Pierluisi ve posible armonizar las funciones de una junta federal (semisquare-x3)
Pedro Pierluisi entiende que si la composición y los poderes de una junta federal se calibran apropiadamente, la misma complementará—y no desplazará—a funcionarios electos locales. (Archivo / GFR Media)

WASHINGTON – El comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, argumentará hoy en una audiencia del Comité de Recursos Naturales que es posible para el Congreso crear una junta federal fiscal sobre Puerto Rico que no limite más el gobierno propio en la Isla.

“Entiendo que la idea de una junta de supervisión independiente es un punto sensitivo, especialmente para un territorio que no goza de democracia a nivel nacional. Si la composición y los poderes de esa junta se calibran apropiadamente, la junta complementará—y no desplazará—a funcionarios electos locales. Si los funcionarios públicos en Puerto Rico actúan con disciplina, la junta podrá ser disuelta en poco tiempo”, indica Pierluisi en la declaración que leerá esta mañana como miembro del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que hoy vuelve a examinar la crisis fiscal y de deuda pública de la Isla.

Para Pierluisi, “el pueblo de Puerto Rico reconoce los beneficios potenciales de esa junta, y es la gente trabajadora en la Isla, no los políticos, los que importan más”.

La audiencia de hoy del Comité de Recursos Naturales tendrá como único testigo al número tres en funciones del Tesoro federal, Antonio Weiss, consejero del secretario Jacob Lew.

A la misma hora, 11:00 a.m. hora de Puerto Rico, el subcomité de Investigaciones Financieras de la Cámara baja federal escuchará cuatro ponentes sobre “La crisis de deuda de Puerto Rico y el impacto en el mercado de bonos”.

El liderato de la Cámara de Representantes aspira a tener lista en marzo legislación que permita suavizar la crisis fiscal de la Isla.

La posible legislación – que puede ir a votación en comité el mes próximo-, puede centrarse en la creación de una junta de control o supervisión fiscal que a la misma vez tenga poder para impulsar un proceso de reestructuración de la deuda pública, en momentos en que se teme un impago masivo entre mayo y el 1 de julio.

“Bajo algunas administraciones en la Isla, la política pública administrativa cruzó la línea de imprudente a negligente. Nosotros en Puerto Rico tenemos que ser honestos y valientes, aceptando en vez de negando este hecho, comprometiéndonos a hacerlo mejor en el futuro y rehusando a repetir los errores del pasado.  Se requiere disciplina, y por tanto debemos ser disciplinados”, indica Pierluisi en su declaración.

En ese sentido, exhortó al Congreso a aprobar “legislación que autorice a Puerto Rico a reestructurar una porción significativa de su deuda de forma justa y ordenada, siendo éste un paso que al final beneficiará a Puerto Rico y a la gran mayoría de sus acreedores.  Hoy tendremos una conversación constructiva sobre los detalles de ese mecanismo de reestructuración de deuda, pero ya no es razonable cuestionar si ese mecanismo es o no necesario”.

“Además, como la desigualdad ha creado malas prácticas, la legislación debe atender tanto la causa como el efecto.  Aunque en cuanto a la causa, el proyecto de ley no puede arreglar todas las disparidades que Puerto Rico sufre, porque solamente la estadidad puede lograr eso, debe al menos hacer un esfuerzo de buena fe para rectificar algunas de esas disparidades—y es importante hacer énfasis en el hecho de que todos en Puerto Rico así como nuestros acreedores están de acuerdo en este punto”, agrega Pierluisi, presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP).?