Agenda Colonialista de AGP

La Agenda Hernández Colonialista de AGP

25 de junio de 2012 – OpiniónPolítica – 

Parte 13 de ‘La Nueva Escuelita Estadista’

Desde que el Pueblo de Puerto Rico fue inducido por Luis Muñoz Marín a aceptar los términos indignos de la Ley 600 hasta ahora, el liderato Popular le ha ofrecido al electorado puertorriqueño decenas de diversas definiciones de ‘el ELA’ con el propósito de negar, esconder o proponer cambios a la relación territorial/colonial que entonces ratificamos.

Ahora, de cara a las próximas elecciones y el plebiscito, Alejandro García Padilla ha hecho su contribución a la confusión y el engaño ofreciéndonos el más reciente embeleco que ha llamado la ‘Nueva Agenda del ELA’ que ahora les voy a analizar y denunciar.

Lo primero que hay que dejar sentado es que la ‘Nueva Agenda del ELA’ no tiene nada de nuevo. Más bien, es la misma estrategia que los líderes del PPD han ensayado por los pasados 60 años: la estrategia del engaño, mediante la formulación de proyectos imposibles, con el fin de retrasar las decisiones necesarias, y así impedir la unidad del Pueblo, promover la confusión, generar el disenso y mantener la colonia. La misma bellota de diferente algarrobo.

Durante toda la época de la Guerra Fría, el Gobierno federal, deseoso de que el asunto de Puerto Rico no se discutiera local, nacional ni internacionalmente participó junto a los líderes del PPD en el mantener ese engaño monumental (monumental hoax). Sin embargo, con el desmoronamiento del bloque soviético, la obsolescencia del comunismo y la instauración de un nuevo orden mundial al final de los 1980 y principio de los 1990, el Gobierno federal abandonó la estrategia del engaño y empezó a aclarar, poco a poco, la verdadera situación de la Isla. Así surge la nueva política pública congresional bipartita sobre el status de Puerto Rico que les presenté en mi columna del pasado lunes.

Según esta política va percolando en la conciencia local, los ojos se le han ido abriendo a muchos populares y no afiliados que anteriormente habían comprado el discurso engañoso de ‘el ELA’. Por esa razón, desde 1989, a contrapelo de los deseos de Rafael Hernández Colón, los líderes populares que son fieles a su fe soberanista apoyaron la enmienda Vizcarrondo para que el PPD se comprometiera a apoyar solo aquellas opciones de status para Puerto Rico que fueran no territoriales y no coloniales. Desde entonces, el PPD vive con su corazón rasgado en dos hemisferios: el hemisferio colonial y el hemisferio soberanista. Aunque un profundo abismo separa esos dos hemisferios, los intereses y estrategias electoreras, hasta ahora, los han traído a la concordia cada cuatro años en aras de administrar la cosa pública. Hasta ahora.

Ahora, sin embargo, hay defensores de la libre asociación que se niegan a que el PPD los obligue a votar por la opción colonial/territorial. La división en las filas del PPD sobre este asunto se evidenció en las declaraciones rebeldes del representante Charlie Hernández renegando de la orden a votarle ‘SÍ’ al territorio/colonia y reclamando el voto por el ‘ELA Soberano’. La reacción represiva de la Facción Hernández Colonialista del PPD no se hizo esperar: AGP separó de todas sus posiciones de liderato a Charlie Hernández y así comenzó la purga estalinista de la Facción Hernández Soberanista de cara a las próximas elecciones. La lucha ideológica en el PPD estaba en carne viva. La intención sincera del ala Facción Hernández Soberanista (en gran parte antiamericana e izquierdosa) chocaba con las ambiciones electorales del ala la Facción Hernández Colonialista (oportunista al estilo Luis Muñoz Rivera). Del choque entre una y otro facción va emergiendo la fea cara de ‘el ELA’ verdadero. Podríamos decir, parafraseando, que “tanto adornaron los líderes populares a ‘el ELA’ que le sacaron los ojos”.

Reprimidos los soberanistas, el pasado domingo 10 de junio en una miniconvención en Rio Mar, la Facción Hernández Colonialista desplegó su ‘Nueva Agenda de Status’ como parte del programa de gobierno del partido. Los asesores de campaña le explicaron a Alejandro que aunque esa agenda no pase de ser la misma vieja mentira de ‘el ELA’, reempaquetada, tenía que imponerla, pues, favoreciendo la libre asociación, de seguro perdería el plebiscito y la gobernación. Por otro lado, tenía que mantener un lenguaje ambiguo que le permitiera retener algunos soberanistas. Veamos como lo hizo.

En esa Agenda, el PPD oficialmente hace el ridículo, otra vez, al negarse a aceptar puntos fundamentales de la política pública establecida por el Congreso, incluyendo que: (1) Puerto Rico no tiene un ‘status especial’ sino que es otro territorio más de varios que posee Estados Unidos; sin embargo, (2) Puerto Rico está organizado, y en la mayor parte de las cosas se le trata, como un estado; aun así (3) Puerto Rico puede ser gobernado por el Congreso con poderes plenarios en virtud de la cláusula territorial; por lo que (4) Puerto Rico está en una condición política que es necesariamente temporera y que en algún momento, más tarde que temprano, tendrá que dar paso a un status definitivo que no puede ser el mismo que tenemos. El pacto de igual a igual, en fin, fue y es una mentira.

Además, la agenda se niega a reconocer otras realidades sobre ‘el ELA’ actual, a saber: (1) que si alguna vez ofreció “oportunidades de progreso y desarrollo…” al presente claramente es un lastre como han denunciado tantos economistas y financieros; (2) que bajo la presente condición, la unión permanente no está garantizada pues la independencia y la libre asociación siguen siendo posibilidades; solo la Estadidad asegura la unión permanente; (3) que en el proceso de discusión del status la Casa Blanca y el Congreso nos han hecho claro que tenemos que escoger entre la estadidad o alguna de las formas de independencia, plena o asociada.

La tarea confusionista se completa al final de la agenda. Para tratar de retener los soberanistas (después de haberlos marginado) Alejandro García Padilla saca pecho y amenaza al Congreso diciendo que: “[s]i en un plazo de un año, la Casa Blanca no ha cumplido con su compromiso… el Gobernador impulsará una Asamblea Constitucional para atender el tema del estatus. A esos efectos, el PPD se compromete formalmente a legislar para constituir una Asamblea Constitucional de Status”. Con esas palabras pretende generar en la mente de los separatistas en el PPD la imagen futura de una afirmación unilateral de soberanía por no decir independencia. ¿Alguien cree que Alejandro García Padilla tiene los calzones para hacer eso? Sus palabras son un mero canto de sirena que, como todo canto de sirena, solo nos llevaría a perecer.

Comentarios a: GarrigaPico@yahoo.com

************************

Foto del perfilMario Ramos  
“Creo que el voto de cambio es importante, porque si votan ‘no queremos cambio’, creo—con todo respeto a aquellos que dicen ’vamos a votar por quedarnos igual’ y luego ‘negociamos un cambio’—, eso es un mal uso del idioma”, resaltó el congresista.“Si ustedes le dicen a Estados Unidos ‘no queremos cambio’ y después vienen y dicen ‘queremos negociar un mejor Estado Libre Asociado’ , pues entonces el comentario de aquel que se le hace fácil ignorar a Puerto Rico como lo ha hecho por tanto tiempo, va a decir, pero no dijiste que no querías un cambio”, planteó.
LO DIJO JOHN AYER, AGP TIENE PROBLEMAS DE ANGER MANAGEMENT.
http://youtu.be/2HZgM1ZvFO4
¿¿¿En Serio??? – Así es García Padilla

www.youtube.com

Lo ultimo en política de Puerto Rico/USA

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/

One Response to Agenda Colonialista de AGP

  1. Pingback: AGP Se Desmorona | Estado51PRUSA.com

You must be logged in to post a comment Login

Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/
Para trabajar por la Estadidad: https://estado51prusa.com Seminarios-pnp.com https://twitter.com/EstadoPRUSA https://www.facebook.com/EstadoPRUSA/