que la decisión represente una nueva validación de una política pública iniciada por los Casos Insulares de principios del siglo pasado, que validó la relación colonial entre Puerto Rico y Estados Unidos.

José de Diego dijo que si los Americanos nos hacen Iguales esa es la Mejor Independencia.

“La decisión también prolonga la exclusión racista de los puertorriqueños y residentes de otros territorios de los Estados Unidos de los beneficios federales vitales que se otorgan a los ciudadanos que viven en los 50 estados, respaldada por precedentes que agravan los errores y prácticas históricas que deberían haber sido rechazadas hace mucho tiempo”, agregó la organización pro derechos civiles.

image.png

Pueden protestar, pero la realidad es una …

27 de abril 2022

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el llamado caso Vaello Madero determinó el pasado miércoles 20 de abril que no es contrario a la Constitución negarse el congreso federal a otorgar el beneficio del Seguro Social Suplementario a los residentes en Puerto Rico. 

Una vez más el gobierno federal nos dice que bajo el actual estatus de territorio no incorporado ELA, Puerto Rico le pertenece al Congreso y este tiene poderes plenos sobre la isla (el territorio) para hacer lo que quiera con Puerto Rico y la Constitución se lo permite.

Por medio de esa decisión el Tribunal Supremo nos recalca que la constitución de los Estados Unidos provee para que los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico podamos ser discriminados porque vivimos en un territorio no incorporado bajo el gobierno llamado ELA. Si viviéramos en un territorio incorporado como lo sería en la estadidad no podríamos ser discriminados. Tan sencillo como eso.

Ante esta decisión los populares se han alborotado una vez más y el presidente del PPD Jose Luis Dalmau protestó señalando «Se aborrece el discrimen contra los ciudadanos en la otorgación (sic) de programas sociales basado en consideraciones sospechosas, como raza, género, religión, etnicidad o como este caso, lugar de residencia», dijo Dalmau.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, Rafael “Tatito” Hernández indicó que continuarán llevando a cabo los esfuerzos necesarios para que los demócratas en el Congreso y el presidente Biden incluyan la paridad en el SSI de los puertorriqueños en una legislación de reconciliación que se continúa negociando entre la Casa Blanca y el Senado Federal.

Señores populares ya es hora de que acaben de reconocer que el ELA no es otra cosa que el nombre a un estatus de territorio no incorporado que ya no da más y que no puede ser mejorado con llamadas legislaciones de reconciliación porque desde hace tiempo el congreso, los informes presidenciales y el Tribunal Supremo federal han dejado saber claramente que el ELA mejorado es inconstitucional  yque las dos opciones de posible evolución son solamente la estadidad o la independencia / libre asociación.

Los lideres populares pueden protestar todo lo que quieran, pero mientras Puerto Rico sea un territorio no incorporado y no un estado, el Tribunal Supremo ha determinado que la constitución federal permite ese y otros discrímenes contra la isla. Pero eso los populares no lo quieren entender o lo entienden, pero quieren seguir engañando al pueblo tratando de negar lo que somos y que por eso es que se discrimina contra nosotros.

Durante las pasadas semanas vimos como el asunto del aborto fue el agente catalítico que ha resaltado las diferencias irreconciliables de visiones políticas, sociales y de gobierno dentro del PPD. El presidente del partido y del senado Jose Luis Dalmau pretendió pasar sin vistas públicas un proyecto que prohíbe el aborto después de las 22 semanas de gestación. Y no solo eso, sino que afirmó que las mujeres que abortan luego de «cinco semanas y media» de embarazo están cometiendo un «asesinato». Son asesinas.

Para que fue aquello!!! de inmediato el excandidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático Eduardo Bhatia arremetió contra la postura conservadora del líder legislativo.

«Tu posición me ha dejado sorprendido, desconcertado y perplejo. Difiero de ella y quiero que sea público porque el silencio en este asunto no es opción» señaló Bhatia. Asimismo, por la presente solicito, con carácter de urgencia, que detengas este proceso y llames a vistas públicas para abrirlo a debate con los profesionales de la salud y con todos aquellos que quieran ofrecer su opinión. La democracia exige ese espacio. Solicito, además, un turno en contra de la posición que has esbozado», agregó.

 A esta posición se unió Sila Calderón con las siguientes declaraciones: Repudió la expresión del presidente del Senado y del PPD de que el aborto de un feto viable es “asesinato”. Aprovechó para urgir al partido a que trate el tema “con mayor inclusividad, delicadeza y respeto”.

“No se debe ni se puede llamar ‘asesina’ a una mujer que ha tomado la decisión de finalizar su embarazo, sin conocer las circunstancias que inciden en dicho acto. Debe ser suficientemente doloroso y desgarrador para una mujer tomar esta determinación, para entonces recibir tan terrible calificativo”, sostuvo. De ahí en adelante le han caído chinches al liderato de Dalmau solicitándole lideres de su partido que renuncie.

Pero no es solo por la falta de liderato, de carisma y de profundidad de Dalmau el problema del PPD. Eso va mucho más allá de esa realidad y del asunto de las actuaciones de Dalmau con relación a la medida del aborto. Ya salieron lideres de ese partido señalando que preferirían en las próximas elecciones correr de candidatos independientes pues se sienten desarraigados, sin definición clara de dirección y muy alejados de la cúpula del PPD.

Pero los populares- que le temen definirse como el diablo a la cruz- resulta que ahora celebraron una conferencia legislativa y luego celebrarán una reunión de la Junta de Gobierno para tratar de llegar a acuerdos sobre una serie de medidas entre ellas la dilación de enmiendas a la reforma laboral, la redistribución electoral, las enmiendas al Código Electoral y el estatus de varios proyectos que están en comisión y hasta respecto a las declaraciones de su presidente sobre el aborto. Antes de la reunión Dalmau emitió una orden de cese y desista a los ataques políticos y designó al expresidente de la Asociación de Alcaldes, Walter Torres, como mediador para que converse con todas las partes involucradas a fin de subsanar todas las desavenencias. Advirtió que, si continúan los ataques entre compañeros del partido, después de emitida la orden, procederá a tomar medidas disciplinarias en todo su rigor.

De la reunión de la conferencia legislativa que duró unas cuatro horas y que más que nada pareció servir para tratar de limar asperezas, culminó con supuestos acuerdos de trabajo y el compromiso de reunirse periódicamente y no solamente cuando ocurran diferencias.

Pero lo verdaderamente sustantivo y a lo que los populares le sacan el cuerpo es a definirse ideológicamente pues no saben lo que quieren ni hacia dónde van. Hay montada toda una interna guerra civil dentro de esa colectividad entre los autonomistas y soberanistas (independentistas) que para que no salga en toda su dimensión al exterior es mejor discutir legislación pendiente que fijar una posición sobre lo que es o sería el ELA en cualquier consulta. Es mejor buscar la excusa que sea, que ponerse en evidencia ante todo el país de cuan dividida y despedazada ideológicamente está esa colectividad. La realidad es que no hay manera de lograr el consenso interno que ambicionan pues no se puede mezclar el aceite y el vinagre por más esfuerzo que se haga y por más que se trate. Comprar tiempo para ver si ocurre un milagro y se libran de tener que hacer lo que han debido hacer, pero no hay lo que se requiere para hacerlo: limpiar la casa de los independentistas que allí militan. El liderato del PPD está contando con que el adversario se destroce para tratar de prevalecer electoreramente aún en la indefinición. Mala estrategia y vano empeño.

El actual presidente Dalmau no acaba de tomar el control del partido. No lo puede tomar porque carece del carisma y del liderato necesario pero además los envalentonados soberanistas (independentistas) se lo impiden. Estos no quieren soltar la cabeza de playa que han ganado a lo largo de varias décadas y están dispuestos a todo, a correr fuera de la insignia del partido, como independientes e inclusive a destruir el partido. Estos amenazan constantemente con que o se incluye la Republica Asociada (entiéndase soberanía) como el estatus que promueve el Partido según expresado el domingo 28 de agosto del 2016 en la Asamblea de Programa del PPD bajo el liderato de David Bernier donde se aprobó la siguiente declaración de libre asociación / independencia:  “El PPD abogará se incluya en cualquier proceso de consulta o negociación sobre el destino político final del pueblo de Puerto Rico una nueva relación política de Asociación por convenio entre los Estados Unidos de América y el pueblo de Puerto Rico. Esa nueva relación política estará cimentada en cinco puntos: claramente no colonial y no territorial, fundamentada en la soberanía del pueblo de Puerto Rico, cónsona con el derecho internacional y la experiencia constitucional norteamericana; que afirme y ensanche el ámbito de gobierno propio de los puertorriqueños; que preserve el vínculo de la ciudadanía americana por nacimiento; que afirme y preserve la identidad nacional puertorriqueña y  que afirme y desarrolle la presencia internacional”. Esa es una clara descripción de la Libre Asociación que es la independencia tal como claramente lo han afirmado los informes presidenciales, el congreso, los tribunales y la Secretaría de Justicia federal. 

El problema principal que tiene el PPD es que los soberanistas (independentistas light) son un tumor maligno que es necesario remover quirúrgicamente cortando por lo sano y no hay en el PPD un cirujano que se atreva a hacerlo. Mientras más tiempo pasa más difícil la tarea, pues el tumor continúa apoderándose de los órganos vitales hasta llevar al paciente a la muerte tarde, pero segura.

La decisión del Tribunal Supremo en el caso Vaello Madero es un mensaje contundente más del que los populares quieren desentenderse, pero la realidad es una, aunque la traten de negar o de obviar. 

  SUPREME COURT REJECTSEQUALITY FOR PUERTO RICO!PROOVES STATEHOOD IS THE ONLY OPTION FOREQUAL RIGHTS & FULL DEMOCRACY IN PR Yesterday, the United States Supreme Court issued a decision in United States v. Vaello-Madero, a landmark case in the fight for political equality for U.S. Citizens in Puerto Rico and all the Territories. The Court decided that the U.S. Constitution allows Congress to discriminate against Puerto Rico by excluding territorial residents from receiving Supplemental Security Income (SSI) benefits, a crucial program for the elderly and disabled individuals in all 50 states and the District of Columbia.
The decision shows that as long as Puerto Rico remains a territory the federal government will continue to deny U.S. citizens on the island equal treatment and equal rights under federal laws. This outrageous discrimination has to stop!
But only Congress has the solution. We must get them to respect the will of the majority of Puerto Rico’s voters who have chosen full equality and statehood three times in the last ten years, and finally pass legislation to offer Puerto Rico statehood. We need your help to remind Congress and the American public that Puerto Rico voted for immediate admission as a State in November 2020. Puerto Rico doesn’t just want parity in federal programs – they want full equality, voting rights, and democratic representation as U.S. citizens, which are only possible under Statehood.
USE YOUR VOICE & POWER TO SPEAK UP FOR PUERTO RICO!
SEND A MESSAGE TO CONGRESS NOW!
Thank you for your support, we will not stop working until the U.S. citizens of Puerto Rico achieve the equal rights they deserve. Yours Sincerely, 
The PR51st Team
Contact Us
Puerto Rico Statehood Council
1000 Maine Avenue SW
Washington, District of Columbia 20024
301-798-5051
comms@prstatehoodcouncil.org
Follow UsHaving trouble viewing this email? View it in your web browser
Unsubscribe or Manage Your Preferences

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/